HistoriasNegocios

Retos y desafíos económicos para el arranque de 2016

México necesita fortalecer sus finanzas públicas, la implementar las reformas estructurales e incentivar a la inversión productiva.

05-10-2015, 4:55:02 PM
Retos y desafíos económicos para el arranque de 2016
Marcos Martínez Gavica / Grupo Financiero Santander México

En los últimos tres años, la economía global ha registrado una moderada recuperación, después de haber sufrido una de las crisis más graves en 2008 y 2009. Algunos episodios localizados, como la situación en Grecia, constituían obstáculos específicos al positivo desempeño que, en general, se percibía. Sin embargo, en fechas recientes se han sentido algunos efectos colaterales, derivados precisamente de la recuperación, en especial en Estados Unidos. Otros acontecimientos ponen en entredicho el crecimiento de los mercados emergentes, entre los que se encuentra México, como los cuestionamientos sobre la economía china.

Más allá de la importancia de China para muchos países emergentes exportadores de materias primas y, en general, como un importante motor del crecimiento global, lo que ocurra en  Estados Unidos (su política monetaria y el rumbo de su economía) tendrá impactos relevantes sobre la economía mexicana.

No obstante las tasas de crecimiento inferiores a las esperadas inicialmente en los últimos tres años, México destaca por encima de muchos mercados emergentes, que enfrentan un escenario de recesión. La poca dependencia de las materias primas por parte de nuestro comercio exterior, la sincronía con una economía estadounidense en recuperación, así como el vigor mostrado por el sector servicios y el consumidor mexicano durante 2015, explican en gran medida este comportamiento diferenciado respecto de nuestros pares.

Sin embargo, las decisiones referentes al rumbo de la política monetaria en Estados Unidos en el corto plazo, así como la evolución de la industria petrolera nacional, constituyen factores que incidirán en el rumbo de nuestra economía.

La volatilidad que impera en los mercados ante la incertidumbre en torno al aumento de las tasas de interés en nuestro vecino del norte ya ha ocasionado una depreciación de nuestra moneda de alrededor de 27% respecto de 2014. Si bien aún no se registra una contaminación de precios por esta depreciación y la inflación se sitúa en niveles históricamente bajos, de continuar una volatilidad extrema en el tipo de cambio, los precios en nuestro país podrían verse afectados, así como los flujos de la inversión extranjera, en función de las decisiones que tomen las autoridades monetarias tanto en México como en Estados Unidos.

En este contexto tan complejo, las señales que envíen las autoridades financieras de nuestro país serán clave para diferenciarnos de otros países en condiciones más complejas. La fortaleza de las finanzas públicas, la atención a las difíciles condiciones del sector petrolero y su impacto sobre los ingresos del Estado, los incentivos a la inversión productiva y la implementación de las reformas estructurales son condiciones necesarias para que México transcurra con éxito y saque ventaja de las arduas condiciones que prevalecen a nivel global.

Tenemos frente a nosotros tiempos interesantes; está en nuestras manos tomar las mejores decisiones para seguir avanzando en la construcción de un país más próspero en el futuro.

Lee la opinión de los expertos en la edición de octubre y sigue la conversación en Twitter y Facebook.

Busca tu revista en los principales puntos de venta, suscríbete en línea o descarga la revista digital.

El autor es presidente ejecutivo y director general de Grupo Financiero Santander México. 

Relacionadas

Comentarios