'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Arranca guerra de Goliats en telefonía móvil

AT&T está en México y se perfila para ganar la batalla, mientras América Móvil enfrenta su posición de agente preponderante y Telefónica tiene poco margen de maniobra.

28-10-2015, 5:17:09 PM
Arranca guerra de Goliats en telefonía móvil
Sergio Castañeda, editor de negocios de Alto Nivel

La guerra entre América Móvil, Telefónica y AT&T por el mercado de telefonía celular en México recién ha comenzado y todo parece indicar que la primera batalla ha sido ganada por el gigante estadounidense con sede en Dallas, Texas.

La compra del tercer y cuarto operador móvil, Iusacell y Nextel, a principios de año por 4,375 millones de dólares (mdd), no solo resultó un excelente negocio para la compañía que preside y dirige Randall L. Stephenson, pues de la noche a la mañana se convirtió en el segundo operador móvil por ingresos y el tercero en número de suscriptores; sino también un duro golpe para sus competidores, pues se esperaba que AT&T adquiriera activos de América Móvil, pero el anuncio de inversión de 3,000 mdd para desplegar sus servicios de red móvil de alta velocidad en el país, que a finales de 2018 cubrirá a 100 millones de personas, echa a la borda esa posibilidad; mientras que Telefónica, que buscaba una alianza con Iusacell, ahora tiene muy poco margen de maniobra para fortalecer su posición.

“Tenemos planes de expansión ambiciosos. Estamos enfocados en convertirnos en el líder del mercado de telefonía móvil en México, construyendo una red de clase mundial y mejorando la experiencia que tiene el cliente al usar nuestros servicios”, advirtió Thaddeus Arroyo, director general de AT&T México y Iusacell.

Pero esto es solo el principio de una larga y competida guerra. Gonzalo Rojon, director de la consultora The Competitive Intelligence Unit (CIU), cree que la compañía del magnate Carlos Slim buscará estirar la liga lo más que se pueda para mantener su actual participación de mercado y los ingresos que ello representa, aunque al final tendrá que entrar en cintura y competir como cualquier otro operador. El año pasado, los ingresos de AMX ascendieron a 173,210 millones de pesos (mdp), cifra 8.8% mayor que en 2013 (159,065 mdp).

Y para muestra un botón. América Móvil respondió de manera inmediata al anuncio de inversión de AT&T, dejándole claro a la firma estadounidense que el camino no será fácil. En conferencia de prensa, Daniel Hajj, director general de la compañía, dijo que invertirán 6,000 mdd en México durante los próximos tres años, es decir, el doble de lo que invertirá AT&T en el mismo periodo.

Sin embargo, para Ernesto Piedras, analista de CIU, al ponderar ambos montos de inversión como proporción del número de usuarios de cada compañía, resulta que AMX invertirá 28 dólares por cada usuario, aproximadamente una tercera parte de los 83 dólares que invertirá AT&T por cada uno de sus usuarios.

Hajj también presumió los más de 10,000 mdd que ha invertido la compañía en los últimos cinco años. “Esto obligará a que todos los demás operadores en México inviertan, esto será importante para que todos los operadores sigan invirtiendo y los que no han invertido, pues inviertan”, esto último en alusión a Telefónica, que hasta el momento no ha anunciado ninguna inversión o proyecto en México.   

Además, calificó de “baratas” las adquisiciones que hizo AT&T y sostuvo que América Móvil ya no es la empresa preponderante en el país, ya que al tener en cuenta las condiciones de competencia efectiva en el mercado, AT&T es la empresas más grande y fuerte.

“Conforme están cambiando las condiciones del mercado de telecomunicaciones en México, será necesario que la regulación hacia América Móvil, como agente económico preponderante, tenga necesariamente que ir disminuyendo. En el momento que se cumplan 18 meses de la aplicación de la regulación asimétrica, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), órgano regulador, tendrá que revisar las condiciones de competencia efectiva en el mercado”, subrayó Hajj.  

Pero los números dicen otra cosa. En 2014, AMX poseía el 66.9% del total de suscriptores de telefonía móvil; Telefónica el 21.01%, Iusacell-Unefón el 9.09% (Iusacell el 3.7% y Unefón 5.3%), Nextel el 2.8% y los Operadores Móviles Virtuales (OMVs) el 0.14% (Virgin Mobile, 0.12% y Maz Tiempo, 0.002%).

