'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

5 consejos para enseñar finanzas a tus hijos

No esperes a que la educación financiera se incorpore a los programas de estudio de las escuelas. Comienza a inculcar en tus hijos la cultura financiera desde hoy.

05-10-2015, 12:43:14 PM
Claudia Cerezo

El caso de éxito de Shanghái

En la prueba PISA 2012, que por primera vez evaluó las competencias financieras de jóvenes de 15 años de edad de 18 países, los estudiantes de Shanghái obtuvieron una calificación media de 603 puntos, frente a 379 de Colombia, el país que salió peor en la evaluación. Los jóvenes shanghaineses no solo demostraron conocer y comprender los temas financieros, sino que podían aplicarlos en la toma de decisiones cotidianas y en la planeación de su futuro. México no participó en la medición de educación financiera.

Muchas de las preguntas se relacionaban estrechamente con destrezas como comprensión de lectura y competencia matemática. “Los jóvenes que salieron bien en matemáticas también tuvieron buen desempeño en educación financiera, lo mismo que quienes comprendieron problemas específicos; es decir, aquellos que mostraron un buen nivel de comprensión de lectura”, dice Adolfo Albo, director de Educación Financiera BBVA Bancomer, institución que patrocinó la prueba PISA en educación financiera.

¿Qué está haciendo bien Shanghái y podríamos copiarle? Primero, desde los años 70, las escuelas shanghainesas han ido incorporando la educación financiera de manera obligatoria en sus programas, de tal suerte que ya es una asignatura regular en primarias y secundarias. Además, el 20% de las secundarias han abierto cursos opcionales de finanzas para sus alumnos. Otra cuestión es que las escuelas identifican a estudiantes a los que les cuesta trabajo aprender y les proporcionan apoyo.

La clave está en involucrar a toda la familia

Del lado del hogar, los padres están muy involucrados en la educación de los hijos. La mayoría está al tanto de su desempeño en clase y de que hagan sus tareas. Muchos niños chinos dedican hasta 10 horas de estudio y tareas los domingos, mientras que los niños estadounidenses (al igual que muchísimos mexicanos) duermen hasta tarde o se la pasan en la computadora o  con videojuegos.

Otras investigaciones de-muestran que existe relación entre las competencias financieras y el contexto familiar económico y educativo; es decir, los niños cuyos padres tienen un nivel educativo alto y, además, poseen algún producto financiero tienen mayor cultura financiera. En la prueba PISA, los jóvenes estadounidenses con mejores resultados dijeron que tenían una cuenta bancaria.

Un factor que también influye es la toma de decisiones financieras. ¿Quién toma las decisiones que tienen que ver con el dinero? Según una encuesta del Banco Mundial, primero la mamá y después el papá. 

Albo dice que las mejores decisiones se toman en pareja o en familia, y que la forma en que se decide afecta la manera en que los niños comprenden las finanzas de su hogar. Por eso es determinante que ellos participen.

No esperes a que la educación financiera se incorpore a los programas de estudio de las escuelas. Comienza a inculcar en tus hijos la cultura financiera desde hoy. Existen muchas instituciones privadas que ofrecen talleres y programas gratuitos, como “Adelante con tu futuro” de BBVA Bancomer y “Saber cuenta” de Banamex.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) también dispone de guías que pueden descargarse del sitio web. Te servirán de punto de partida para transmitir buenos hábitos financieros a tus hijos.

A continuación encontrarás algunas recomendaciones de los expertos, que te ayudarán en esta tarea.

1. Enséñales matemáticas

En una investigación llevada a cabo en Estados Unidos se observó que los niños que tomaban cursos adicionales de matemáticas manejaban mejor temas como crédito, inversiones y deudas. De acuerdo con el estudio, la gente sin habilidades matemáticas es más emocional para gastar, ahorrar e invertir, y comete errores financieros importantes, como no entender qué tan rápido pueden acumularse los intereses de un crédito, por ejemplo.

