HistoriasMicrositio

6 claves para aplicar el coaching en tu trabajo

El coaching no es un optimismo ciego; es un proceso para moverte de la preocupación y la ansiedad hacia un estado de confianza y motivación.

22-10-2015, 4:51:12 PM
6 claves para aplicar el coaching en tu trabajo
Marcela Hernández y Hernández, Coach empresarial y de vida

Recientemente platicaba con un gerente de Recursos Humanos que está considerando implementar un programa de coaching en su empresa y me preguntaba si las sesiones eran sólo para los directivos, a lo que contesté que no necesariamente. La realidad es que aunque no es exclusivo de los altos mandos, sí es en una de las áreas en las que más se trabaja, sin embargo, el coaching es para todo aquel que se llame ser humano.

Más allá de las técnicas y la metodología, el coaching se trata de una forma de ser, una filosofía de vida. Sin importar el rol que tengas en la empresa.

Hay muchas y muy buenas definiciones sobre la teoría y práctica del coaching, a mí en lo personal me gusta citar la que hace John Whitmore en su libro Coaching for Performance:

“El coaching es desbloquear el potencial de una persona para maximizar su desempeño. Es ayudarlo a aprender, lejos de enseñarle algo.  El coaching ve al ser humano como una bellota, que tiene todo el potencial de convertirse en un roble. Necesitará de nutrientes, estímulos y luz para llegar a serlo, pero su “robleza” ya está ahí”.

El coaching es una forma de observar tanto a los demás como a ti mismo. En su libro The Coaching Bible, Ian McDermott y Wendy Jago, nos ofrecen algunos principios sobre los que establece el espíritu del coaching.

No necesitas ser un coach para asumir hoy mismo algunas claves de su filosofía:

1. El ser humano está lleno de recursos

Aunque generalmente creemos que las soluciones  están fuera de nosotros, la realidad es que cada persona, con sus propios medios, es capaz de enfrentar casi cualquier obstáculo en su vida y sabrá cómo salir adelante, siempre y cuando sea consciente y confíe en que ya cuenta con las herramientas para hacerlo, sólo necesita dejarlas salir y comenzar a utilizarlas.

2. Fuera juicios

Ante una situación problemática o desafiante, siempre será más efectivo conducirnos desde una postura reflexiva y curiosa, que desde una llena de juicios infundados que nos generan emociones negativas.

3. No estamos solos

Todos formamos parte de diferentes sistemas: familia, amigos, empresa, vecinos, cultura, nacionalidad etc. La interacción entre éstos es dinámica, cambiante y cada uno impacta a todos los demás.

4. Tú mismo eres un sistema

Como individuos, también estamos hechos de sistemas que están interconectados: mente, cuerpo, intelecto, emociones, reflexión y acción, músculos, órganos, células. El proceso de pensamiento es sólo una parte de la historia: también necesitamos aprovechar la sabiduría de nuestro cuerpo y el entendimiento de nuestro inconsciente.

5. Respeta y cuestiona

Al fomentar una actitud de respeto y curiosidad sobre ti mismo, los demás y los sistemas que te rodean, inmediatamente comenzarás a cuestionar y a asombrarte. Entrarás en un estado de devoción y respeto por las diferencias que caracterizan a cada individuo.

Fácilmente, buscarás explicaciones sobre lo que no funciona y estarás más dispuesto a abrir nuevos caminos en vez de cerrar puertas.

6. No todo son las técnicas y habilidades

Las técnicas son muy buenas herramientas siempre y cuando sean bien utilizadas, en el momento y lugar indicado. Son  un poderoso asistente pero un débil maestro.

En un mundo que venera el conocimiento y los grados adquiridos, es fácil juzgar a los demás a partir de lo que saben y no a partir de lo que son.  Recuerda de todos podemos aprender algo. Siempre.

El coaching no es un juego, pero reconoce el poder de la alegría; deconstruye aquellas creencias que nos dicen que sin dolor no hay crecimiento, que en la vida ganas o pierdes, que para ganar tienes que esforzarte demasiado y que el trabajo y la diversión son dos cosas opuestas.

No se trata tampoco de un optimismo ciego o un positivismo exagerado, no es una moda más de la corriente de auto ayuda, el coaching es tan serio como algunos de los métodos filosóficos más antiguos, por ejemplo el socrático – el cual cuestiona todas las nociones preconcebidas para alcanzar un nivel superior de comprensión-  así como la mayéutica, una técnica que ayuda a que las personas encuentren las respuestas que necesitan por sí mismas.

El espíritu del coaching te ayudará a moverte de un estado de preocupación y ansiedad por las necesidades y retos del día a día, hacia un estado de confianza y motivación, entendiendo que todo problema puede ser una oportunidad de crecimiento y aprendizaje, siempre y cuando logres  verlo desde una mirada distinta.

¿Qué cambios traería a tu trabajo y tu vida personal la aplicación de una filosofía como esta?

Relacionadas

Comentarios