'; Alto Nivel
HistoriasManagement

Spin-off, una solución para empresas que no crecen

Google lo hizo recientemente con Alphabet. Hay organizaciones que necesitan crear empresas independientes para no estancarlas y movilizarlas al éxito.

22-09-2015, 4:56:43 PM
Spin-off, una solución para empresas que no crecen
Esther Murow, CEO de ALINEUM BS.

Una gran noticia nos lleva a pensar en las estrategias de crecimiento de las compañías como lo ha hecho de nuevo Google con Alphabet, la “Holding” de empresas derivadas e independientes. Esto es lo que se llama “spin off”, de organizaciones enfocadas cada una en sus núcleos o “core” de negocio.

¿Qué hizo Google? Directamente bajo el paraguas de Alphabet estarán  las ramas más innovadoras, como las divisiones de investigación y desarrollo-Life Sciences que desarrolla los lentes de contacto inteligentes, Nest (la unidad de viviendas inteligentes) y Wing,  la sección dedicada a drones. Bajo la nueva empresa, Google permanecerá como la principal división al mantener los negocios de búsquedas, las aplicaciones, YouTube y Android.

Esta es una estrategia que se viene aplicando desde hace años, la vimos con Dreamworks, con Hewlett Packard y Agilent en los años 90’s, los laboratorios farmacéuticos, y varios más, pero la era digital los ha potencializado.

Existen empresas que crecen mucho, con gran infraestructura y procesos elaborados, sin embargo esto mismo que las ha llevado al éxito, les ha impedido que las nuevas iniciativas se potencialicen y vayan a su propio ritmo, que generalmente es mucho más acelerado que el de empresa madre. Por eso más que sorprendernos, la iniciativa de Google debería verse como algo natural, incluso para algunos, llegó con un poco de retraso.

Estas decisiones no son fáciles para ningún empresario pero los beneficios pueden ser enormes: mayor claridad, foco en cada división y mayor penetración de mercado.

Los retos: contar con una cabeza (director) y un equipo de trabajo para cada unidad de negocio, misión, objetivos y estrategias propias de cada unidad; mercados y competidores perfectamente identificados; operación independiente, separación de  gastos; e identificación clara de rendimientos por unidad de negocio.

En resumen, cada unidad de negocio debe tener control sobre su propio destino. Esto significa, que debe ser capaz de decidir por sí misma qué productos ofrecer, cómo y cuándo salir al mercado, y de dónde obtendrá sus existencias.

También puede dar mucho valor a los accionistas de la empresa original, estos deben recibir acciones equivalentes en la nueva compañía con el fin de compensar la pérdida de la participación de la tenencia original.

Los accionistas podrán entonces comprar y vender acciones de la compañía de forma independiente, esto potencialmente hace la inversión en las empresas más atractiva, ya que  posibles compradores de acciones pueden invertir con un estrecho margen en la parte del negocio que cree que va a tener el mayor crecimiento.

No hay que perder  de vista que hoy es posible participar en  negocios de diferentes industrias como lo hace Google con los autos inteligentes, aun cuando su negocio original ha sido otro, he aquí la muestra de la habilidad para percibir las tendencias, imaginar el futuro y hacerlo realidad, claro ustedes me podrían decir, ¿con los recursos de Google quién no podría hacerlo? Es cierto que eso ayuda, sin embargo, estoy convencida, con base en mi experiencia como consultor en la creación, aceleración y transformación de empresas y emprendedor serial, que es posible pensar en modelos de expansión de este tipo.

¿Entonces… estás listo para crecer?

La autora es CEO de ALINEUM BS, empresaria y emprendedora con experiencia de más de 20 años en la creación de estrategias para la reingeniería de las empresas. Maneja la dirección de empresas para diagnosticar la planeación, creación, incubación, ejecución y crecimiento de la misma.

Relacionadas

Comentarios