Si bien la empresa cerró con 71.4 millones de suscriptores móviles ese año, 2.04 millones menos que en 2013 (73.5 millones); en el segundo trimestre de 2015 ya mostraba una recuperación importante, al registrar 72.6 millones de suscriptores, esto es, 1.2 millones más, alcanzando un participación en número de líneas móviles de 69.7% y de 75.3% en ingresos, según información de CIU.

En agosto del año pasado, AMX se comprometió a desincorporar y vender ciertos activos a favor de algún nuevo operador independiente, fuerte, con experiencia en el sector de las telecomunicaciones y con alta capacidad económica y técnica, que sea una verdadera opción para participar en este sector intensivo en capital.

El objetivo de estas desinversiones, dejar de ser preponderante y poder acceder a la convergencia (ofrecer voz, datos y televisión de paga), pero hasta ahora no lo ha hecho. AT&T, que cumplía con dichas cualidades, prefirió construir su propia red. Telefónica no es opción y la llegada de un nuevo player de clase mundial se ve difícil. Se habla de China Mobile, el mayor operador de telefonía móvil de China y del mundo por cantidad de suscriptores, pero es solo un rumor.  En telefonía fija, AMX  tenía hasta el segundo trimestre del año una participación de 67.2% en el número de líneas y de 79.4% en ingresos.

La firma mexicana tendrá que actuar rápido para comprobar al IFT que ha cumplido con las medidas que le impuso en marzo pasado, entre ellas contar con una participación de 61.8% en el sector de telecomunicaciones. La empresa no quiso hacer comentarios al respecto.

En la mira

En cuanto a Telefónica, esta se ha mostrado cauta en materia de inversiones y proyectos, aunque agresiva en sus planes y tarifas. “La firma española es un gran player mundial, vamos a ver si reacciona”, dice Jorge Fernando Negrete, presidente ejecutivo de Grupo Mediatelecom y director general de Mediatelecom Policy & Law, quien sostuvo que de no hacerlo corre el riesgo de perder participación de mercado, pues se  ha convertido en el primer objetivo de AT&T para ganar mercado.

“Vamos a ver una competencia feroz por parte de AT&T, buscando ganar mercado; yo creo que esencialmente va a buscar quitarle participación de mercado a Telefónica; ya tiene una base importante de suscriptores de prepago al comprar Nextel y una buena mezcla de prepago y pospago con Iusacell, pero el mercado masivo se encuentra en el prepago, así que buscará quitarle algunos usuarios a América Móvil, pero el grueso se encuentra en las operaciones de Telefónica, es el objetivo”, comenta el directivo de Grupo Mediatelecom.

El año pasado, la participación de la firma española en el mercado de telefonía móvil creció 1.09 puntos porcentuales, al pasar de 21.01% en 2013 a 22.1%; mientras que sus ingresos registraron un avance de 10.7%, pasando de 30,010 mdp en 2013 a 33,241 mdp este año.

“Telefónica viene de periodos donde la ha pasado bastante mal, pero está empezando a montar usuarios, su ARPU (ingreso promedio por usuario) está creciendo ligeramente (90 pesos), y creo que puede dar la batalla, siempre y cuando invierta en infraestructura, en expandir su red”, señala Gonzalo Rojon, de CIU.

En 2014, la compañía invirtió 3,678 mdp, cifra 11.4% mayor que un año antes (3,300 mdp); mientras que las inversiones de América Móvil sumaron 26,683 mdp (- 3.9%), Iusacell-Unefon disminuyó su inversión de 2013 a 2014 en 72.2% (de 3,529 mdp a 981 mdp), mientras que Nextel mostró una caída del 53.4% (de 4,814 mdp a 2,257 mdp). En dicho año, estas últimas dos empresas comenzaron su proceso de venta a AT&T, lo que influyó en las decisiones de inversión. 

En el papel, la española luce como la víctima, pues sus opciones son muy pocas, luego de que AT&T adquiriera Nextel y Iusacell, está última con la que buscaba una asociación. Adquirir activos de AMX suena casi imposible, pues la compañía ha dejado en claro que solo le venderá activos a un nuevo operador. ¿Qué le queda a Telefónica? Invertir en expandir su red y adquirir alguna cablera para ofrecer televisión de paga y de esa forma acceder a la convergencia, como en su país de origen.

Convergencia, el futuro

El siguiente paso que México necesita para detonar mayor cobertura e inversiones en el sector de telecomunicaciones es abrir la convergencia lo más pronto posible, es decir, que los operadores móviles puedan ofrecer otros servicios, además de voz y datos, como telefonía fija y televisión de paga. “ Ese es el nombre del juego en los próximos años”, afirma Jorge Negrete, de Mediatelecom.

