HistoriasNegocios

Banxico estará en pausa en 2015, nos vemos en enero

BofAML prevé que dada la inflación, incluso si la Fed aumenta su tasa, la primer alza de Banxico ocurrirá en enero de 2016.

24-09-2015, 1:30:52 PM
Banxico estará en pausa en 2015, nos vemos en enero
Carlos Capistrán, Economista en Jefe para México Bank of America

Banxico tiene espacio para esperar a elevar la tasa de referencia, debido a que la inflación está por debajo del 3%, con la inflación subyacente en 2.3%, a pesar de la depreciación del peso mexicano de más de 25% en lo que va del año.

Banxico ha mantenido su objetivo de tasas de interés en 3%, como se esperaba; esto es como lo preveía el consenso después de que la Fed permaneció en pausa en su reunión del 17 de septiembre. Hacemos esta distinción porque un par de semanas atrás, el consenso estaba esperando un aumento de 25 puntos básicos en la reunión de septiembre. Nuestra visión es que el consenso cree que Banxico está en modo piloto automático, solamente esperando a que la Fed incremente sus tasas.

Banxico es un banco central con objetivos de inflación

No estamos de acuerdo con la visión de que Banxico únicamente está esperando a la Fed. La política monetaria en Estados Unidos es un determinante para la política monetaria en México, sin embargo no es el único determinante, y en nuestra opinión, ni siquiera es el más importante.

Banxico es un banco central con un objetivo único: mantener la inflación en 3%, con una banda de variabilidad de más o menos 1%. Las decisiones de la Fed son importantes para Banxico en la medida en que afectan las expectativas de inflación.

Con la inflación baja no hay una razón suficientemente fuerte para incrementar las tasas

La inflación se encuentra en 2.59% (hasta agosto), y ha estado cayendo por cinco meses. Sin embargo, prevemos que la inflación alcanzará el 3.5% para finales de 2016, en parte como resultado de cierto traspaso por parte de la depreciación del tipo de cambio, una buena parte del incremento constituirá un cambio en los precios relativos, más que un alza generalizada y sostenida en los precios.

Las expectativas de inflación a mediano plazo no han incrementado con la depreciación del peso. Banxico prevé que la inflación cierre en 3% en 2016 y no ve un deterioro en la balanza de riesgos para la inflación desde julio, a pesar de que el peso mexicano se depreció entre las reuniones de Banxico.

Con este ambiente de inflación, no vemos el caso para que Banxico incremente sus tasas, aun cuando la Fed lo hiciera.

El crecimiento mejoró, pero sigue frágil

La economía se aceleró ligeramente en el segundo trimestre, comparado con el primero, sin embargo el crecimiento permanece lento y desigual a través de los distintos sectores. Para Banxico, esto implica que no existen presiones de demanda sobre los precios, y que la política monetaria podría apoyar el crecimiento. Banxico no ve cambios para la balanza de riesgos para el crecimiento desde la reunión de julio.

Adicionalmente, la consolidación fiscal en la propuesta de presupuesto para 2016 da a Banxico espacio para mantenerse en pausa, ya que mejora la postura macroeconómica del país y reduce las posibilidades de presiones de la demanda sobre los precios para el próximo año.

Banxico y la Reserva Federal

El pronóstico de nuestros economistas de Estados Unidos para la Fed, es que aumentará sus tasas en 25 puntos básicos en diciembre, y luego en 100 puntos básicos durante 2016.

Banxico tendrá presión para incrementar sus tasas en el momento en que la Fed lo haga. Sin embargo, la inflación (y las expectativas de inflación) y el crecimiento del PIB en México, en ese orden, determinarán si Banxico seguirá a la Fed de manera inmediata o si esperará unos meses para aumentar sus tasas.

Para la inflación, el impacto del movimiento de la Fed en el peso mexicano es lo que más importa. Si por las fechas en que la Fed anuncie su primer alza, el peso se deprecia bruscamente y si esto contamina las expectativas de inflación, entonces Banxico podría aumentar con la Fed. Sin embargo, desde nuestra perspectiva, esto no es automático, ya que depende de la inflación y de las expectativas inflacionarias.

El otro canal por medio del cual la Fed impacta la política en México es a través de la volatilidad financiera, sin embargo creemos que es mejor lidiar con esto por medio de la intervención en los tipos de cambio (basado en reglas), que con la tasa de interés, por lo menos mientras la inflación se mantiene baja.

La función de reacción de Banxico

Banxico es claro en su comunicado de que está vigilando cuidadosamente todos los determinantes de la inflación y de las expectativas inflacionarias, particularmente: el traspaso del tipo de cambio; la postura monetaria relativa entre Estados Unidos y México; y la dinámica del grado de holgura en la economía, en ese orden.

Prevemos que Banxico se mantenga en pausa en 2015

Dada la baja inflación, prevemos que Banxico permanezca en pausa en 2015, incluso si la Fed aumenta su tasa. Prevemos que la primer alza de Banxico ocurra en enero de 2016 y que la tasa interbancaria sea de 4.25% para finales de 2016.

En nuestro escenario central, creemos que el balance de riesgos está sesgado a que Banxico se mantenga en pausa por más tiempo, dada la baja inflación, el lento crecimiento y la consolidación fiscal.

Adicionalmente, Banxico indicó que piensa que la balanza de riesgos para el crecimiento global se ha deteriorado, lo cual soporta aún más el sesgo de nuestro balance de riesgos.

La comisión de cambios todavía tiene que decidir si extenderá el programa de intervención que está programado para terminar el 30 de septiembre. Prevemos que la comisión extenderá el programa por lo menos un mes más. La comisión podría reducir la cantidad de dólares disponibles por día.

Relacionadas

Comentarios