'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Qué le depara a México hacia el 2040: The Economist

Hoy arranca el foro Mexico Summit 2015 del semanario bajo el título “Los Siguientes 25”, donde se hará una prospectiva sobre el futuro de la economía mexicana.

05-11-2015, 9:05:03 AM
Qué le depara a México hacia el 2040: The Economist
Jorge Arturo Monjarás, editor de Finanzas

Hoy arranca el foro Mexico Summit 2015 del semanario The Economist, bajo el título “Los Siguientes 25”, en donde la intención es hacer prospectiva sobre el futuro de la economía mexicana para el 2040.  Por este motivo, Daniel Franklin, editor ejecutivo de The Economist desde 2006, charló Alto Nivel, sobre el arte de predecir el futuro y algunas ventajas y desventajas de México hacia los próximos años.

En esta conversación, que se publicará por entero en las páginas de la revista, destaca la urgente necesidad de que las reformas den fruto para más mexicanos. El foro que comienza este jueves, The Economist propone hablar de México en los próximos 25 años.

¿Qué tan buenos hemos sido para predecir y hacer prospectiva? ¿Qué tanto de lo que vivimos pudo anticiparse en los últimos 25 años?

Es muy difícil ser exacto en un periodo de 25 años, por supuesto. Tendríamos que decir que tanto ha pasado en el mundo, que es difícil predecir todo lo que pasaría con la escala de lo que ha sucedido en los últimos años. Como el ascenso de China, la fuerza con la que esta nación ha irrumpido en el mundo y el impacto que esto tendría. Algunos de los cambios tecnológicos que se han dado, que me parecen extraordinarios, como la tecnología móvil. Todo esto no se predijo.

Pero algunas de las cosas que han sucedido estaban ya en el horizonte, como el NAFTA, que llevaría a una integración mucho más cercana de México con la economía de EU.

Eso ha sucedido y eso ha traído una mezcla de cosas que han ido bien y otras que no. Nosotros enfatizamos hace unas semanas en la revista, la cuestión de los “Dos Méxicos”, uno muy competitivo y muy conectado a la economía del Nafta, y el otro, más dejado atrás en términos de desarrollo económico.

Revisa el especial: Historia de dos Méxicos, aquí

Hay un México competitivo y formal, frente a otro que parece no ver que los tiempos cambiaron. Sus sueldos son los más bajos, pero también los de menos resultados.

Sí, el reto para los próximos 25 años es asegurarnos de encontrar maneras para que este México que se quedó atrás pueda alcanzar al México que está en la delantera.

¿Se aprecia que esto tomará otros 25 años?

No creo que esto pueda suceder rápidamente. No creo que este cambio pueda suceder con una política mágica o con un cambio repentino. Deben pasar ciertas cosas que lo favorezcan, las cuales son fundamentales y profundas y deben pasar en varios años. Lo que espero es que en el rango de los próximos 25 años puedas voltear la vista hacia atrás y apreciar que se pudo lograr mucho.

¿Será una cuestión de política pública o se trata de mucho más? ¿Será que la sociedad entera tiene que evolucionar?

Es un tema muy complicado y conflictivo, pero no creo que se trate de una sola cosa. Por supuesto, la política pública tiene que jugar una parte, especialmente las políticas que provean la inversión para las áreas en desventaja.

Las políticas públicas que se necesitan no sólo en México, por cierto: se deben enfrentar los problemas de criminalidad y corrupción y favorecer aquellas que liberen el desarrollo, que es una de las muchas maneras de traer más riqueza a más personas. Son cosas que pueden hacer la diferencia, pero hay también cuestiones muy profundas de cultura y de confianza en las instituciones que no pueden darse de la noche a la mañana y deben construirse con el tiempo.

El presidente Peña Nieto fue duramente criticado cuando aventuró el tema de que la corrupción era un problema cultural. ¿Qué piensas de esto?

