'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Inversionista, ¿cómo administrar la volatilidad?

Los inversionistas siguen tratando de entender cómo administrar algo que no hemos visto en mucho tiempo. ¿Comprar volatilidad? Un riesgo para atender.

30-09-2015, 10:33:50 AM
Inversionista, ¿cómo administrar la volatilidad?
Russ Koesterich, Director Administrativo, Estratega Principal de Inversiones Globales de BlackRock y para iShares de BlackRock

Las acciones luchan nuevamente. Acumularon más perdidas la semana pasada en medio de fuertes giros diarios. El índice Nasdaq Composite, compuesto mayoritariamente por empresas tecnológicas, registró el peor desempeño al caer un 2.92 % y cerrar la semana en 4,686. A su vez, el índice S&P 500 cayó un 1.38 % y cerró en 1,931, y el índice Dow Jones Industrial Average disminuyó un 0.43 % y cerró en 16,314. Mientras tanto, la rentabilidad de las letras del Tesoro a 10 años subió del 2.13% al 2.16% mientras bajó a su vez el precio.

Lo que cambió la semana pasada, a diferencia de la mayoría de los últimos meses, fue que los mercados tuvieron que lidiar principalmente con problemas específicos de acciones y sectores individuales.

En general, los inversionistas deben esperar que continúe el entorno actual de gran volatilidad, sin importar la causa.

Problemas específicos de ciertos sectores

La semana pasada, los datos económicos fueron mixtos. Hubo un informe débil del índice Chicago Fed National Activity Index y pocas ventas de viviendas existentes. Sin embargo, las revisiones del producto interno bruto durante el segundo trimestre fueron positivas. Si bien todo esto influyó en los contratiempos del mercado, los verdaderos catalizadores se dieron a nivel industrial.

Las acciones de biotecnología cotizaron en baja cerca de sus niveles más bajos de agosto, acercándose al territorio del mercado bajista, luego de un tuit de Hillary Clinton que hizo surgir el espectro de los controles de precio en el sector de la biotecnología.

En Europa, sobre todo en los fabricantes de automóviles, las acciones sufrieron un revés luego del escándalo de Volkswagen relacionado con el engaño sobre las emisiones. Por último, Caterpillar, indicador del sector industrial, bajó sus expectativas de ingresos y anunció un recorte de 10,000 empleos, lo que colocó a compañías estadounidenses del sector industrial bajo presión.

Los bonos también perdieron terreno la semana pasada. Antes de un discurso de la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, del jueves 17, las letras del Tesoro a 10 años cotizaron en baja al 2.12 %, su nivel más bajo en un mes, y también cayó la rentabilidad de los bonos en Alemania, Italia y Japón.

La baja en los rendimientos se vio impulsada principalmente por una nueva caída en las expectativas respecto de la inflación, con una nueva baja en las tasas de equilibrio a 10 años por debajo del 1.50%. Salvo por una pequeña caída a fines de agosto, nos encontramos en el más bajo nivel de expectativas respecto de la inflación estadounidense en más de cinco años.

Esto es más bien sorprendente debido a la recuperación relativa de la economía estadounidense. Sin embargo, es posible que parte de la explicación de esta caída sea que la disminución del precio del petróleo crudo esté influenciando por demás a los inversionistas. Los rendimientos repuntaron efectivamente el viernes luego del discurso de la presidenta Yellen, donde sugirió que es posible que la Reserva Federal suba las tasas antes de fin de año.

Administración de la volatilidad

Las pérdidas de la semana pasada demostraron cómo ha cambiado el entorno de inversión. Los inversionistas siguen tratando de entender cómo administrar algo que no hemos visto en mucho tiempo: un régimen de volatilidad por encima del promedio. La semana pasada, por ejemplo, un documento negociado en bolsa que les permite a los inversionistas “comprar” volatilidad experimentó sus flujos más fuertes desde la primavera del 2013. Un riesgo al que los inversionistas deben estar atentos esta semana apunta a Washington.

El Congreso debe aprobar hoy una resolución continua para seguir financiando al gobierno y evitar otro cierre. Si bien nuestra perspectiva no involucra un cierre del gobierno a corto plazo, aumentó la incertidumbre política de EU el viernes después de que el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, anunciara que renunciará al Congreso a fines de octubre.

Consideramos que la combinación de un crecimiento mundial lento, la incertidumbre relacionada con el camino que tomará la Reserva Federal y las condiciones menos favorables del mercado crediticio sugiere que es muy probable que continúe este periodo de volatilidad creciente. En vez de tratar de calcular cada variación, es posible que les convenga más a los inversionistas controlar los riesgos inherentes de sus carteras.

Mientras las acciones de valor se encuentran en peligro si continúan cayendo las predicciones de crecimiento económico, las compañías que se benefician con el impulso se ven expuestas a mayores picos de volatilidad, un factor que ha contribuido al reciente desempeño inferior de la biotecnología. En cambio, las acciones conocidas como acciones de calidad, que generalmente tienen un buen rendimiento del capital y baja deuda, cuentan con más apoyo en caso de que la volatilidad permanezca alta.

El autor es Director Administrativo, Estratega Principal de Inversiones Globales de BlackRock y para iShares de BlackRock

Relacionadas

Comentarios