'; Alto Nivel
ActualidadHistorias

Los costos del terrorismo, en su nivel más alto

Los costos mundiales en 2014 fueron de 52,900 mdd, cifra que incluso supera a los ocasionados en 2001, de acuerdo con el Institute for Economics & Peace.

18-11-2015, 1:38:01 PM
Los costos del terrorismo, en su nivel más alto
Javier Rodríguez Labastida

Los costos económicos globales del terrorismo alcanzaron su nivel más alto, al menos desde el año 2001, de acuerdo con el estudio “Global Terrorism Index 2015. Measuring and understanding the impact of terrorism”, elaborado por el Institute for Economics & Peace (IEP).

Una estimación del IEP asegura que, en 2014, los costos económicos mundiales del terrorismo fueron de 52,900 millones de dólares, con un impacto económico total de 105,800 millones. El estudio toma en cuenta los costos directos e indirectos del terrorismo, como la pérdida de vidas, la destrucción de la propiedad y las pérdidas por el pago de rescates.

El estudio se presentó el pasado 16 de noviembre y no toma en cuenta los números de 2015, por lo que no considera los ataques de 2015, como los ocurridos recientemente en Francia, Líbano, y Siria, entre otros.

El informe del IEP asegura que la cuantificación de los costos económicos mundiales totales de terrorismo es complicado. Incluso, la medición de los costos indirectos es poco tangible y precisa. Por ejemplo, los estudios que han buscado evaluar los daños de los ataques del 11 de septiembre han estimado pérdidas que van de los 35,000 a los 109,000 millones de dólares. Además de que hay muchos tipos y métodos de ataques terroristas.

Una cifra conservadora

De acuerdo con IEP, la metodología utilizada para calcular los costos económicos del terrorismo es conservadora. Principalmente implica contar los salarios perdidos de los heridos y fallecidos y el efecto inmediato en la familia y amigos. El estudio no estima costos adicionales, tales como el aumento del nivel de seguridad, los impactos económicos en las primas de seguros, o la parálisis en una ciudad después de un ataque.

Para la mayoría de los países, el terrorismo no tiene un significativo impacto en el crecimiento económico y la inversión extranjera directa (IED); sin embargo, existen casos en los que sí representa un serio daño a su desarrollo.

Por ejemplo, la pérdida de vidas y la destrucción de infraestructura de los atentados del 11 de septiembre se estima en 14,000 millones de dólares, solo en Nueva York. En otros casos, los altos niveles de terrorismo también pueden causar grandes disminuciones en la producción. En Nigeria, por ejemplo, la IED disminuyó en un 30 por ciento debido al aumento de los niveles de terrorismo en 2010.

El IEP señala que la mayoría de los costos se derivan de lesiones y muerte.

Crímenes cuestan más a países

El estudio del Institute for Economics & Peace señala que, en comparación con otras formas de violencia, las pérdidas por el terrorismo son relativamente pequeñas. Por ejemplo, los costos asociados con el crimen violento y el homicidio son 32 veces más altos.

Desde 2000, ha habido una tendencia creciente a menos bombardeos y explosiones y una disminución en los ataques a propiedades, definidas como aquellas que causan daños en más de un millón de dólares. No obstante, el aumento de 2014 sobre 2013 en las cifras de daños por terrorismo es del 61 por ciento y es un aumento de diez veces desde 2000.

En la siguiente figura se destaca la comparación entre las pérdidas ocasionadas por el terrorismo y las pérdidas derivadas de la delincuencia y el homicidio violento. Mientras el terrorismo generó daños por 52,900 millones de dólares, las pérdidas por delincuencia y homicidio violento fueron de 1.7 billones de dólares, una diferencia de 32 veces.

A medida que aumenta la actividad terrorista, la inseguridad dentro de las sociedades también aumenta con los gobiernos que respondieron al aumentar sus recursos para la lucha antiterrorista, los organismos de seguridad nacionales y los militares. En este apartado, el IEP compara las pérdidas de la actividad directa del terrorismo con los costes soportados por el gobierno en contener y mitigar el potencial de la violencia terrorista.

Desde el 11 de septiembre, diversos gobiernos, incluido el de Estados Unidos, han incrementado notablemente sus esfuerzos en materia de seguridad nacional. Según Hippner y la investigación del IEP, los costos globales en agencias de seguridad nacional ascendieron a 117,000 millones de dólares en 2014.

El reporte destaca que las actividades de estas organizaciones están relacionados con una serie de funciones de seguridad. Estados Unidos representa el 70 por ciento del total mundial del gasto en las agencias de seguridad nacional. Se estima que de 2001 a 2014, Estados Unidos ha invertido cerca de 1.1 billones de dólares, un promedio de 73,000 millones al año. 

Puedes ver el estudio completo aquí.

Relacionadas

Comentarios