HistoriasManagement

Lecciones de balance multigeneracional de ‘The Intern’

La cinta ‘Pasante de Moda’ tiene un mensaje muy claro para jóvenes y para adultos que necesitan convivir en un ambiente de trabajo. Tres directores explican el fenómeno.

09-10-2015, 11:35:00 AM
Lecciones de balance multigeneracional de ‘The Intern’
Eliesheva Ramos

Viudo y con 70 años, Ben Whittaker está harto de su vida de jubilado, así que decide darle un giro. Convencido de que aún puede lograr lo que se proponga, aunque ello implique lidiar con la tecnología, acepta el puesto de becario en una empresa de moda que opera a través de la web, fundada y dirigida por Jules Ostin, una jovencita que llega al trabajo en bicicleta y tiene una legión de empleados veinteañeros que a duras penas se fajan la camisa pero eso sí, son muy, muy eficientes en tecnología y redes sociales.

Esto fue un resumen apretado pero no queremos ser spoilers de la recientemente estrenada película ‘Pasante de moda’. Protagonizada por Robert De Niro y Anne Hathaway, esta cinta cuenta, de manera agridulce, los pro y los contra de las relaciones laborales entre generaciones completamente opuestas. Pero lo que sucede en la pantalla se está viviendo en infinidad de empresas en todo el mundo.

Ciertamente no es novedad que varias generaciones laboren juntas, pero el contexto en el que está sucediendo sí tiene sus particularidades.

El choque generacional siempre ha existido, explica a AltoNivel.com.mx Antonio Sancho y Maldonado, exdirector del Programa de Alta Dirección Sede México del IPADE, pero ahora se acentúa por ciertos comportamientos vinculados a los Millennials o Generación Y.

“Los Baby Boomers y la Generación X trabajaban, se casaban y tenían hijos antes de los 30 años, situaciones que modificaban su comportamiento porque adquirían nuevas responsabilidades; ahora la esperanza de vida es mayor y ciertos periodos de la vida se han extendido, así que la Generación Y adquiere responsabilidades a edades más tardías, lo que les da una gran libertad” puntualiza el asesor en Recursos Humanos.

La libertad que confiere no tener grandes responsabilidades convierte a los Millennials en personas que constantemente cuestionan la autoridad, rompen moldes y reglas y abandonan los empleos que no les implican un reto.

“Para los Millennials lo importante no es la meta, lo que sí era trascendental para los X, ellos prefieren gozar el camino y si después de un año en un trabajo no se sienten a gusto, renuncian y buscan otro, al fin que no tienen nada que perder”.

El hecho de que sean tan contestatarios, explica Sancho y Maldonado, está vinculado a su acceso a las redes sociales. “Que alguien pueda compartir algo con miles de personas y tenga un impacto masivo es trascendental en la formación de los Millennials, quienes están acostumbrados a un mecanismo que les permite alzar la voz y dejar en claro qué es lo que quieren, y no sólo a quienes están cerca de ellos, sino a miles, e incluso, millones de personas”.

Otro parteaguas en la gestión multigeneracional radica en el poco valor que los Millennials le dan a las reglas, los protocolos y las jerarquías.

“Los X, al igual que las generaciones anteriores, respetaban a la autoridad, mientras que los Y tienen problemas con esa parte; uno de los grandes retos de los Millennials es comprender que existen protocolos, códigos de comportamiento y pautas a la hora de hacer negocios” explica a AltoNivel.com.mx Norma Godínez Ramírez, directora de Recursos Humanos para Kelly Services México.

Pero los Millennials tienen grandes cosas a su favor. “Me han hecho ver la vida desde un punto de vista diferente, he tenido que romper paradigmas, ellos piensan de una manera holística, viven ese concepto, mientras que las generaciones anteriores lo aprendimos en el camino” reflexiona Godínez Ramírez.

