HistoriasMicrositio

4 claves para fomentar una actitud de accountability

Ser responsable es una de las competencias más buscadas por las empresas, pero requiere disposición de asumir al 100% lo que nos corresponde.

13-11-2015, 9:03:43 AM
4 claves para fomentar una actitud de accountability
Marcela Hernández y Hernández, Cae-el20

¿Qué tan responsable eres? Rara será aquella persona que admita abiertamente que es irresponsable. Quizá porque creemos que cumplir con nuestro trabajo o no transgredir ciertas normas es sinónimo de responsabilidad. Sin embargo, va mucho más allá de hacer lo que se nos pide o de cumplir con la descripción de nuestro puesto.

Cada vez cobra mayor relevancia el término Accountability (responsabilidad). Se define como la obligación de un individuo u organización de dar cuenta de sus actos, aceptar las consecuencias de éstos y reportar los resultados de una manera transparente.

Hay dos maneras de rendir cuentas:

1. Reactiva. Cuando reportas el cumplimiento de aquello que se te pidió y siendo víctima de las circunstancias en caso de no haber logrado tus objetivos.

2. Proactiva. Cuando eres consciente de lo que se necesita de ti y te haces cargo para lograrlo, pero no te quedas ahí, sino que te esfuerzas por mejorarlo y haces frente a las posibles consecuencias en caso de que algo salga mal.

Se trata de una actitud ante las cosas, una forma de ser. Alguien accountable no se conforma con lo que tiene; cuestiona y escucha; reconoce el error y lo aprovecha como un recurso de aprendizaje; no tiene tiempo para buscar justificaciones o culpables pues está muy ocupado buscando nuevas posibilidades y rutas hacia sus metas.

Desafortunadamente, es poco común encontrar climas organizacionales en los que reine una cultura de la responsabilidad. ¿Qué lo hace tan difícil?

Existen muchas ganancias al mantener una actitud de irresponsabilidad, por ejemplo:

► Evitar la pesada carga del compromiso y las consecuencias de nuestros actos.

► La posibilidad de mantenernos escondidos y no sobresalir, de esta manera nadie puede criticarme o rechazarme.

► Que los demás hagan las cosas por mí, pues no confían en mi capacidad de sacar adelante mis responsabilidades.

► Que mis errores sean disculpados con mayor facilidad, pues les doy una imagen de incompetencia o inconsciencia.

►No hacerme cargo de lo que no me gusta o de lo que no estoy de acuerdo.

La actitud accountable nace de la percepción que tengo sobre mí mismo y de la confianza en que puedo sacar adelante las cosas, de mi disposición para asumir el 100% de la parte que me corresponde y de mi capacidad para proponer y para cambiar lo que sea necesario.

Claves para fomentar una actitud de accountability

1. Desarrolla una visión sistémica

La contraparte de una actitud accountable es el egoísmo o individualismo. Centrarme en mi voluntad, necesidades, pensamientos y sentimientos, me aleja por completo de la capacidad para relacionarme de manera responsable con los demás.

El primer paso es verte como parte de uno o varios sistemas: familia, pareja, organización, círculo de amigos, sociedad etcétera. El punto es que al formar parte de dichos sistemas adquirimos ciertos compromisos -tácitos y explícitos-, y en nuestras manos está una gran parte de la responsabilidad para mantenerlos funcionando de manera efectiva.

A partir de una visión sistémica entendemos también que estamos interconectados y que cada una de nuestras acciones y decisiones tendrán un impacto en el sistema (para bien o para mal).

2. Apertura a la retroalimentación

Hacer las cosas bien no es lo mismo que hacer lo correcto. Muchas veces las circunstancias exigen o necesitan mucho más de nosotros.

¿Cómo podré darme cuenta de eso? A partir de la comunicación con los otros miembros del sistema; la elaboración de preguntas que me den mayor información sobre cómo están siendo percibidas mis aportaciones, y de la apertura para escucharlo todo, incluso aquello que no será muy agradable pero que definitivamente me ayudará a dar mi mejor versión.

“La responsabilidad es esencial en el ser humano, ya que no es por cuestiones divinas lo que nos sucede, es por nuestras decisiones”. Nietzsche

3. Más allá de las recompensas

Cuando damos sólo por el beneficio que obtendremos a cambio, no existe una actitud de accountability. Nos enfocamos en brindar entregables a cambio de una recompensa y dejamos atrás el valor agregado que nace de la pasión y el gusto por brindar lo mejor de nosotros en cada paso.

Aunque dedicarte a lo que te gusta o apasiona es un buen impulso para generar una actitud de accountability, no es exclusivo de quienes lo hacen. Una persona accountable no se aburre de su trabajo, pues cada actividad que realiza tiene un sentido. A pesar de tener que realizar un trabajo operativo, no cae en la rutina pues siempre está innovando en su forma de operar.

4. Responsabilidad como complemento de la libertad

Nadie podrá obligarnos a desarrollar una actitud responsable. Somos libres de actuar de la forma en que queramos, a menos que ésta dañe la integridad de alguien más o del sistema en general.

Sólo nosotros decidiremos como hacer frente a nuestros objetivos y circunstancias, después de todo seremos los más beneficiados o perjudicados.

“Ser libre no es sino el aspecto negativo de un fenómeno total, cuyo aspecto positivo es ser responsable. La libertad puede degenerar en mera arbitrariedad, a no ser que sea vivida con responsabilidad. Por ello yo recomendaría que la estatua de la Libertad en la costa este (de los Estados Unidos) sea completada con la estatua de la Responsabilidad en la costa Oeste” Viktor Flankl.

¿Qué te impide dar más allá de lo que das? ¿Cuáles son los miedos más comunes detrás del acto de responsabilizarte? 

Relacionadas

Comentarios