HistoriasManagement

El coaching se transforma. ¿Estás listo para el cambio?

La revolución tecnológica y las nuevas generaciones requieren de nuevos estilos de coaching. ¿Los conoces y sabes a qué clientes están dirigidos?

23-11-2015, 2:47:34 PM
El coaching se transforma. ¿Estás listo para el cambio?
Esther Murow, CEO de Alineum

La revolución tecnológica ha generado retos para las sociedades digitales en todos los sentidos, como lo son los modelos de comunicación, los modelos de negocios y las costumbres y hábitos sociales.

Como coach empresarial, esto me lleva a cuestionarme si el siglo XXI será el siglo del empoderamiento, el balance y la felicidad.

Creo que es posible. Con el paso de los años, ha sido necesario crear nuevas herramientas para generar un cambio en el “chip” de las personas para adquirir y desarrollar habilidades específicas para lograr metas. Esto por medio del coaching, en sus diversas vertientes.

Los cambios en los valores, en la forma de pensar y hasta en el equilibrio personal enfrentan grandes retos gracias a la sociedad digital. Se han generado nuevos modelos de negocio, pero también estilos de vida que permitan alcanzar la felicidad, más allá de la que se pueda conseguir con dinero. 

Uno de los grandes pendientes de la sociedad de este siglo es tener un mayor nivel en lo que al bienestar emocional respecta, desafiando a la vez su universo y sus valores. Por ello, hemos visto la proliferación de escuelas de yoga, la meditación y el consumo de alimentos orgánicos y veganos.

Es aquí donde hace su aparición el coaching. Esta herramienta ayuda a proporcionar un equilibrio entre aquellos que quieren poder, pero al mismo tiempo quieren bienestar personal para desafiar y redefinir su forma de vida. Además de lograr un balance y su realización, no pierden de vista la actividad económica y el ambiente en el que se desempeña.

En mi experiencia como coach en Alineum BS, la intuición, la creatividad y la imaginación serán clave para el entendimiento de los contextos culturales. Ya no serán suficientes los datos cuantificables al momento de decisiones para conseguir el empoderamiento. En pocas palabras, habrá que aprender a utilizar ambos hemisferios del cerebro.

“El coaching del siglo XXI deberá conocer y adaptarse a las tendencias que cambian los comportamientos sociales de los individuos y las empresas, por ejemplo, la influencia de la tecnología inteligente que nos permite trabajar en cualquier lugar y relacionarnos con gente en tiempo real. Otra, es el poder trabajar en causas sociales e involucrarnos con éstas de diferentes maneras para alcanzar mayor significado en nuestras vidas. Tener el poder de la gente e influenciar legislaciones y cambios políticos”, dice Anne Lise Kjaer, fundadora de Global- Influences.

Un punto que no hay que perder de vista es la insaciable búsqueda de la felicidad que conjunta algunos de los temas mencionados y que incluye a la familia, las actividades y el tiempo que las personas dedican a ella, lo que marca algunas tendencias de “nicho”.

La futurista y también miembro de la International Coaching Federation, Lise Kjaer abundó en que los estilos del coaching que regirán el mañana son: el de poder, que da por hecho que la excelencia es el resultado gradual de siempre tratar de hacerlo mejor; el gentil, que sostiene que caminando juntos, el éxito se hace cargo de sí mismo. Y por último, el coaching del entrenador de karma, aquel que entiende que gente feliz es exitosa, más sana y que vive más tiempo.

En los anteriores dos años, los coaches tuvieron que reinventarse para entender los objetivos y metas de los millennials y de la Generación Z. Según Chaten Parmar, de la empresa Conceptstore, en 2014 los coaches se vieron obligados a focalizar sus esfuerzos en ser creativos, adaptables y muy flexibles, al grado tal de asociarse con talentos diferentes.

Relacionadas

Comentarios