HistoriasMicrositio

Felicidad, activo de alta rentabilidad para la empresa

La felicidad organizacional no es lo mismo que la felicidad en el trabajo, y los líderes deben comprenderlo para facilitar un ambiente de alto desempeño.

08-10-2015, 3:43:13 PM
Felicidad, activo de alta rentabilidad para la empresa
Héctor Meza, Director General de InfoSol

Mi sobrino Diego, que apenas tiene cuatro años de edad pero es bastante parlanchín, me sorprendió el fin de semana con una pregunta que, hasta ahora, aún me deja pensando en la respuesta. Lo tenía sujetado de mi mano mientras su mamá pagaba en la caja de un autoservicio, cuando me dijo: Héctor, ¿tú quieres ser feliz?. La pregunta me sorprendió y me dejó sin habla por unos instantes… “Si, supongo que sí, le contesté extrañado, no sólo porque esa pregunta viniera de un niño de cuatro años, sino además por la pregunta misma, ya que puede poner a cualquiera en un estado de reflexión… así he estado yo a ratos desde ese día.

¿A qué ser humano que se cuestione sobre si quiere ser feliz no responde afirmativamente? Creo que todos lo queremos, pero la misma pregunta nos lleva a cuestionarnos si de verdad esto es un deseo auténtico y si hacemos lo necesario para conseguirlo. ¿Te lo habías preguntado ya alguna vez?

También puedes leer: Infelicidad laboral, mal que ataca a 60% de mexicanos

La felicidad es una decisión o un estilo de vida cuya vivencia es una elección personal y que, de una u otra manera, genera un impacto positivo en nuestra salud física y mental, procurándonos bienestar, haciéndonos sentir bien y llevándonos a tener propósitos más elevados en los distintos ámbitos de nuestra vida.

Nancy, la mamá de Diego, sonrió cuando le dije la pregunta que él me había hecho; pues resulta que hace un par de días ella había estado hablando del tema con un amigo terapeuta y seguramente Diego había captado varios episodios de la conversación.

Lo trascendente para mí, fue que al hablar del tema con Nancy, salió a colación cómo los seres humanos somos capaces de ser mejores y hacer mejor todo lo que hacemos cuando nos sentimos felices. Incluso, hablamos sobre la denominada Ciencia de la Felicidad, que busca promover los beneficios de la felicidad tanto a nivel personal como profesional y en el éxito organizacional.

¿Cuál es la importancia del tema para las organizaciones, sobre todo hoy, cuando muchas de éstas buscan la manera de potenciar las habilidades y conocimientos de su capital intelectual para ser más competitivas en el actual entorno de negocios tan cambiante y exigente.

La felicidad organizacional

¿Habrías imaginado alguna vez estimular la felicidad de tus colaboradores para procurar su bienestar y potencializarla con el fin de mejorar el desempeño organizacional? La idea te podría sonar extraña y hasta un poco loca, pero es algo real con una investigación científica que la respalda y estudios que buscan demostrar su efectividad.

Por ejemplo, ¿sabías que según una encuesta de Gallup, los miembros de una organización donde se desarrolla una cultura de compromiso y se promueven altos niveles de bienestar, son 17% más propensos a tener un impacto significativo en su desempeño?

Los estudiosos del tema aseguran que las empresas con colaboradores más felices son más productivas, innovadoras y competitivas; por lo que bien podemos decir que la felicidad organizacional también es un asunto “redituable”. Sin embargo, ¿cómo implementar en una organización un modelo de negocio basado en la felicidad? Parece desafiante.

Primero que cualquier cosa, necesitas saber que la felicidad organizacional no es lo mismo que la felicidad en el trabajo, y muchos colaboradores suelen no diferenciarlas. La primera se refiere a la capacidad de una organización para generar las condiciones de trabajo que permitan el desarrollo de las fortalezas personales y grupales con el fin de alcanzar las metas de negocio. El segundo concepto, por su parte, es la percepción personal –y subjetiva- de cada colaborador acerca de su bienestar en el trabajo.

