ActualidadHistorias

Presupuesto 2016, plagado de irregularidades

El proceso estuvo en todo momento en manos de la Secretaría de Hacienda. Además, sólo se analizó el 1.5% del Proyecto enviado por el Ejecutivo

19-11-2015, 10:57:49 PM
Presupuesto 2016, plagado de irregularidades
Eliesheva Ramos

El Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para el ejercicio fiscal 2016, el instrumento fundamental de la política fiscal que tendrá en sus manos el Ejecutivo, fue aprobado de manera irregular, pues se violó la fracción IV del Artículo 74 constitucional, que exige una minuciosa discusión.

“La afirmación de que los diputados renunciaron a su facultad constitucional parece muy severa, pero es difícil utilizar otra palabra cuando la discusión se centró sólo en el 1.5% del Proyecto de Presupuesto de Egresos enviado por el Ejecutivo, dejando prácticamente sin revisar el 98.5% restante, que no mereció ningún comentario o debate ni en la Comisión “dictaminadora” ni en el mismo Pleno” denunció Juan Moreno, asesor de la Cámara de Diputados.

La facultad señalada por la Constitución, añadió en entrevista para Alto Nivel, fue sustituida por una disputa por las migajas presupuestales ofrecidas por la Secretaría de Hacienda. “Es muy triste esta situación porque una de las labores primordiales de la Cámara de Diputados es la revisión y modificación del Proyecto de Presupuesto enviado por el Ejecutivo”.

El doctor en Historia Económica consideró que la opción de etiquetar 20 millones de pesos en la demarcación territorial deseada, que les fue ofrecida a cada uno de los legisladores por la Secretaría de Hacienda, fue un distractor.

“Ese fondo (que alcanzó los 9 mil 948 mdp) permitió entretener a la mayoría de los diputados, dejando la negociación de una porción mayor de recursos en manos de los legisladores más influyentes y de los propios gobernadores de los estados, quienes presionaron a través de sus diputados leales o negociaron directamente con el secretario de Hacienda”.

Las irregularidades continúan

La Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública tampoco cumplió con sus principales tareas: la elaboración del proyecto de dictamen del Presupuesto de Egresos y la discusión y aprobación del mismo, el cual en realidad fue elaborado por personal de la Secretaría de Hacienda.

“Sin que se encuentre estipulado en ninguna ley o reglamento, la verdadera discusión y negociación de algunos artículos incluidos en el proyecto de Decreto, así como del contenido de los anexos, no se llevó a cabo entre los diputados de la supuesta comisión dictaminadora sino entre grupos de diputados, lo más fragmentados posibles, con los funcionarios hacendarios”.

El control de la Secretaría de Hacienda fue tal que por cuarto año consecutivo instaló una inmensa carpa en uno de los patios de la Cámara de Diputados; el acceso a dicha carpa fue controlado por empleados de seguridad del reciento legislativo, quienes implementaron una barra metálica en la puerta para impedir el acceso de personas no autorizadas, que incluía a diputados. Esta práctica, precisó el docente, es usual desde la llegada del presidente Enrique Peña Nieto.

“Existe una presión apabullante por parte de Hacienda pero los diputados lo permiten; en realidad no existe un equilibrio de poderes y eso es peligroso para la democracia, pues sólo cuando hay un balance se limitan los absurdos, las tonterías, los extremos”.

La negociación de las ampliaciones presupuestales, que ascienden a 71 mil 998 mdp, también fueron irregulares, pues cada una fue tratada por separado entre algunos diputados influyentes, funcionarios hacendarios y los interesados que las impulsaban. “Estas ampliaciones tan importantes no se discutieron ni en la Comisión Dictaminadora ni en el Pleno de la Cámara”.

El analista destacó que el proyecto del Ejecutivo consideraba recortes a los gastos superfluos, pero los recortes contenidos en el dictamen del Presupuesto de Egresos fueron decididos de manera unilateral por los funcionarios de la Secretaría de Hacienda.

Juan Moreno precisó que los diputados que intentaron realizar modificaciones tuvieron que discutirlas con el Procurador Fiscal y su equipo, quienes tenían la última palabra, mientras que las propuestas de los diputados sobre la integración de proyectos en los anexos debían ser entregadas al Subsecretario de Egresos o a sus asistentes.

“En la Secretaría de Hacienda hay gente responsable que trabaja a favor de su país, al igual que en la Cámara de Diputados, pero cuando no existe un equilibrio hay peligro, por eso ese diseño institucional que tienen todos los países democráticos es muy importante y en México todavía opera es muy deficiente”.

