ActualidadHistorias

Por qué desvincular el salario mínimo

Hasta hoy, las multas, derechos y otros pagos se han basado en el salario mínimo. Para revalorizar su valor, es necesario finalizar esta relación.

12-11-2015, 10:58:52 AM
Por qué desvincular el salario mínimo
Jorge Arturo Monjarás

Hace mucho tiempo, en la década de los 80, la inflación anual rondaba 50, 60, 70% con gran facilidad. Eran los tiempos posteriores a la gran crisis devaluatoria de 1982, que fueron coronados por el terremoto de 1985 y el crack de la bolsa de 1987.

En aquellos años las multas y otros muchos derechos que cobra el gobierno se vieron reducidos a una fracción ínfima del ingreso de la población, de manera que no cumplían su función y, por supuesto, tampoco le significaban un ingreso decente a ninguna autoridad. Aquellas multas de 1.50 pesos (de los viejos) no asustaban a nadie, por decirlo de una manera.

Ante tal situación el gobierno adoptó la costumbre de cotizar todos sus derechos, multas y otros pagos que regularmente le cobra a la ciudadanía en salarios mínimos. La idea es que no hay mejor manera de asegurarse que una multa sea significativa que atándola al ingreso generalizado de la población.

Ahora que se está hablando de la necesidad de iniciar un proceso de revalorización del salario mínimo, por cualquier vía posible, esta vinculación debe terminar. De lo contrario quedaríamos con multas creciendo a ritmos superiores a la inflación los próximos años.

El primero en buscar cortar este lazo fue, hay que reconocerlo, el gobierno de la ciudad de México, que encabeza Miguel Mancera desde el año pasado. La idea fue crear la Unidad de Medida y Actualización (UMA), una especie de UDI, es decir un precio actualizable con la inflación, que puede seguir su propio camino, con los cálculos del INEGI.

Con la aprobación de los senadores el mes pasado y de los diputados la semana próxima, la UMA será no sólo la nueva medida para calcular multas y derechos en el gobierno. También será una de las más importantes ocasiones en que una administración local diseña, promueve y logra un cambio para el resto de la federación.

¿Qué camino debe seguir el salario mínimo, una institución tan vieja como la Constitución? Ese es otro asunto.

Moverlo intempestivamente, como ha llegado a plantearlo el Gobierno del Distrito Federal tendría más consecuencia negativas que positivas. Cuando los salarios suben por decreto los precios simplemente se acomodan a la nueva circunstancia. La medida podría dejar más desempleados, al resolver las empresas que si van a pagar más, contratarán a menos trabajadores. O bien, la compañía entera resuelve irse a la informalidad o a la simulación.

¿Por qué México no puede subir 30% los salarios mínimos, como se discute en Estados Unidos? Porque la economía estadounidense no tiene enfrente una economía informal de casi la mitad del PIB, como la mexicana. Es como contar con una gigantesca válvula de escape.

La propuesta sería iniciar un proceso de recuperación de largo plazo, con incrementos ligeramente superiores a la inflación a lo largo de los años e ir viendo como funciona el mecanismo.

Relacionadas

Comentarios