Ahora bien, ¿cómo generar la felicidad organizacional y capitalizarla en favor de los objetivos de negocio? Una buena guía es la que propone la Universidad de Harvard, quien mediante su curso “Mayor felicidad”, ofrece seis puntos a considerar para concebir una organización “feliz”.

1.- Recuerda que tú y tus colaboradores también son seres humanos

En el ámbito laboral, pocas veces nos permitimos expresar nuestras emociones. A veces nos sentimos molestos, estresados, decepcionados o inseguros; o bien, alegres o apasionados. Sin embargo, pocas personas nos atrevemos a manifestar lo que sentimos, quizá porque creemos que al hacerlo mostramos un lado débil que cuestiona nuestra posición de líder, experto o profesional.

Pero por el contrario, al aceptarlas como parte de nuestra naturaleza humana seremos capaces de dominarlas y utilizarlas a nuestro favor para lograr un mejor desempeño laboral.

2.- Encuentra placer y significado a tus actividades en la compañía

Tanto a nivel personal como laboral, debes buscar involucrarte en actividades que sean significativas y agradables para ti. Cuando esto no es posible, porque todos sabemos que no existen trabajos y puestos perfectos y en muchas ocasiones debemos realizar tareas que nos pueden parecer aburridas; necesitas buscar “potenciadores extras” que te permitan disfrutar tu trabajo y percibirlo como significativo, sean cual sean tus responsabilidades.

3.- Mantén una actitud positiva hacia tu trabajo

Salvo circunstancias extremas, tu nivel de bienestar y felicidad depende mucho de lo que sea tu foco de atención y de la interpretación que hagas de los acontecimientos externos. En todas las organizaciones se viven momentos de estrés, tensión y crisis, pero eso no significa que “todo se acabó”.

Por ejemplo, el fracaso en un proyecto para generar mayores ventas puede ser visto como un hecho catastrófico, o bien, como una oportunidad para innovar en la manera de captar nuevos clientes. Con una actitud positiva, tú puedes hacer la diferencia y contagiar a tu equipo de trabajo.

4.- Simplifica tus responsabilidades

Generalmente, cualquiera que sea tu posición laboral, estás muy ocupado tratando de liberar el mayor número de actividades en el menor tiempo posible; sin embargo, a veces la cantidad influye en la calidad, y comprometes tu bienestar laboral al tratar de demostrar que puedes hacer mucho en poco tiempo y con excelente calidad. Y no siempre todo esto es posible.

5.- La salud física impacta en tu desempeño laboral

Lo que haces a tu cuerpo influye en tu mente, así que ten cuidado con los excesos que pueden impactar en un menor rendimiento laboral. Sin duda que realizar ejercicio de forma regular, dormir adecuadamente y llevar una alimentación saludable son sugerencias básicas para todo buen ejecutivo.

6.- Agradece cada vez que sea posible, en especial a tus colaboradores

Agradecer todo lo que tienes y lo que te sucede, incluso las adversidades y fracasos, es también una forma de alcanzar un buen nivel de bienestar y felicidad. También agradece a quienes te rodean, en especial a tus colaboradores; que ellos a su vez agradecerán que tú tengas un gesto de este tipo con ellos, pues muestra que te interesan y te importa su contribución.

La felicidad tiene el poder de incrementar cada resultado positivo de negocios, desde más innovación y más ventas, hasta menos agotamiento y menos rotación de personal. Convertirse en una “empresa feliz” desde luego que no es fácil pues requiere de un trabajo conjunto entre tu organización y cada uno de tus colaboradores.

Una frase célebre de Mahatma Gandhi dice: “La felicidad se alcanza cuando, lo que uno piensa, lo que uno dice y lo que uno hace están en armonía”.

Sólo mediante un trabajo personal y de equipo es posible beneficiarse y hacer de la felicidad un activo de alta rentabilidad para el éxito de tu organización.

Relacionadas

Comentarios