'; Alto Nivel
HistoriasManagement

Usa el Team Building para unir experiencia y juventud

Gestionar la diversidad generacional no se logra con una mera actividad de integración, exige definición de objetivos, administración de talentos y constancia.

28-09-2015, 2:26:26 AM
Usa el Team Building para unir experiencia y juventud
Erick Zúñiga

La multigeneracionalidad es una realidad a la que se enfrentan cada día más las empresas y son muchos los retos que implica la gestión de diversas generaciones, con personas de diferentes edades y por tanto de habilidades y capacidades variadas. Y el llamado Team Building es una herramienta que permite hacer frente a esto, sin embargo, las empresas cometen regularmente un error: pensar que solo se trata de actividades de integración.

Es común que ante problemas de integración o clima laboral, las compañías piensen que enviar a sus colaboradores a actividades o juegos al aire libre resolverá los conflictos o problemáticas del día a día, pero no es así, la diversidad generacional no se gestiona en un fin de semana y las diferencias entre individuos no se arreglan solo al compartir unas horas de relajación.

Por ello, el Team Building debe verse más como una herramienta para consolidar equipos de alto desempeño, que como una actividad recreativa y de integración cuyos efectos dura unos cuantos días si no se le da el seguimiento adecuado.

“Sí se logra integración con esos eventos, se establecen vínculos más estrechos con todos los beneficios que eso conlleva, pero esto no necesariamente genera equipos de trabajo más efectivos y menos si no se trabaja día a día en crear equipos”, apunta Eduardo Lan, coach y director de Metodología de Mesa Consultores.

Todos para uno…

Una actividad de Team Building debe mostrarle a la empresa que se pueden aprovechar todos los talentos y cómo se puede sacar lo mejor de cada miembro para fortalecer al equipo, sin importar la diferencia generacional, y lograr que se alcancen las metas.

“Los equipos siempre se enfrentan con la situación de cómo hacer que la diversidad sume. Durante las actividades de integración con gente de diferente generación normalmente se dan situaciones de falta de entendimiento y comunicación, lo mismo pasa en día a día laboral”, señala Yomtov Iskenazi, socio y director creativo de Ludicorp, en entrevista con AltoNivel.com.mx.

A partir de un juego o una experiencia, el Team Building hace que todos los miembros del equipo den lo mejor de sí y se aproveche el recurso y el talento humano; además de que en un ambiente seguro y un espacio de juego cada uno pueda hablar de qué es lo que está sucediendo en el grupo, cómo se sienten con eso y sobre todo como pueden mejorar.

“Al sacar a las personas de su contexto diario se les da una oportunidad de aprender y conocer mejor al otro, de quitarse etiquetas, jerarquías, prejuicios… Esto enriquece el valor de la integración y la cooperación. Al ser iguales y buscar objetivos similares pueden trabajar mejor de manera conjunta y apoyarse unos a otros”, menciona Iskenazi.

Porque cuando las personas ven a alguien diferente tienen un bloqueo y etiquetan a ese individuo: si es joven no sabe nada, si es de mayor edad tiene ideas anticuadas, etcétera… Pero cuando las organizaciones logran hacer una mezcla perfecta entre gente con mucha experiencia y jóvenes con mucha energía y mentalidad innovadora, está aprovechando todos esos recursos para tener grandes éxitos.

“Su propósito es generar un equipo de trabajo, y antes de eso la empresa y sus ejecutivos deben tener en claro que esto ayudará a alcanzar los objetivos empresariales, pero que no se forma por sí solo”, señala Lan.

La clave está, señalan los expertos, en la apertura de escuchar al otro y en la empatía, en reconocerlo como valioso, cuando no se etiqueta ni prejuzga se pueden aprovechar sus diferentes capacidades y habilidades, y esto es algo que aplica no sólo en los equipos multigeneracionales, sino en todos.

Sigue y sigue

Sin embargo, los resultados sólo se obtienen cuando sé es constante y existe un compromiso real por parte de empresa a dar seguimiento a lo que está invirtiendo, pues los integrantes del equipo no solo se llevan un rato de diversión, sino también un gran aprendizaje y se dan cuenta de muchos aspectos de su vida laboral.

Pero esto se enfrenta al efecto champagne y la efervescencia se va diluyendo poco a poco y todo vuelve a la normalidad, porque así funciona el ser humano y le es más fácil seguir haciendo las cosas que conoce y mantenerse en su zona de confort.

Por otro lado, si se entiende y utiliza al Team Building como un detonador de cambio se pueden obtener grandes resultados, debido a que los miembros del equipo se dan cuenta de muchas áreas de oportunidad, fortalezas y debilidades, además de que generan un sentido de logro.

“Si un equipo se convence de que le conviene y necesita trabajar en equipo es cuando lograrán sus mejores resultados”, apunta Iskenazi.

Y darle seguimiento a los descubrimientos obtenido en una actividad de Team Building no quiere decir que se repita esa actividad cada semana o mes, sino entender esas enseñanzas y seguir fortaleciendo al equipo continuamente, es decir, darle dosis constantes al equipo para irlo fortaleciendo.

Un error común que cometen las empresas es colocar a las personas a trabajar juntas y a realizar una actividad juntas, aunque en ocasiones esto ni siquiera está claro; por ello se dan resultados no deseados: porque un equipo no se conforma solo con ponerlas a trabajar juntas, sino al generar todos los días ese sentido de trabajo en equipo, destaca el experto de Mesa Consultores.

Relacionadas

Comentarios