HistoriasTecnología

Linchamiento digital: 7 reglas para frenar la tendencia

El escarnio público se ha convertido en una práctica tolerada y generada a todas las edades y niveles. El doxing y la pornovenganza son lo más usado. ¿Cómo detenerlo?

08-10-2015, 10:48:12 AM
Linchamiento digital: 7 reglas para frenar la tendencia
Eliesheva Ramos

Meses después del atentado terrorista en el maratón de Boston, que dejó cuatro muertos y decenas de heridos, una chica estadounidense creyó que era una buena idea disfrazarse de maratonista ensangrentada y herida; una vez cubierto su cuerpo de sangre y moretones falsos subió un selfie a las redes sociales. Momentos después se desató un alud de críticas que perturbó la vida de la jovencita como jamás hubiera imaginado.

Un caso más grave ocurrió en Hungría cuando una reportera de la cadena N1TV, llamada Petra Laszlo, fue grabada cuando pateaba a refugiados sirios. Esta mujer, además de recibir miles de comentarios de odio, ha sido atacada y amenazada de muerte.

En México los linchamientos digitales son muy populares; hace tiempo las hordas cibernéticas atacaron sin piedad a quien llamaron ‘Lady Profeco’, la hija del entonces titular de la Procuraduría Federal del Consumidor, Humberto Benítez Treviño, porque armó un escándalo cuando no le otorgaron la mesa que solicitaba en un restaurante.

Un caso más reciente lo protagonizaron dos jóvenes trabajadores de la tienda Maskota tras ser exhibidos en Facebook mientras maltrataban animales. Y también está la pareja de estudiantes de la Universidad Autónoma de Chihuahua que mantuvo relaciones sexuales en el campus.

Las redes sociales amplifican los efectos de los hechos

El ser humano históricamente ha discriminado, así que no es sorprendente que este tipo de comportamiento aparezca, corregido y aumentado, en las redes sociales. Internet permite el establecimiento de patrones, influenciadores y contextos en los que los usuarios generan contenidos discriminatorios, explicó Iván Pérez Vitela, director de Cultura por la No Discriminación de la Ciudad de México (COPRED).

La xenofobia, la discriminación y el racismo adquieren en la red características particulares y, sobre todo, perturbadoras, debido a la dificultad para legislarlas pues se corre el riesgo de atentar contra la libertad de expresión.

La esencia del linchamiento digital es compleja porque no se trata de agresiones sin sentido o al calor de una discusión; la gente que participa se erige como vigilante o juez porque considera que defiende una buena causa. Además existen niveles.

¿Quién no ha participado en una andanada de críticas e insultos en contra de su proveedor de cable o de telefonía? En ese caso no trascienden los insultos, pero se han registrado casos de suicidios o graves secuelas psicológicas en víctimas de esta práctica.

La periodista y escritora Rose Mary Espinosa, quien participó como panelista en el II Foro Internacional sobre la Violencia en Internet, manifestó su contrariedad ante la cultura del linchamiento digital pero se enfocó en dos de sus partes más oscuras: el doxing, que es la revelación de datos privados, y la pornovenganza, un fenómeno social que afecta principalmente a las mujeres.

La pornovenganza es la divulgación de contenido íntimo por parte de la expareja y ha tomado dimensiones tan impresionantes en México que existe un proyecto de decreto para legislarlo por iniciativa del partido Nueva Alianza.

“A partir de la exhibición de ese material sexual se observan decenas de comentarios de odio de los usuarios, quienes cosifican y degradan a la mujer por lo que hizo o por su aspecto físico. El asunto se convierte en un verdadero festín para los cibernautas”, lamentó Rose Mary Espinosa.

Los famosos, por supuesto, son linchados sin piedad. “La gente disfruta ver al poderoso caer; apenas lo vivimos con el cantante Cristian Castro, a quien se le calificó de pervertido y enfermo después de que su ex pareja reveló algunos de los gustos sexuales del artista” comentó la escritora.

