'; Alto Nivel
HistoriasManagement

5 cambios de BBVA Bancomer para elevar su productividad

Ocupa el lugar 8 en el listado de las Great Place To Work 2015 y en México renovó sus instalaciones para generar una nueva experiencia de trabajo con sus colaboradores.

07-10-2015, 8:47:10 AM
Javier Rodríguez Labastida

Apenas este martes conocimos el ranking de las mejores empresas para trabajar 2015. De las 25 multinacionales que ocupan el listado, 23 están instaladas en México. Es decir, la magia de trabajar en un lugar donde existe equidad, donde el recurso humano es lo más importante y donde hay espacios de trabajo planeados para la productividad y la felicidad de los colaboradores, existe en nuestro país.

Una empresa que forma parte del listado es Grupo BBVA Bancomer, ocupa el lugar número 8 y en México está estrenando oficinas cuya planeación va más allá de adquirir un edificio  y adecuardo con muebles bonitos. El banco quiere renovar las experiencias de sus clientes y sus trabajadores.

Con este plan, el año pasado inició la remodelación de sus sucursales, y este 2015 lo cerrará con la ocupación de sus dos nuevas torres, que pretenden ser íconos arquitectónicos del Distrito Federal pero, sobre todo, generar un diálogo distinto con sus empleados para elevar la productividad, atendiendo a las tendencias en la gestión de capital humano, equidad y de edificios inteligentes. Descubre sus instalaciones viendo el video en esta nota

La primera torre que está ubicada sobre Paseo de la Reforma, tiene espacios abiertos para romper con los símbolos de status, lactarios, servicio médico, comedor saludable y hasta un programa de gamificación para hacer el trabajo divertido. Pero no sólo eso, a nivel arquitectónico también compite por ser una de las torres más altas del país junto a sus vecinas la Torre Reforma y Torre Mayor.

Te recomendamos leer: 4 valores que tienen las mejores empresas para trabajar

El segundo inmueble está a menos de cinco kilómetros de distancia, en Parques Polanco, ubicada sobre Mariano Escobedo, y es también una de las más altas de la zona. Ambos inmuebles albergarán para finales de año a más de 9,000 empleados que antes estaban distribuidos en distintas sedes.

Las torres están hechas por distintos despachos arquitectónicos, sin embargo, persiguen un mismo fin: dotar a los empleados de una nueva experiencia para generar una cultura laboral vanguardista y que les dé la oportunidad de tener mayores satisfacciones como parte de la empresa.

“Hemos logrado el primer objetivo que era que los empleados se sientan motivados, que vieran estos cambios con gusto y sorprenderlos. Iniciamos hace dos años y medio con las primeras ideas, y fue a partir de escuchar a los empleados y del trabajo de campo que se generó esta experiencia”, dice en entrevista Laura Sosa, directora de Cultura y Comunicación de Recursos Humanos del Grupo.

Te recomendamos leer: 15 drivers de una Great Place To Work

Una experiencia de cinco aristas

Laura Sosa tiene 22 años laborando en Bancomer, y en los últimos años, junto con otros directivos, observó la necesidad de un cambio en la personalidad de la empresa. Se planeó la construcción de nuevos edificios, que permitieran una nueva relación entre los empleados.

“Empezamos a diseñar como queríamos que fuera esta experiencia de trabajo (…) Desde el momento que se planearon los movimientos inmobiliarios también se planearon las iniciativas, servicios y experiencias que iban a vivir las personas en Bancomer”, dice.

“Nos dimos a la tarea de conocer primero cuál era nuestra experiencia de trabajo en la sede anterior, que era Centro Bancomer y otros edificios corporativos, y qué cambios en esa cultura queríamos provocar en nuestros nuevos edificios”, agrega Sosa.

Para ello hicieron focus groups y estudiaron el caso de otras empresas que se habían renovado, principalmente a través de recorridos en otros países. Una de las influencias más fuertes provino de empleados y candidatos más jóvenes, millennials principalmente.

A partir de ello desarrollaron la idea de las dos torres que permite un nuevo diálogo con los empleados a partir de cinco grandes áreas:

1.- La relación con la tecnología

Los empleados trabajan con nuevos equipos (celulares, tabletas) y una intranet cargada en dichos dispositivos. “Esto nos lleva no solamente a saber utilizar esas nuevas herramientas, sino a movernos en la organización y nos permite trabajar en cualquier parte, incluso afuera del edificio”.

Laura Sosa señala que este es justo el primer esquema que se rompe: los empleados son responsables de aprovechar las herramientas, y se les permite trabajar en cualquier lugar del edificio.