“Necesitamos enriquecer la comunicación, que se dispare el mercado convergente, México ya no puede estar fuera del mercado convergente. AT&T adquirió recientemente DirecTV por 48,500 mdd, con lo cual se hace un operador convergente (telefonía fija, telefonía móvil, internet y televisión de paga), al igual que Telefónica, que ya ofrece TV en España a través de Movistar TV y Canal +, este último fue comprado por la compañía el año pasado por 707 millones de euros. Es ridículo que en México no veamos esfuerzos de Telefónica por participar en un mercado convergente y que no se le permita a América Móvil ofrecer este servicio por el tema de la preponderancia. Pronto sabremos si AT&T le compra su parte de SKY a Grupo Televisa (DirecTV posee el 41.3% de SKY y Televisa el 58.7%) o si esta insiste en mantenerlo. La estadounidense está acostumbrada a competir de manera convergente”, seña el directivo.

AT&T no lo descarta, pero tampoco lo confirma. “Ofrecer servicios de cuádruple play en territorio mexicano es muy atractivo y creemos que es algo que el consumidor desea; sin embargo, en este momento estamos enfocados en desarrollar y mejorar la experiencia de internet móvil para los clientes”, menciona Mariloly Melguizo, directora de Comunicación Corporativa de AT&T.

Espectro, la clave

Otro tema importante es la liberación de espectro. Actualmente, México está por debajo de la media de América Latina en licitación de espectro. Brasil, Chile, Colombia y Argentina han licitado más de 500 megahertz (MHz) de espectro, mientras que México está sobre los 210 MHz de liberación de espectro.

“Nos hace falta la mitad para poder  ofrecer servicios de 4G o 4G Advance en todo el país y que la señal no se caiga, que sea estable, que no haya mucho tráfico, que estén descongestionadas las redes. El espectro es la sangre del sector de las telecomunicaciones móviles y necesitamos que la autoridad licite el mayor número posible este mismo año para ver despliegues de 4G masivos y tener los beneficios que tienen otros países en América Latina. El IFT aprobó recientemente el Programa Anual de Uso y Aprovechamiento de Bandas de Frecuencias 2015, que incluye la licitación de 60 MHz de espectro para el despliegue de servicios de telecomunicaciones móviles”, subraya Jorge Negrete, de Mediatelecom.

A favor de los usuarios

Sin duda el más beneficiado de la reforma de telecomunicaciones y de esta guerra que recién inicia entre los tres grandes operadores de telefonía móvil en el país ha sido el usuario, que durante más de 20 años estuvo a merced del agente económico preponderante.

Hoy, ya no tiene que pagar larga distancia nacional en telefonía fija y móvil, y ha visto una reducción importante en las tarifas (-12.4%). Actualmente, el costo promedio por minuto, megabyte (MB) o SMS es de 0.84-0.85 pesos (-40%); y tienen la misma tarifa en México y EU, sin importar la compañía de que se trate.

Además, los operadores han lanzado planes con llamadas y redes sociales ilimitadas; los saldos de prepago en telefonía celular tienen una vigencia de un año y no de días o meses, como venía ocurriendo; la consulta de saldo es gratuita; los usuarios de telefonía celular pueden cancelar su servicio si los operadores cambian las condiciones del contrato; y tienen la libertad de cambiar de compañía conservando su número telefónico, en menos de 24 horas.

Hay que recordar que dicha reforma y su legislación secundaria tienen como ejes rectores el bienestar de los usuarios y el fomento del desarrollo económico y social del país, a través de la cobertura universal de los servicios y la eliminación de los márgenes de ganancia extraordinarios obtenidos por fallas en las condiciones de competencia.

En los próximos años, se espera que bajen aún más las tarifas, mejore la calidad de los servicios y avance la cobertura universal, donde el proyecto de la red compartida, que utilizará la banda de 700 MHz (aprovechará 90 MHz de dicha banda), jugará un papel preponderante.

“México tiene una penetración del 86% en telefonía celular, cuando el resto de la región ya sobrepasó el 100%, donde destacan Brasil, Argentina y Chile, con el 134%, 145% y 152%, respectivamente, es decir toda la población ya tiene un teléfono celular, y algunos cuentan hasta con dos o tres equipos, mientras que nuestro país se compara con naciones como Haití y Cuba”, subraya Gonzalo Rojo, de CIU.

Relacionadas

Comentarios