'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Gasto público, ¿y los recortes anunciados dónde están?

La disminución anunciada en el gasto público aún no se cumple y hay dudas sobre si será realidad.

28-10-2015, 12:02:10 PM
Gasto público, ¿y los recortes anunciados dónde están?
Marco Antonio Pérez Valtier

El pasado 30 de enero, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, anunció un recorte “preventivo” en el gasto presupuestal del sector público federal, del orden de los 124,300 millones de pesos (mdp), con motivo de la baja en los precios del petróleo a nivel mundial, desde niveles cercanos a 100 dólares por barril, a niveles cercanos a 40 dólares. Sin embargo, atendiendo a los últimos datos oficiales reportados por la propia Secretaría de Hacienda en su portal de internet, al mes de julio de este año, el gasto presupuestal devengado no solo no se había reducido, sino que registraba un sobreejercicio de 137,200 mdp.

Las cuentas

El gasto presupuestal neto pagado que reporta la Secretaría de Hacienda al mes de julio suma la cantidad de 2 billones 797,500 mdp. A esta cantidad usualmente se suman los adeudos de ejercicios fiscales anteriores (Adefas) pagados, ya que son una buena aproximación del gasto devengado no pagado y que suman 23,800 mdp, determinando así el gasto presupuestal neto devengado, el cual suma la cantidad de 2 billones 821,300 mdp al mes de julio de 2015.

De conformidad con el calendario mensual del gasto presupuestal a ejercer en 2015, publicado en el Diario Oficial de la Federación, al mes de julio estaba programado ejercer la cantidad de 2 billones 684,100 mdp, por lo que el gasto ejercido para esta fecha supera el gasto programado en la mencionada cantidad de 137,200 mdp. Es decir, es posible encontrar en el registro un sobreejercicio presupuestal del 5.1%.

Si se le exigiera a la Secretaría de Hacienda que cumpliera con el ajuste anunciado al gasto el pasado 30 de enero, en los últimos cinco meses de 2015 (agosto a diciembre) el gasto presupuestal debería recortarse en 261,500 mdp. Esta cantidad incluye el actual sobreejercicio, más el recorte anunciado, lo que implicaría que el gasto promedio mensual a realizar, de agosto a diciembre de este año, sería 13.2% inferior al gasto realizado durante los primeros siete meses de este año.

Sin embargo, en el proyecto de Presupuesto de Egresos para 2016 se señala que el gasto presupuestal que se estima para 2015 será inferior al aprobado en 92,800 mdp, y no en 124,300 mdp, debido a que la recaudación de impuestos ha sido mayor a lo esperado, lo que disminuye la magnitud del ajuste preventivo al gasto previamente anunciado.

Con base en esta información, entonces el ejercicio del gasto presupuestal se debe reducir en 230,000 mdp durante los últimos cinco meses de 2015, considerando el sobreejercicio ya comentado.

Esto equivale a que el gasto promedio mensual ejercido entre enero y julio de este año (más de 403,000 mdp) se reduzca en un 11.6%, y que durante el periodo de agosto a diciembre alcance solamente 356,100 mdp, para alcanzar finalmente un gasto presupuestal inferior en 92,800 mdp al aprobado por el Congreso de la Unión antes de que el panorama cambiara.

Si consideramos que hasta el 20% del gasto presupuestal del gobierno federal pertenecerá en esta ocasión al gasto no programable, mismo que difícilmente tiene alternativas par reducirse, el ajuste, necesariamente, debe ejercerse en el denominado gasto programable, lo que eleva el porcentaje requerido del 11.6 al 14.5%. Esta disminución en el gasto, ciertamente, luce poco factible que se materialice.

La conclusión a la que podemos llegar, dados los números, es que el ajuste que se proyecta en el gasto presupuestal de 2015 probablemente no se materializará.

¿Y para 2016?

Pasando al ejercicio presupuestal para 2016, la iniciativa del Ejecutivo federal señala que tendrá que darse una reducción de 1.9% real al gasto presupuestal, ya que aun y cuando este sea 52,200 mdp superior al aprobado por el Congreso para 2015, en términos reales representará un gasto presupuestal inferior.

El truco es que la comparación se realiza contra el presupuesto aprobado para 2015 y no contra el que se proyecta ejercer realmente, el cual será inferior en 92,800 mdp al aprobado, por lo que el gasto presupuestado para 2016 en realidad será 145,000 mdp superior al que se espera ejercer este año. Esto equivale a un crecimiento nominal de 3.15% y de 0.1% real.

De acuerdo con la versión oficial, el gasto no programable crecerá en 12.2% durante 2016 (por un monto de 160,000 mdp), debido a que se esperan mayores pagos de intereses para atender la deuda pública, por lo que el gasto programable en 2016 tendrá que reducirse en 5.8% (más de 107,800 mdp), pero, de nuevo, comparado contra el gasto aprobado para 2015, no contra el gasto que se estima ejercer después de los recortes, si se dan.

Si nuestras autoridades hacendarias no han podido reducir el gasto en el transcurso de 2015, conforme a lo anunciado desde el inicio del año, lo más probable es que el ajuste o recorte proyectado al gasto presupuestal 2016 quede también en una promesa.

El autor es maestro en Economía y candidato a doctor en Finanzas Públicas por la Universidad de Wisconsin-Milwaukee. Fue subdirector de Política Financiera en la Secretaría de Hacienda.

Relacionadas

Comentarios