Aprobación del dictamen, en minutos

La reunión de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública para la aprobación del dictamen del PEF se efectuó en pocos minutos. “Por aplastante mayoría los diputados integrantes de esa Comisión decidieron renunciar a su función y aprobaron el dictamen elaborado por la Secretaría de Hacienda sólo “en lo general”, dejando las posibles reservas, es decir, la real discusión del mismo, para el Pleno de la Cámara de Diputados”.

Y la situación se agravó. “Los integrantes de la Comisión sólo conocieron la parte del dictamen referida al articulado, ignorando el contenido de los anexos que contenían las ampliaciones”.

El dictamen completo se dio a conocer en la Gaceta Parlamentaria durante la sesión del Pleno, así que los legisladores no revisaron ni analizaron la infinidad de ajustes “efectuados en la sombra” por los funcionarios de la Secretaría de Hacienda.

Lo que siguió fue una larga sesión del Pleno de la Cámara de Diputados que duró toda la noche del jueves 12 al viernes 13 de noviembre, con discursos y presentación de reservas que no fueron discutidas porque la mayoría, “en votación económica”, las rechazó una por una. Finalmente el PEF fue aprobado con 441 votos a favor y 38 en contra, o sea, con casi el 89 por ciento del consentimiento de los 498 diputados en funciones, lo que refleja un sólido acuerdo del Poder Legislativo, puntualizó Juan Moreno Pérez.

MORENA se sirve con la cuchara grande en el DF

El economista destacó otra irregularidad ocurrida en lo que él denomina la disputa por las migajas presupuestales. Contrario a la costumbre de votar de manera uniforme y disciplinada, al menos 4 de los 35 diputados del grupo parlamentario MORENA etiquetaron sus 20 millones de pesos a las Delegaciones Cuauhtémoc y Azcapotzalco.

“Pero ‘algo’ sucedió después, cuando se discutió la distribución de la porción mayor de recursos, la de los Proyectos de Desarrollo Regional, aparecieron mil 75 millones de pesos adicionales, etiquetados a las cinco delegaciones que gobierna MORENA.

Así, al final se les asignaron mil 154 millones de pesos a esas demarcaciones, asignaciones que contrastan con las conseguidas por los diputados del PRD, quienes sólo etiquetaron 180 millones de pesos para las seis delegaciones que gobiernan.

Por su parte, los diputados del PRI asignaron sólo 50 millones de pesos a las tres demarcaciones que gobiernan y los legisladores del PAN etiquetaron 77 millones para las dos delegaciones que gobiernan.

“De los mil 484 millones de pesos asignados a las 16 delegaciones del Distrito Federal, el 77.8% correspondió a las cinco demarcaciones gobernadas por MORENA”.

El economista acotó que desconoce los detalles de la negociación. “Tal vez se buscó que tácitamente decidieran no tomar la tribuna, lo que hubiera retrasado la aprobación del presupuesto, pero lo más probable es que Hacienda decidió facilitar esas asignaciones siguiendo su política de intentar asimilar a los disidentes mediante el dinero”.

Mejoras a los artículos 11 y 13

Un cambio importante, consideró el académico, fue la nueva redacción de los artículos 11 y 13 del Decreto de Presupuesto de Egresos, donde se incluyeron nuevas reglas para ejercer los recursos registrados en el nuevo Fondo y en los Proyectos de Desarrollo Regional.

Esa nueva redacción se suma a las disposiciones señaladas en el artículo 9º transitorio de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria (LFPRH), recientemente aprobado, donde se ordena a la Auditoría Superior de la Federación que fiscalice, desde el inicio de su ejercicio, los conceptos del presupuesto que se aprueben y que no formaban parte del proyecto enviado inicialmente por el Ejecutivo.

La reciente reforma a la LFPRH, permitirá a la Secretaría de Hacienda utilizar los recursos que se generen por el Remanente de Operación del Banco de México, para amortizar deuda o reducir el déficit aprobado, lo que representa un margen de maniobra importante en el manejo del presupuesto.

Juan Moreno Pérez aseguró que México requiere con urgencia no sólo un Poder Ejecutivo transparente y respetuoso de la legalidad, sino unos Poderes Judicial y Legislativo fortalecidos, que cumplan con eficacia los mandatos constitucionales, sin permitir que las leyes se negocien.

Relacionadas

Comentarios