HistoriasNegocios

Ojeada a un horizonte incierto en México para 2016

Lo sustantivo del flamante paquete fiscal federal para 2016 es: menos gasto, más recaudación y más deuda.

01-10-2015, 3:35:54 PM
Ojeada a un horizonte incierto en México para 2016
Everardo Elizondo / EGADE

El público tiene la impresión de que cada vez que se revisan los pronósticos sobre la economía mexicana, sean privados o sean oficiales, se vuelven menos optimistas. Los más recientes indican una reducción de la expectativa de crecimiento del PIB real, tanto para 2015 como para 2016.

También señalan un aumento de la estimación del tipo de cambio para diciembre de los dos años. Tales cambios son razonables, dado el deterioro del marco internacional. Como quiera, me temo que probarán ser, otra vez, un tanto “rosas”. Aquí presento brevemente las conjeturas que sirven de base a dicho juicio.

1. La economía de Estados Unidos…

Tiene ya 20 trimestres de crecimiento continuo, pero la expansión posterior a la Gran Recesión ha sido, como se sabe, menos vigorosa que las recuperaciones históricas estándar. Los (muchos) críticos de la política económica argumentan que ello se ha derivado de la ausencia de una reforma tributaria impulsora de la inversión, de la falta de un proceso radical desregulador y de la incertidumbre asociada a los titubeos de la Fed en la normalización de su política monetaria.

Ninguno de esos factores cambiará para bien en el futuro inmediato. En consecuencia, es posible esperar para México el mantenimiento, pero no la vigorización, de la principal “fuerza de arrastre” de su actividad económica en el pasado: las exportaciones de manufacturas.

2. La desaceleración de la economía de China…

Ha provocado un sobresalto en el panorama mundial. Su origen puede atribuirse a diversas causas, pero la más importante es de naturaleza estructural: el modelo se fincó, en parte, en un boom crediticio que, como siempre, generó distorsiones insostenibles, manifestadas con claridad, por ejemplo, en la hipertrofia del sector inmobiliario. El gobierno chino respondió al reto con una política cambiaria y monetaria “estimulante”, que moderó los síntomas del problema, pero solo pospuso su verdadera solución.

China continuará siendo motivo de inquietudes recurrentes en los mercados internacionales de bienes y de capitales. No será el entorno más propicio para el crecimiento de México.

3. A lo largo de los 20 años más recientes, el PIB real de México…

Ha crecido a una tasa promedio anual de apenas 2.6%. Es razonable emplear ese cifra como referencia para una proyección de 2016. No creo que la cifra definitiva vaya a ser muy distinta.

4. Un elemento adicional es la combinación de la caída del precio del petróleo…

La depreciación del peso y el alza de las tasas de interés (externas e internas), el cual ejerce una presión negativa en las finanzas públicas. De cara a ello, no hay más que tres formas de ajuste: menos gasto, más recaudación y más deuda. A simple vista, eso es lo sustantivo del flamante paquete fiscal federal para 2016.

Quizá sea oportuno terminar con una “receta” obvia para dinamizar el desarrollo económico: un gasto gubernamental austero y eficiente, una dosis de menos y mejores gravámenes, y una canalización del ahorro interno (y externo) en mayor proporción a la inversión privada.

Vale recordar que el sector público absorbe, de una manera u otra, recursos financieros equivalentes a cerca del 5% del PIB, en contraste con menos de 3% que recibe el sector privado no financiero. Tales proporciones no corresponden a la importancia relativa de los sectores en la actividad productiva.

El doctor Everardo Elizondo fue subgobernador del Banco de México y actualmente es profesor de la Escuela de Graduados en Administración y Dirección de Empresas (EGADE) del Tecnológico de Monterrey.

Relacionadas

Comentarios