Hay claramente una influencia cultural, pero no podemos decir que se trate del único factor. Por ejemplo, algunas de las soluciones no están sólo en México, está la política de criminalización de las drogas en EU, que crea un ambiente y un potencial para operaciones ilegales que cobra vida propia. Pero esas políticas pueden cambiar. Algunos de los factores más importantes de la mayor actividad criminal podrían eliminarse con políticas que están fuera de México.

México está fuertemente influido por lo que pasa en los Estados Unidos. No implica, claro, que deshacerse del problema del narcotráfico implique acabar súbitamente con la corrupción. Habría que enfrentarla también, pero un cambio en la política en Estados Unidos sí haría una gran diferencia.

Hace 25 años estábamos justamente culminando el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica. Actualmente estamos completando toda una serie de reformas que podrían cambiar la faz de México de nuevo. ¿Qué potencial puedes observar en ella?

Hay muchas reformas iniciadas en esta presidencia, la cuestión es cómo se implementan finalmente. Este será el enfoque en los próximos años. Habrá que seguir la experiencia con las concesiones petroleras y eso es un gran tema para el país, obviamente.

La primera ronda no fue muy exitosa, la segunda fue un poco mejor. Hay mucho aprendizaje en esto, así que habrá que ver si puede culminar en un ajuste ágil y una implementación adecuada, puede suceder no sólo en este sector, sino en todos los demás.

Peña Nieto podría pasar a la historia como un gran reformista, pero que no pudo cambiar al país…

Las naciones no cambian de la noche a la mañana, toma mucho tiempo. Frecuentemente no ves los frutos de las reformas hasta que los políticos que las hicieron ya tienen mucho de haber desaparecido, sobre todo en México, donde existen límites a los periodos políticos.

Es un proceso muy largo que requerirá mucha ayuda para los próximos años. México estará en una situación relativamente afortunada, en comparación con otros mercados emergentes     grandes, debido a que está atado más a Estados Unidios que a China. Así que el alentamiento de la economia china tiene menos impacto, incluso como la dependencia del petróleo es menor, ello tendría un menor impacto en México. Sería su ventaja relativa para el corto plazo.

Esto considerando que sigamos en la misma ruta, por supuesto. Hay que tomar en cuenta que gran parte de la propuesta política de la izquierda en México parte de dar marcha atrás a muchas de las reformas actuales, o incluso a las anteriores, en cuanto a libre mercado y libre comercio. ¿Cómo encaja la visión de una izquierda que hasta ahora no ha figurado en el panorama político en esta prospectiva?

En general y, nuevamente, no sólo en México, lo que la gente tiende a subestimar más en la prospectiva es el riesgo político. Por supuesto, las políticas pueden cambiar fundamentalmente y alterar el cursos de las cosas radicalmente. Sería tonto descontar la posiblidad de que se diera un gran cambio de dirección en el tiempo. Por ello es muy importante que los resultados de estas políticas liberalizadoras tengan un impacto benéfico en una base mucho mayor de personas, no sólo en unos cuantos.

Mientra esto no se de, considero que debe evaluarse la vulnerabilidad a un cambio en el clima político. Habiendo dicho esto, una de las cosas más alentadoras de México en los últimos 25 años ha sido la relativa estabilidad política.

Por ejemplo, en los 90 ¡ni imaginábamos la posibilidad de que el PRI perdiera las elecciones pocos años después!

Así es, la transición después del presidente Ernesto Zedillo fue muy suave, lo cual fue muy importante tras 70 años de hegemonía del PRI. El hecho de que el poder haya alternado más de dos veces es la definición de lo que Samuel Huntington hubiera llamado una “proper democracy”.

Pudieran venir más cambios, pero uno esperaría que un mismo partido no vuelva a tener el poder hegemónico en México de nuevo. Lo saludable es que vengan cambios en el poder, de lo contrario es un factor que retrasó el desarrollo por mucho tiempo.

Relacionadas

Comentarios