HistoriasNegocios

México sobrevivirá a pesar de la situación mundial

Llevamos 30 años de crecimiento insatisfactorio y políticas que no reducen la pobreza, pero la inflación y las variables macroeconómicas están controladas.

05-10-2015, 2:05:46 PM
México sobrevivirá a pesar de la situación mundial
Sergio López Ayllón / CIDE

La desaceleración de la economía china, la caída de los precios del petróleo, el aumento de las tasas de interés en Estados Unidos y una economía global que no acaba de despegar –y que, al parecer, no lo hará en el corto plazo– inciden de manera negativa en las perspectivas de nuestro país.

Por otro lado, está el desánimo y la frustración de la población mexicana. Existen datos que indican que los ciudadanos tienen poca confianza en el gobierno y en lo que vendrá y, sin duda, estas condiciones ensombrecen aún más el panorama.

El problema central es que uno de nuestros grandes detonadores de crecimiento –la reforma energética– sufrirá el embate de los factores externos y probablemente se retrasará. Tendrán que adoptarse medidas difíciles, contener el gasto y, al mismo tiempo, adoptar estrategias para desarrollar y fortalecer el mercado interno. El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, ya señaló que no habrá modificaciones significativas en materia fiscal, pues la aritmética presupuestal no lo permite.

También puedes leer: Ronda Uno: CNH adjudica 3 de 5 contratos y cumple expectativas

Soy optimista de que lograremos salvar este bache de manera relativamente incruenta, si el gobierno se dedica a hacer más eficiente el gasto público y se alcanza un crecimiento de al menos 2% para el próximo año.

Existen ventanas de oportunidad. Hay muchos programas presupuestales que no tienen ningún sentido y que responden a intereses y clientelismo político. Habrá que reducirlos drásticamente para dejar espacios de maniobra y encaminar esos recursos hacia sectores críticos, como educación, infraestructura y salud.

La discusión del presupuesto también deberá orientarse a la generación de propuestas que permitan que el país realmente saque provecho de las reformas cuando este complejo ciclo termine, lo que podría ocurrir en dos o tres años.

También puedes leer: Presupuesto base cero, buena idea, muchos retos: HR

Una cuestión que me preocupa es que se postergue el proceso de desindexación del salario mínimo, el cual permitiría incrementarlo y ajustarlo gradualmente a las condiciones reales de productividad. No estoy a favor de un incremento al salario por decreto, aunque sostengo que está deprimido artificialmente por decreto.

Si podemos ajustar el salario mínimo gradualmente, sin duda mejoraría el poder adquisitivo de millones de mexicanos y esto tendría un efecto positivo sobre el mercado interno.

Quizás la parte alentadora del amargo trago económico por el que estamos pasando es que la visión del gobierno no es cortoplacista, sino que la apuesta se dirige hacia un horizonte más largo. Es cierto que llevamos 30 años de crecimiento insatisfactorio y de políticas sociales que no han permitido reducir la desigualdad y la pobreza, pero la inflación y las variables macroeconómicas están controladas.

En cuanto al tipo de cambio, creo que el próximo año andará sobre los 16 pesos por dólar. Las cosas siempre regresan a sus valores reales; sin embargo, debemos acostumbrarnos a mercados de alta volatilidad.

Lee la opinión de los expertos en la edición de octubre y sigue la conversación en Twitter y Facebook.

Busca tu revista en los principales puntos de venta, suscríbete en línea o descarga la revista digital.

El doctor Sergio López Ayllón es director general del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

 

Relacionadas

Comentarios