'; Alto Nivel
HistoriasManagement

8 mitos que debes superar si quieres ser coach

¿El coaching es sólo para unos cuantos? ¿Es caro? ¿Te volverá millonario? Un especialista responde estas preguntas sobre esta creciente profesión.

28-09-2015, 2:16:06 AM
8 mitos que debes superar si quieres ser coach
Erick Zúñiga

A lo largo de la historia, el avance tecnológico no es lo único que ha derivado en la creación y demanda de nuevas profesiones y oficios; también el propio desarrollo del ser humano ha propiciado la aparición de nuevos profesionales para hacer frente a sus crecientes necesidades.

En ese sentido, el coach es una de esas “nuevas” profesiones, pues si bien desde hace décadas ha sido una ocupación, hasta hace poco es reconocida como una profesión que gana más popularidad, respeto y apreciación, no solo entre la gente, sino también entre las empresas.

Por eso no extraña que en EU, la mayor economía del mundo, existan 46 coaches por cada millón de habitantes, de acuerdo con el estudio de la International Coach Federation (ICF), y si éste es el tercer país más poblado del mundo con más de 319 millones de personas, se puede ver que el coaching gana cada vez más presencia.

Te recomendamos leer: Lo que debes saber sobre el coaching

Pero, ¿es sencillo ser coach? ¿Qué se necesita? ¿Requiere estudios o habilidades específicas para ello? ¿Toma mucho tiempo y dinero convertirte en coach profesional? ¿En verdad es una oportunidad en un contexto laboral como el actual?

Para contestar a estas preguntas entrevistamos a Humberto Corona Vázquez, presidente del Capítulo México de la ICF, para explicarnos los mitos y realidades sobre convertirse en coach profesional, ahora que también los líderes quieren ser coaches:

Mito #1: Solo unos cuantos pueden ser coaches

Ver a reconocidos y exitosos coaches hace pensar que solo unos cuentos tienen la habilidad para convertirse en profesionales del coaching, sin embargo, transformarse en coach no requiere de un estudio previo como una licenciatura o una maestría, ni siquiera tener una edad específica, sino solo de interés por lograrlo y algunas capacidades básicas como el espíritu de servicio o saber escuchar.

“Hay coaches muy jóvenes que son muy buenos, así como adultos que a pesar de tener otra formación o estudios profesionales logran destacar. El coaching no está limitado por la edad, el género o los conocimientos y experiencias previas de la persona, sino por su interés y compromiso”.

También puedes leer: 33 motivos para tomar una sesión de coaching

Mito #2: Toma poco tiempo tiempo

Para el experto y también coach, el tiempo que tarda una persona en estudiar y lograr la certificación para ser un profesional en esta área depende de las horas que le dedique. Aunque en promedio, toma de uno a dos años formarse como un buen coach.

A su parecer, quien lo estudia de tiempo completo podría terminar sus estudios en seis meses, es decir, ser un coach egresado; y conseguir su acreditación medio año después.

“Hay que tener cuidado con los cursos que dicen que en un fin de semana ya eres coach. Son escuelas no acreditadas, y obviamente no es posible ser un buen coach en tan poco tiempo”.

Mito #3: Es caro estudiar coaching

Es común pensar que al no estar ofertada como licenciatura en alguna universidad o institución pública, se tenga que recurrir exclusivamente a la iniciativa privada y por tanto su precio sea elevado.

Sin embargo, Humberto Corona señala que el costo de estudiar esta carrera es variable y depende de la escuela, pero estima que el valor sea de entre 60 y 70 mil pesos por toda la carrera.

También puedes leer: Cinco gurús mexicanos del coaching

Mito #4: Necesitas saber inglés

A pesar de que gran parte de los conocimientos, teorías y tendencias se escriben en este idioma, el experto considera que el inglés no es indispensable para estudiar coaching.

Señala que solo podría ser indispensable para quienes desean ofrecer sus servicios en otro país o a empresas globales.

“Más que el inglés hay ciertas habilidades básicas que son más importantes, como el espíritu de servicio o la capacidad de escucha. Si la persona cuenta con ellas se le facilitará el estudio”.

Mito #5: Te hará millonario

Como todas las profesiones, tu remuneración o rentabilidad dependerá del mercado en el que te encuentres, y el coaching no es la excepción. Seguramente has escuchado sobre coaches que ganan millones de dólares al año, esto en parte se explica a que no se gana lo mismo dando coaching a un CEO de una empresa multinacional, que a a un gerente de una empresa mediana.

ICF realizó un estudio en Latinoamérica y reveló que los ingresos anuales de un coach van en promedio de los 180 mil a 480 mil pesos, es decir, entre 15 mil y 40 mil al mes.

“No es para hacerse rico pero es un sueldo razonable, y hay personas que lo combinan con otras actividades como capacitación o asesoría”.

Te puede interesar: ¿Qué debes saber antes de contratar a un coach?

Mito #6: Solo para mujeres

En realidad, el coaching no está perfilado hacia uno u otro género, y tanto hay mujeres como hombres que han encontrado en él una interesante profesión y fuente de ingresos. Sin embargo, son las mujeres las que más se interesan en esta disciplina.

De acuerdo con un estudio global de ICF en 2012, dos de cada tres coaches son mujeres. ¿La razón? El especialista explica que muchas vienen del área de psicología y en esta rama se da la misma relación, y esto se da porque muchas psicólogas estudian coaching como una evolución para su trabajo y carrera.

También se puede explicar, añade, a que es una carrera muy flexible y las mujeres buscan esta flexibilidad que no las obligue a estar en una oficina durante 8 horas.

“Una tercera razón es que las mujeres son más sensibles para tocar las emociones, acercarse más a la persona, tiene mejor capacidad de escucha, intuición… son buenas coaches”, señala.

También puedes leer: Usa el coaching de vida para sacar tu máximo potencial

Mito #7: Tu trabajo es resolver problemas

Se suele pensar que el coach puede resolver los problemas de la empresa o de la persona, o que puede dar consejos y asesorías sobre lo que se debe de hacer, pero esto es lo menos que hacer un coach, ya que su función es la de facilitar un proceso.

De inicio, el coaching parte de la idea de que el cliente es un ser completo y tiene las habilidades y las respuestas a sus problemas, y lo que hace el coach es facilitar que la persona o empresa llegue a conclusiones y tome las acciones que deba tomar por iniciativa propia, y el coach lo acompaña para que dé los resultados que está esperando de sí mismo.

“A diferencia del coach deportivo que sí lo hace, el coaching empresarial o de vida no da soluciones ni reglas, tampoco dice al otro lo que tiene que hacer para cambiar las cosas”.

Mito #8: Serás un terapeuta más

Corona señala que el coaching da resultados en menor tiempo que la terapia, y la razón principal es que el coach no parte de una posición jerárquica ni con la idea de que lo va a “curar”. Otra razón importante es que se trata de una alianza entre coach y cliente.

“Hay un poder muy fuerte cuando a través del coach, el cliente encuentra sus propias soluciones, hay mucha más energía para hacer un cambio en la vida si uno mismo encuentra la solución, contra lo que un terapeuta diga que se tiene o no que hacer. Con el coaching la probabilidad de cambio es mucho mayor”.

Relacionadas

Comentarios