Sobre qué tan preparadas están las áreas de Recursos Humanos para atender estas diferencias generacionales, Sergio Morilo Rodrigues, controller de Mercado Internacional para la Consultora TOTVS explica a Alto Nivel que las empresas grandes tienen tiempo preparándose para ese asunto.

“Empezaron a generar conceptos nuevos para aprender a retener esos talentos, que suelen ser personas muy dinámicas que ya no conocen muy bien las jerarquías así que el modelo anterior de relación laboral no les funciona, necesitan menos barreras de comunicación e información disponible todo el tiempo, así que para retener a los Millennials, las áreas de Recursos Humanos tienen que innovar; sin duda la retención de los Y es complicada”.

Al respecto, Antonio Sancho y Maldonado precisa que las empresas que quieran acaparar el talento joven deben ofrecerles propuestas de valor y, sobre todo, un entorno de apertura y discusión.

“Si llegan a una organización con una estructura muy jerárquica y un modelo cerrado donde se pretenda que callen y obedezcan la relación laboral va a ser un fracaso; hay que entender que los Millennials están acostumbrados a postear hasta que están tristes, así que con más razón quieren ser escuchados cuando tienen una idea innovadora”.

Ese entorno de apertura que necesita la Generación Y plantea un reto para directores y líderes, los cuales, a decir de Norma Godínez, deben tener flexibilidad de pensamiento.

“No podemos seguir pensando que la fórmula con la que  construimos nuestra vida profesional y los resultados que hemos dado en la vida es la misma que funciona ahora porque el mundo ya no es el mismo” abunda la especialista.

Sergio Morilo Rodrigues comparte esa opinión. “Para trabajar de manera exitosa con las nuevas generaciones, el líder debe hacer un esfuerzo genuino por comprender la esencia de los jóvenes”.

¿Cuál es el mensaje de Pasante de Moda?

Pero así como se habla de la enorme responsabilidad de los líderes para poder gestionar la multigeneracionalidad, precisa Antonio Sancho y Maldonado, la película ‘Pasante de moda’ manda un mensaje muy claro para las generaciones actuales: Tienen que realizar concesiones si quieren ascender laboralmente, pues no pueden pretender que las compañías cambien al cien por ciento para responder a sus necesidad o, en ocasiones, caprichos.

“Los Y deben entender que pueden cambiar para mejorar el servicio o para llegar a sus clientes, que es muy probable que sean Millenials, pero hay otras cosas que no pueden alterarse” agrega Sancho y Maldonado.

Por ejemplo, señala: La industria automotriz, que busca la estandarización y automatización de procesos, trabaja para identificar la mejor práctica y una vez que lo hace lo que necesita son jóvenes que sigan ese procedimiento, y eso no puede cambiar, porque si el líder permite que cada quien haga las cosas a su manera el modelo diferenciador, esa calidad estandarizada que cubre exactamente lo que le ofrezco a mi cliente, correría riesgo.

En esos casos, abunda el profesor del IPADE, los líderes deben comunicarles a los jóvenes porqué se hacen así las cosas, cuál es el beneficio y qué rol tienen ellos en la generación de ese beneficio. La buena noticia es que los Millennials se caracterizan por aprender rápidamente.

Para la gestión multigeneracional se requiere apertura y humildad de parte de los jóvenes, quienes deben estar dispuestos a escuchar el consejo de las generaciones más experimentadas.

Según la empresa 360 Talent, una consultoría boutique, nadie es imprescindible, tanto la Generación X como la Y suponen un escalón fundamental para entender el grupo anterior o posterior.

Diversidad, la palabra del momento

La diversidad, ya sea cultural, étnica o generacional, agrega mucho al modelo de negocio de cualquier empresa.

“Una empresa que trabaja con múltiples generaciones y tiene un departamento de Recursos Humanos moderno, funcional y capacitado seguramente va a crecer si sabe aprovechar lo mejor de cada una de esas personas” finaliza Sergio Morilo.

Relacionadas

Comentarios