HistoriasNegocios

Perspectivas económicas tras los atentados en París

La economía global crecerá en 2016, aunque de forma moderada; las afectaciones de los ataques del Estado Islámico podrían ser menores.

19-11-2015, 5:06:40 PM
Perspectivas económicas tras los atentados en París
Alto Nivel

Conforme se acerca el fin de 2015, se suman más actores para las previsiones económicas de 2016. A la volatilidad mostrada durante el año, la expectativa por el alza de tasas de Estados Unidos y la inestabilidad en China, se añade un nuevo actor: los atentados en París. En realidad, ¿qué tanto impactará este hecho en la economía global? De acuerdo con el analista Salvador Kalifa, no mucho. 

Kalifa señala que la economía global crecerá, aunque poco, el próximo año. En particular, Estados Unidos y la Unión Europea presentarán crecimientos conservadores, manteniéndose por debajo de su potencial.

En el caso de Estados Unidos, Kalifa considera que logrará un crecimiento incluso si conservara sus tasas de interés. Este crecimiento ayudará a México en el aumento de divisas por exportaciones. Sin embargo, EU debe cuidar el grado de apreciación de su moneda, pues podría significar un fuerte revés para los exportadores de materia y productos al país, quienes se verían afectados por el costo del dólar fuerte. “Si el precio del dólar sube mucho, se seguirán afectando las importaciones y exportaciones”, explica.

Si hablamos de la Unión Europea, ésta se mantendrá en un estado de alerta debido a los ataques ocurridos en París, Francia, el pasado 13 de noviembre. Salvador Kalifa asegura que estos hechos no tendrán impacto directo en la economía de la región en 2016, a menos de que se registren otros eventos relacionados con el terrorismo. Por el momento, Francia se verá afectado en ingresos de turismo y por actividades de recreación (como gastos en restaurantes, parques, monumentos, entre otros) porque el temor hará que los consumidores se retraigan. Pero, en unos meses, la actividad comercial podría recuperarse por completo.

En el caso de China, el analista de Alto Nivel comenta que su economía continuará a la baja, y afectará a países emergentes como Brasil, Argentina y Chile, entre otros aliados comerciales. En los últimos años ha venido jugando un papel muy importante en el comercio global, por lo que su desaceleración impactará principalmente al bloque asiático. Para México, asegura Kalifa, la situación china no significará una alteración en la economía, pues el país seguirá dependiendo de su principal socio comercial, Estados Unidos.

Japón se encuentra ya en una recesión según indicadores económicos; y resentirá aún más la desaceleración de China. Para salir de esta situación, Kalifa sostiene debe incrementar los programas del gasto público.

¿Y qué pasará con México?

El analista sostiene que no se verá afectado directamente por los ataques terroristas, y que el próximo año la economía irá en un aumento moderado. “México no está en la mira del Estado Islámico, así que no notaría afectaciones en este aspecto”, asegura.

No obstante, alerta que podría sufrirse un revés en las finanzas nacionales, en caso de que Emiratos Árabes Unidos o Arabia Saudita decidiera formar parte activa en la guerra, lo cual produciría un trastorno en el mercado del petróleo que nos traría efectos negativos. La recomendación es que México modere su gasto público, una acción que se ha señalado como prioridad, pero que el Gobierno no ha cumplido con rigurosidad.

En cuanto al uso de reservas federales para mitigar los efectos del alto precio del dólar y los riesgos de inflación, el experto concuerda con las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional. Se deben utilizar responsablemente y evitar su aprovechamiento cuando el mercado ya se ha estabilizado, como en la actualidad (el precio del dólar se ha mantenido entre los $16 y los $17 en los últimos meses). Al desconocerse el camino que seguirán las tasas de Estados Unidos, sostiene que estas reservas podrían ser especialmente útiles para que la economía nacional no sufra al ocurrir alzas.

Hasta el momento, México ha usado únicamente un método para evitar las afectaciones del alto precio de la moneda americana ante el peso: la venta de dólares. Aunque es una estrategia certera (el país cuenta con una suma de 170,000 mdd como reserva), sería una “irresponsabilidad” abusar de ella, sugiere Kalifa.

El analista considera clave otras dos “armas” para México: aumentar sus tasas de interés para hacer más atractiva la entrada de dólares -y menos su salida- y disminuir el déficit público. Una mezcla correcta de mayores tasas de interés y venta de dólares podrían sostener la economía mexicana para 2016. ¿Lo hará el Gobierno? Kalifa dice que son medidas que seguramente tendrá que aplicar, pues el aprovechamiento de las reservas tiene un límite y sólo podrán aguantar de manera saludable hasta el cierre de 2015; hacerlo a lo largo del próximo año terminaría por afectar gravemente la economía nacional.  

Relacionadas

Comentarios