'; Alto Nivel
ActualidadHistorias

Los claroscuros del Presupuesto de Egresos 2016

La falta de discusión en el pleno de la Cámara de Diputados y un gasto obligado muy alto le dan a México un presupuesto mediocre que no ayudará al crecimiento.

19-11-2015, 5:27:53 PM
Los claroscuros del Presupuesto de Egresos 2016
Eliesheva Ramos

A pesar de que los legisladores trataron de imprimirle una visión estratégica al Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2016 para privilegiar el gasto social, no se logró porque el 75 por ciento del presupuesto está destinado a gasto obligado y porque no hubo tiempo para un análisis a conciencia, acotó en entrevista con Alto Nivel.com.mx Álvaro Vargas Briones, especialista en finanzas de la Escuela Bancaria y Comercial.

“Rubros como pensiones, salud, educación, los cuales no promueven el crecimiento interno, son obligaciones de las cuales el Estado no puede desentenderse, pero también faltó recortes más fuertes al gasto corriente” precisó. 

Visión estratégica

El especialista aplaudió que se haya realizado una asignación de gastos con una visión más estratégica. “A la educación se le asignaron 5 mil mdp más de lo estimado, los cuales irán a áreas vitales como educación básica, desarrollo profesional docente y educación superior”.

Si bien en el campo hubo recortes, algunos programas resultaron beneficiados gracias a un incremento de 21 mil mdp, dinero que fue destinado a programas especiales que beneficien el desarrollo sustentable como incremento a la agricultura, la productividad rural y a los pequeños productores.

También celebró el aumento de aproximadamente un 2 por ciento al rubro de salud con respecto a lo contemplado por el Poder Ejecutivo. “Este sector contará con 132 mil mdp, dinero que beneficiará a partidas que ofrecen atención médica a personas que no cuentan con ningún tipo de asistencia social”.

La tijera tocó a varias secretarías

Vargas Briones explicó que la Secretaría de Hacienda realizó reducciones específicas en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (19.1 por ciento) y la Secretaría de Economía (31 por ciento).

En el PEF hubo un recorte en el gasto de infraestructura o productivo, o sea, en los programas que generan crecimiento, así que no se espera un avance importante en el crecimiento de México, sobre todo si se toma en cuenta el complicado panorama económico mundial (caída del precio del petróleo, problemas tanto en los países árabes como en los asiáticos, sobre todo China, que tuvo un bajo crecimiento).

“Si a esta desaceleración económica le sumamos un recorte al gasto de inversión no habrá un crecimiento del PIB, así que no se podrán generar los empleos que demanda la economía”.

El catedrático de la EBC comentó que la disminución del gasto corriente (salarios de funcionarios y burocracia) no fue lo fuerte que se esperaba, aunque sí se contemplaron ajustes en rubros como viajes y automóviles.

“Esos recortes no son suficientes, debería haberse ajustado más el gasto corriente, que es un rubro que no genera crecimiento, y en su lugar fortalecer el gasto que genera inversión e infraestructura”.

Otro de los problemas del PEF 2016 es un aumento del endeudamiento público. “Los precios del petróleo han bajado, pero de algún lado tienen que salir los recursos para asignar partidas para los diferentes programas que existen”.

Álvaro Vargas Briones recordó que las previsiones realizadas por los legisladores se basan en factores que presentan variaciones, como las tasas de interés de Estados Unidos y el tipo de cambio del dólar.

“La Reserva Federal de Estados Unidos subirá las tasas, lo que obligará a México a elevar las suyas, lo que encarecerá el crédito y crecerá el costo de la deuda pública, lo que es un problema”.

Respecto al tipo de cambio, el profesor precisó que si en 2016 sufre una alteración y vuelve a deslizarse, los empresarios tendrán que reflejar en sus costos el incremento, transferencia que no hicieron este año por temor a perder ventas pero que ya no van a poder aguantar.

“No creo que en 2016 los empresarios no quieran repercutir esa alza en sus costos, y si se diera esa repercusión se generaría inflación y se incrementarían los precios, lo que a la larga genera estancamiento y presión inflacionaria”.

Para que el panorama sea más positivo para México tendrían que darse mejoras económicas en todo el mundo y, sobre todo, en Estados Unidos. “Si nuestro vecino del norte continúa con su agenda de crecimiento y genera demanda, México se beneficiaría porque aumentaría sus exportaciones a ese país, lo que ocasionaría un efecto locomotora que generaría empleos y crecimiento”.

Vargas Briones lamentó que el PEF no se analizara a profundidad. “Era necesario el análisis a detalle tanto de los programas que existen como de los indicadores que miden qué tan eficaces son y de esa manera determinar si se le deben seguir destinando recursos a tales o cuales programas”.

Quizá el PEF no genere crecimiento pero puede ser que alcance para que al país no le vaya tan mal, finalizó el catedrático.

Relacionadas

Comentarios