Espinosa cree que con el linchamiento digital la gente expía sus culpas y proyecta sus fantasías. “El problema existe y debe ser explorado, sobre todo porque las redes sociales son el vehículo idóneo para que esas agresiones sean virales y destruyan vidas; urge trabajar desde diferentes frentes”.

Iván Pérez Vitela, director de COPRED, afirma que la discriminación es un fenómeno cultural que no puede combatirse con “coscorrones”.

“El ejercicio de la libertad de expresión es un ejercicio humano que debe tener límites y el Estado debe trabajar en marcos regulatorios, pero vivimos en una sociedad, así que COPRED pugna por la autorregulación de las redes sociales, pues el Estado no puede estar creando leyes que limiten la red, así que debemos generar una cultura antidiscriminatoria, que sea la propia gente la que detecte y rechace las expresiones de odio”.

¿Cómo frenar el linchamiento digital?

Pérez Vitela consideró que los usuarios tienen la capacidad de discernimiento y deben ejercerla.

1.- Entiende la importancia de internet

Jugamos a las redes sociales y no les damos su justa dimensión. Es importante analizar el tipo de información que compartimos y recordar que lo publicado no desaparece nunca.

2.- Crear conciencia en los más pequeños

Es fundamental que niños y jóvenes comprendan que detrás de cada perfil o follower existe una persona, así que cualquier discriminación, mofa o agresión en el ámbito virtual tiene repercusiones en la vida real de la víctima. La discriminación nunca es virtual, sus consecuencias son reales, reza un lema de Unicef.

3.- Mantener la calma

Es recomendable guardar silencio ante las provocaciones; actuar por impulso puede tener consecuencias desastrosas.

4.- Suspende el contacto con el victimario

Si recibes mensajes agresivos o discriminatorios corta la comunicación con esa persona.

5.- Recaba pruebas

Si tienes en mente actuar de manera legal e informar a la autoridad competente conserva los mensajes inadecuados.

6.- Crea una red de apoyo

No enfrentes solo un linchamiento o un acoso; pide ayuda a familiares y amigos, quienes además de reconfortarte podrán ofrecerte alternativas.

7.- Mantente informado

Un paso importante para ser un usuario responsable de las comunidades virtuales es conocer las condiciones de privacidad y las herramientas de las redes sociales así como interesarte en el marco legal de internet.

Radiografía de la discriminación

– La mayor parte de la discriminación en Internet y las redes sociales electrónicas se ejerce de forma sistemática: todos los días durante un monitoreo realizado por COPRED durante tres meses se encontró al menos un contenido nuevo discriminatorio.

El DF y su área conurbada se presentó como la zona que mayor discriminación practica. El 68 por ciento de los contenidos discriminatorios se generaron en dicho territorio.

. El dispositivo con el que más contenido discriminatorio se generó fue la PC,  seguido de las laptops  y los teléfonos celulares, y siempre en el horario de 08:00 a 20:00 horas, lo que indica que las personas que están en horarios de trabajo son más propensas a generar comentarios discriminatorios mientras que las personas en movimiento o tránsito lo hacen en menor medida.

– La red con más contenido discriminatorio fue Twitter, luego Youtube y después Facebook.

– Las redes sociales se convirtieron en tribunas públicas que señalan sobre qué, por qué y de qué forma se establece un debate directo o asociado a grupos vulnerables y temas discriminatorios.

– El grupo vulnerable más atacado fue el de los homosexuales.

– Los hombres son quienes más discriminan (56 por ciento) pero las mujeres no se quedan atrás (44 por ciento).

– Las redes sociales fue en donde más contenido discriminatorio se generó, seguido de canales de video y blogs.

– Eres lesbiana y eres puto/puta fueron los términos con mayor práctica discriminatoria.

– El 26 por ciento de la discriminación fue por grupo (preferencia política, religiosa, étnica, nacionalidad) 19 por ciento por género y 17 por ciento por preferencia sexual.

Relacionadas

Comentarios