2.- Más espacios para el empleado

Son espacios abiertos, que rompen con los símbolos de estatus que había en el pasado, en donde los jefes están más cerca de sus equipos, se pueden reunir en cualquier momento, incluso sin necesidad de reservar una sala formal de juntas.

“Las salas de juntas no pertenecen a una persona, ni siquiera al jefe. Es un bien para todos y se utiliza el tiempo y en las condiciones que se requiere para hacer tu trabajo. Los espacios de trabajo son espacios limpios, que no llenamos de cosas, de fotografías, de objetos personales, que antes reducían el espacio de trabajo”, señala la directiva.

3.- Servicios de valor añadido

Son elementos que en el pasado no tenían y permiten a los empleados estar más cómodos, divertirse y promover su salud. “Los servicios de valor añadido tienen por objetivo, justamente, ayudar y contribuir para que mejore la calidad de vida del empleado, a ponerle todo en su mano”, asegura Aracely Posadas, directora de prestaciones y beneficios en Recursos Humanos.

Uno de los puntos más atractivos en este rubro es la implementación de once rutas para transportar a los empleados. El camión los recoge desde distintos puntos de la ciudad y sin costo alguno los lleva a tres de las sedes corporativas y los regresa a los puntos de origen.

En estos servicios, las torres también cuentan con regaderas, y promoverán eventos deportivos, algunas clases en Chapultepec, pueden llegar en bicicleta, y hacer ejercicio por su cuenta.

4.- Respeto al medio ambiente

La empresa instauró una política para que los empleadosimpriman menos, clasifiquen la basura, y no utilicen botes individuales.

“La idea es que emitas la menor cantidad de basura, pero si tienes que llevar algo, debes hacerlo de acuerdo a la clasificación que corresponda, apagar los equipos, y además es un edificio sustentable”, dice Laura Sosa.

5.- Calidad de vida

La empresa instauró iniciativas como horarios escalonados para que la gente pueda elegir qué horario le acomoda más, no solo desde su función o puesto, sino también de acuerdo a su dinámica familiar.

Esta prestación se concede siempre y cuando no altere los resultados que se esperan en su trabajo. La iniciativa permite que haya personas que entren a las 7:00, otras a las 10:30 horas.

Cambiar fue un largo proceso

El proceso de mudanza y adaptación de los empleados no ha sido sencillo, aunque los directivos aseguran que ha sido exitoso.

“Esta nueva experiencia de trabajo se comenzó a trabajar previo a la mudanza. Todas las personas que llegan ya saben cuál es esa nueva experiencia de trabajo. Ya tuvieron la información en un sitio web donde conocieron la zona, qué hay alrededor de la zona, cuáles son los servicios de valor añadido. En esa web también pueden canalizar alguna duda o reportar algún servicio que no esté funcionando”, dice Laura Sosa

La empresa diseñó una aplicación de uso interno para que los empleados puedan “jugar” a integrarse a la nueva experiencia laboral. A este proceso le llaman “gamificación”, una metodología de formación a través de la cual el juego es un componente esencial del método.

“Lo que tratamos de reforzar son esas nuevas conductas que el empleado tiene que hacer suyas en este cambio cultural a través de este método. Entonces, ellos viven una serie de misiones a través de las que adquieren puntos y al final se les otorga la ciudadanía net. Se les da su pasaporte net. ¿Qué es eso? El pasaporte que te acredita como ciudadano de la nueva experiencia de trabajo”.

La mudanza se realiza por etapas. Para finales de 2015, la empresa prevé haber migrado al total de su población laboral. De los 9 mil, la mitad ocupará Torre BBVA Bancomer, y la mitad la torre de Parques Polanco.

“¿Qué es lo que cuesta más trabajo? Que dejen de comer en sus lugares. No sé por qué tenemos la costumbre de comer todo el día. Es una de las conductas que tenemos que erradicar.

Otra conducta difícil de resolver es que hay áreas que generan mucho papel. La directiva explica que quitaron los botes de basura y dejaron uno por área, entonces siguen revisando cómo reducir la cantidad de papel. También están trabajando “en el uso de nuevos sistemas como reserva de salas o los elevadores, cosas que son nuevas”, señala Sosa.

Desde que los empleados ocupan su nuevo lugar, la empresa realiza un seguimiento sobre su satisfacción y qué tanto mejoró su productividad con las nuevas políticas laborales. Sosa aseguró que realizarán una evaluación en los siguientes meses para conocer las áreas de oportunidad y reforzar esta nueva metodología de trabajo.

¿Quieres conocer las instalaciones? Ve el video.

Relacionadas

Comentarios