HistoriasMicrositio

4 lecciones de coaching de un Viaje a Nunca Jamás

Peter Pan era el 'elegido', aquel héroe destinado a salvar el país de 'Nunca Jamás', pero su enfoque no fue cumplir expectativas de otros sino encontrarse a sí mismo.

16-10-2015, 7:44:33 AM
4 lecciones de coaching de un Viaje a Nunca Jamás
Marcela Hernández y Hernández, coach empresarial y de vida

Si entre tus planes de fin de semana tienes contemplado ir a ver Pan (Viaje a nunca jamás), puede ser una buena oportunidad para obtener algunos recursos de desarrollo personal. Esta NO es una crítica a la película – para eso existen personas con todo el conocimiento y experiencia – lo que pretendo es retomar algunos símbolos y mensajes de la historia, que puedan servirnos para reflexionar sobre nosotros mismos.

1. Nuestro mayor miedo, puede ser también nuestro mayor don

En esta versión de la historia, Peter le teme a las alturas y descubre su poder para volar durante una caída que le fue provocada por el pirata Barbanegra. El problema es que Peter no estaba convencido de su poder, creía que sólo una vez pudo volar y esa inseguridad le impedía repetir la hazaña.

¿Cuántas veces no les damos la espalda a nuestros dones? Somos los primeros en desconfiar de nuestras habilidades, quizá  por miedo a la responsabilidad que conllevan. Fundamenta y cuestiona a tu miedo porque quizá detrás de éste, están escondidas grandes oportunidades de crecimiento.

“Nuestro miedo más profundo no es que seamos inadecuados. Nuestro miedo más profundo es que somos poderosos sin límite”. Nelson Mandela

2. Más allá de las expectativas, ser lo que tú quieres ser

Sin saberlo, Peter Pan era el “elegido”, aquel héroe destinado a salvar al país de Nunca Jamás. Sin embargo, su enfoque no estaba en cumplir las expectativas o las profecías que lo señalaban como el guerrero más valiente de la tribu de indios que habitaba aquella tierra. Peter se enfocó en encontrarse a sí mismo y en ser él mismo, no para complacer a otros, sino para saber quién era en realidad. Formar su propia identidad.

“Si no eres el elegido y sólo eres tú, tal vez con eso sea suficiente”.

3. El poder de nuestra historia

Para Peter, era importante entender de dónde venía, cuál era su origen, el secreto de su mamá y cuál era su propósito y lugar en la tierra de Nunca Jamás.

Así también nuestra historia y la forma en que la concebimos e interpretamos puede empoderarnos o paralizarnos. Claro está que no todas las historias son cuentos de hadas, muchas veces incluso tienen capítulos de terror, pero en la medida en que logremos brindarle un significado funcional y entendamos que no somos seres terminados, sino que estamos en constante evolución, seremos capaces de rediseñar el rumbo de nuestra historia, por lo menos de la parte que está en nuestras manos.

“El hombre no es solamente el productor de sus historias, sino, antes que nada, el producto de ellas”. Martin Heidegger

4. Sentido al sufrimiento

Peter era un niño abandonado en un orfanatorio. Las palabras de su madre a través de una carta (“Eres extraordinario, más de lo que puedas imaginar”) despertaron en él la necesidad de entender cuál fue el sentido de ese abandono, encontrar el para qué de su sufrimiento y entender cuáles fueron las razones que la llevaron a sacrificar la relación con su hijo.

Cuando le da sentido a dicho sufrimiento, éste se convierte en una razón de ser, en parte de su identidad y una punta de lanza para el futuro que le espera. En vez de victimizarse, adoptó una postura que lo empoderó y entendió que su auténtico destino era convertirse en el héroe que será conocido para siempre con el nombre de Peter Pan.

El interés principal del hombre no es encontrar el placer, o evitar el dolor, sino encontrarle un sentido a la vida, razón por la cual el hombre está dispuesto incluso a sufrir a condición de que ese sufrimiento tenga un sentido”. Viktor Frankl

¿Qué otras lecciones encontraste tú en la película?

Relacionadas

Comentarios