'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Qué factores definirán la perspectiva económica

Las perspectivas para el año lucen positivas, y México tiene la oportunidad para crecer más que otros países en desarrollo y de América Latina.

01-10-2015, 2:07:38 PM
Qué factores definirán la perspectiva económica
Alberto Gómez Alcalá / Grupo Financiero Banamex

Las perspectivas de México para el año próximo son positivas: la economía se acelerará moderadamente, preservando la estabilidad macroeconómica y financiera, y con avances en la implementación de las reformas. En un entorno global retador, México crecerá más que la mayoría de los grandes países, tanto desarrollados como en desarrollo, en claro contraste con el estancamiento de Latinoamérica.

Somos de los pocos países emergentes en cuyo modelo no se observan fisuras relacionadas con el nuevo contexto: se perciben grandes problemas para los países dependientes de China y de los altos precios de los commodities, o con un déficit externo que requiera excesivo nivel de liquidez y apetito por el riesgo para financiarlo.

En el actual entorno global se han intensificado los riesgos a la baja sobre el crecimiento. De hecho, un inicio de normalización ordenado de la política monetaria de la Fed ya no representa el único catalizador de una menor turbulencia financiera. El debate ahora versa sobre la posibilidad de un menor crecimiento mundial provocado por China y agravado por los problemas idiosincráticos de muchos países en desarrollo. En un escenario así, el mundo se encontraría con limitado margen de maniobra en términos de política económica.

Si bien México no depende mucho de China, el impacto potencial indirecto vendría de los canales financieros, su posible ganancia en competitividad en el mercado estadounidense y a través de los posibles efectos sobre la economía americana.

En el escenario central, lo más importante del alza en las tasas de interés por parte de la Fed no era cuándo se realizará su primer movimiento, sino que el proceso de alzas subsecuentes será excepcionalmente gradual.

Las exportaciones manufactureras tendrán mayor dinamismo en 2016, no solo basadas en el repunte del crecimiento estadounidense, sino también en la competitividad de la manufactura mexicana. Adicionalmente, habrá mayores entradas de capitales al país, ligadas a las reformas estructurales, aunque serán moderadas. El precio del petróleo no se recuperará el próximo año.

En el ámbito del mercado interno, la política monetaria seguirá laxa, aunque en menor medida, pues el Banco de México seguirá a la Fed en sus movimientos de alzas. En este contexto deberá mantenerse el exitoso control de la inflación (anticipamos una inflación por debajo del 4% para 2016), sobre todo porque el peso no se revaluará por debajo de los 16 pesos por dólar.

Por su lado, la política fiscal no podrá darle un impulso adicional al crecimiento local, ya que su margen de maniobra se ha reducido: hay conciencia en el gobierno de la necesidad de fortalecer la disciplina fiscal, como lo mostró el paquete aprobado por el Congreso.

Dentro del mercado interno destaca la dinámica del consumo local, a lo cual ha coadyuvado el buen desarrollo del mercado laboral formal y las remesas. Es, sobre todo, la inversión la que repuntará en mayor medida en el 2016, con una consolidación del sector de la construcción y el buen dinamismo de la compra de maquinaria y equipo. Destaca el apoyo del crédito bancario, que seguirá desarrollándose por arriba del crecimiento de la economía, más de tres veces el avance real del PIB.

Alberto Gómez Alcalá es director corporativo de Asuntos Institucionales, Estudios Económicos y Comunicación de Grupo Financiero Banamex.

Relacionadas

Comentarios