'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

La deuda pública de México, en su punto más alto: FMI

El organismo realizó un reporte sobre el crecimiento de la deuda en los últimos cinco años; prevé que la reducción comience gradualmente antes de 2020

19-11-2015, 1:35:58 PM
La deuda pública de México, en su punto más alto: FMI
Javier Rodríguez Labastida

La deuda pública de México se encuentra en uno de sus puntos máximos en los últimos años, de acuerdo con un análisis del Fondo Monetario Internacional (FMI). Sin embargo, a pesar de haber crecido rápidamente de 2010 a la actualidad, el organismo prevé una recuperación moderada para 2020.

En la siguiente gráfica se puede ver cómo, según el análisis del FMI, la deuda entre 2004 y 2012 fue de 41.2 por ciento del PIB, pero en 2013 subió a 46.4 y luego a 49.8; y finalmente a 51.9 por ciento en 2015.

“Se estima que la deuda pública permanecerá estable dadas las proyecciones de incremento en los costos de las tasas de interés, y a la recuperación moderada de la economía en el mediano plazo. Bajo una condición base normal, se prevé que la relación entre la deuda pública y el PIB disminuirá aproximadamente hasta el 50% para 2020 del nivel actual del 52%. Las necesidades del financiamiento bruto son del 11% del PIB en 2015, con una disminución de 9% al final del periodo de previsión”, menciona este reporte.

Ricardo Cantú Calderón, director de Ingresos del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), señaló tras la aprobación del Paquete Económico 2016 que el gobierno se ha financiado con deuda para poder gastar como lo ha hecho en los últimos años, pues los recursos han sido insuficientes.

“La deuda no es mala, pero el problema es que pagamos mucho en interés. La tendencia de México es preocupante dado que nuestro nivel recaudatorio es bajo y los ingresos petroleros que están cayendo. No estamos en un punto alarmante, pero sí es tiempo de tomar acciones”, señaló.

De acuerdo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la deuda interna bruta son los financiamientos que obtiene el sector público, directamente o a través de sus agentes financieros, en el mercado doméstico, mediante la colocación de valores gubernamentales y de créditos directos con otras instituciones, cuyas características principales son el ser pagaderos dentro del país y en pesos mexicanos.

El comparativo

El análisis del FMI destaca que la deuda pública bruta es 3% más alta en 2015 en relación con las proyecciones anteriores (48.9 a 51.9% del PIB) y de 1.6% más alta para el final del periodo de proyección.

Según el estudio, los principales factores que explican el diferente camino de la deuda son:

1) Mayor déficit primario en el periodo inicial y consolidación más fuerte a partir de entonces. El déficit primario para 2014 fue de 0.4% por encima de lo esperado en un principio.

2) Peores perspectivas de crecimiento para todo el periodo de proyección. El camino de crecimiento es menor comparado con la proyección del año pasado.

3) Mayor depreciación del peso en el periodo inicial. Mientras que el análisis del año anterior del FMI supone una depreciación del peso de 2.6% en 2014 y un 0.9% después de eso, las proyecciones actuales incluyen una mayor depreciación real en 2014 (4.1%), y una tasa de depreciación significativamente mayor para 2015 (18.6%).

4) Peores condiciones de financiamiento. El costo de financiamiento aumentó en relación con la evaluación anterior. Aunque los rendimientos soberanos de México siguen siendo bajos, pasaron de 173 en 2014 hasta 293 en 2015.

Riesgos y previsiones

Un crecimiento negativo y sostenido representa el principal riesgo para las perspectivas de la deuda. Sin embargo, incluso bajo ese escenario, la deuda bruta se mantiene ligeramente por debajo del 60% del PIB, sin mostrar señales de una trayectoria explosiva.

El Fondo Monetario Internacional anticipa que, como resultado de la consolidación fiscal prevista, los niveles de deuda bruta disminuirán de un máximo del 52% del PIB en 2016 a alrededor del 50% del PIB en 2020.

“La dinámica de la deuda de México es muy sensible a las sorpresas en el crecimiento del PIB, según lo visto por la respuesta a las crisis de crecimiento bajo las pruebas de estrés. El error medio en la previsión de crecimiento del PIB real es bajo y en línea con otros países emergentes. No hay evidencia de un sesgo de proyección sistemática en el supuesto de la línea de base para el crecimiento que podría socavar la evaluación. Las proyecciones de crecimiento de la producción actual de 2.2% para 2015 están en línea con estimados oficiales”, señala el reporte.

El Fondo asegura que, a pesar de la volatilidad observada en la mayoría de los mercados emergentes en los últimos meses, los rendimientos de México siguen siendo bajos; y en cuanto a los ajustes fiscales, señala que los ingresos no petroleros aumentan como parte de los efectos de las reformas fiscal y energética.

“Los ingresos no petroleros más altos compensan la caída de los ingresos petroleros relacionados con la reducción de los precios internacionales del petróleo y la producción interna de petróleo. Por el lado de los gastos, las proyecciones asumen el cumplimiento de la regla estructural del gasto, así como algunos ahorros de los recortes de 2015 y el ejercicio de presupuesto de base cero en 2016”, señala.

Relacionadas

Comentarios