HistoriasManagement

#GPTW2015 EY: La diversidad es un ‘sano conflicto’

Cada empleado puede tener distintas aspiraciones, sin embargo, el reto es hacer que su visión y valores confluyan con los de la empresa.

05-11-2015, 3:32:39 PM
Martha Lydia Anaya

Es un poco complicado hablar de un ambiente laboral en el que la gente esté feliz todo el tiempo. Todos los seres humanos tenemos altibajos, y así vamos fluctuando a lo largo del tiempo. Para José Manuel Méndez, director de Talento de EY México, lo más importante es construir una atmósfera integral en la que la gente pueda dar lo mejor de sí misma.

“Cuando las personas saben que pueden crecer tanto en lo profesional como en lo personal, se crea un círculo virtuoso porque tienen la certeza de que en su futuro habrá proyectos promisorios y que estos, de algún modo o de otro, contribuirán al logro de los resultados que se hayan planteado no solo en la compañía donde estén laborando, sino también en su casa y con su familia”, platica Méndez, quien de antemano asume que esa sería la parte ideal de ‘ser feliz’; lo realmente difícil está en cómo armar esa atmósfera integral que permita estar a gusto.

La tarea no es nada fácil. En una empresa va desde poder asegurar que, como institución y como gente, comparten cierta visión y ciertos valores. Si ese binomio se logra con la empatía adecuada, compañía y gente se contagian mutuamente para dar lo mejor de sí mismos. Pero si no están seguros de que tienen la misma visión, corren el riesgo de trabajar con reservas, ‘dependiendo de lo que me den’, y reaccionando ‘dependiendo de cómo se den las cosas’. En cambio, cuando la visión es compartida es más fácil que la gente se vuelque, tal cual, a trabajar.

¿Cómo cultivar esa sinergia? En las generalidades podemos estar muy de acuerdo todos, pero en los detalles es donde anidan los problemas.

“Uno de los temas que más nos importa, precisamente a nosotros que nos dedicamos a brindar servicios profesionales, es el conocimiento de la gente que forma parte del equipo”, expone Méndez. Y es que para cimentar esa atmósfera integral se necesita saber qué es lo que está buscando la gente y así empatar esas inquietudes con los programas establecidos dentro de la firma y, en concordancia, apoyar el desarrollo de su carrera profesional, sin perder de vista el objetivo de ciertas metas y resultados en la operatividad de la empresa.

Si quieres conocer más sobre como EY realiza estrategias para compartir la visión y valores con sus empleados consulta nuestro especial Mejores Empresas para Trabajar en el Mundo en la edición impresa de noviembre. Suscríbete aquí a la revista o descarga la versión digital.

Relacionadas

Comentarios