También puedes leer: Alcanza tus metas: Cursos de finanzas personales

2. Platícales todo

La mayoría de los padres que hablan de temas financieros con sus hijos abordan cuestiones como ganar dinero, ahorro y gasto, pero no tratan temas sensibles, como las deudas familiares. Temen que este tipo de asuntos los angustien, pero mantenerlos en secreto les provoca mayor ansiedad. Lo peor de todo es que esta ansiedad puede durarles hasta la edad adulta. Los niños sin educación financiera pueden confundirse o perder el interés en cuestiones de administración del dinero o de tarjetas de crédito cuando son adultos.

En lugar de ocultar temas delicados, expertos como Juan Tallabs, socio fundador de Suspendde, una empresa que brinda asesoría para la reestructuración de deudas, recomiendan platicar con los niños, sin importar que los temas sean sensibles. Estas charlas podrían convertirse en buenas enseñanzas.

3. Háblales con franqueza

Los niños asocian con el dinero todas las cosas que puede resolver y las emociones que puede provocar. Si los padres no hablan con franqueza sobre el dinero, esas asociaciones podrían acumularse y hacer que los niños pongan el dinero como el centro de sus vidas y se vuelvan egoístas. Ten cuidado en no dar demasiado peso emocional al dinero, pues esto podría impedirles desarrollar buenas relaciones sociales que les ayuden a enfrentar problemas de una forma que el dinero no puede conseguir (como recibir apoyo emocional solidario).

Además, si los niños asocian el dinero con el poder, podrían verlo como una solución a todos sus problemas. Los niños tienen que hacerse conscientes de que no siempre tendrán dinero para comprar lo que quieran. Aunque al principio esto podría parecer frustrante, entenderlo les dará las herramientas para desarrollar ciertas cualidades, como tolerancia a la frustración.

4. Enséñales de manera permanente

Muchos padres cometen el error de inscribir a sus hijos en un curso para que ahí les enseñen todo en materia financiera. El problema de los conocimientos que se aprenden en una sola “sentada” es que su impacto no es duradero. Si quieres que los conocimientos permanezcan hasta que tu hijo sea adulto, la educación financiera debe ser habitual y estar relacionada con la vida diaria. Si vas a comprar un coche, por ejemplo, enseña a tu hijo todo el proceso de compra, desde que eliges el auto hasta que pagas la primera mensualidad. Haz lo mismo cuando elabores el presupuesto familiar o abras una cuenta.

También puedes leer: Educación financiera, la mejor herencia para los niños

5. Fomenta el hábito del ahorro

“Enseña a tus hijos a ahorrar a través del planteamiento de metas, en lugar de ahorrar por ahorrar o ahorrar lo que te sobra”, dice Fabiola Armendáriz, gerente de Contenidos en Educación Financiera Banamex. El ahorro debe tener un sentido, más allá de comprar algo que tu hijo desee. Por ejemplo, ahorrar para sus clases de música.

Las metas que impliquen retos tienen un sentido especial para los niños. Por ejemplo, les puedes pedir que cuiden su uniforme y útiles escolares. El dinero que se ahorre al no tener que reponer cosas podría destinarse para las vacaciones de verano, y el niño habrá aprendido a hacer un buen uso de sus recursos. También se les puede pedir ahorrar en especie, como ahorrar agua o luz.

Fabiola recomienda que los niños pequeños ahorren en alcancías elaboradas por ellos mismos, escriban su meta en una hoja de papel y la coloquen cerca de la alcancía para que la recuerden. Para los niños más grandes, las cuentas de ahorro son ideales. Los padres pueden ayudarlos a dar seguimiento a sus ahorros, mostrándoles sus estados de cuenta y resolviendo sus dudas.

También hay que enseñar a los niños que el dinero no es para dejarlo enterrado, así que debe invertirse. La Secretaría de Hacienda pone a disposición de los niños y sus papás Cetes Directo Niños, una herramienta para que comiencen a invertir, a partir de 100 pesos.

También puedes leer: Claves para empezar a ahorrar y luego a invertir

Acércate a instituciones como Educación Finaciera BBVA Bancomer, Educación Financiera Banamex o el Museo Interactivo de Economía, y obtén más información.

Relacionadas

Comentarios