HistoriasInnovaciónNegocios

6 claves para innovar y no morir en el intento

Innovar no requiere de grandes inversiones, se necesita de actitud, pasión por el negocio y compromiso para promover el cambio dentro de la empresa.

21-09-2015, 11:44:35 AM
6 claves para innovar y no morir en el intento
José Antonio Ramírez

¿Qué es innovar y porque las empresas deben hacerlo? En general existen varias definiciones sobre innovar. El diccionario de la Real Academia Española lo cataloga como “la creación o modificación de un producto, y su introducción en un mercado”. Otras definiciones de expertos en el tema indican que la innovación también puede producirse sobre productos o métodos. En casos extremos, como la conceptualización acuñada por Steve Jobs, el fundador de Apple, se trata de  definirle al usuario qué es lo que va a usar, cómo lo va a utilizar y de qué manera se comunicará en el futuro.

María de Lourdes Dieck Assad, decana de EGADE Business School del Instituto Tecnológico de Monterrey, menciona desde su perspectiva que innovar consiste en crear algo distinto a partir de retos y oportunidades. La también doctora en economía por la Universidad de Texas abunda: “innovar es crear nuevos proyectos, distintos modelos de negocio, diferentes procesos e inéditos estilos de liderar”.

¿Por qué la empresa debe hacerlo? Dieck Assad responde: “Porque el mundo a su alrededor se transforma, al igual que los retos y la necesidad de competir y continuar la labor que lleva en la sociedad, lo cual le obliga establecer cambios. En ocasiones, los retos son más de tipo interno, que externo pero lo importante es que a la empresa le quede claro el mensaje de que si no se modifica, puede morir”.

Rolando Zubirán, presidente y director general de ALESTRA, explica que innovar consiste en hacer nuevos productos, disponer de diferentes servicios y distintos modelos de negocio. Lo importante, acota, es tomar en cuenta que toda la disrupción que se incurre dentro de una industria lleva consigo un dinamismo muy acelerado, con cambios continuos y constantes en la tecnología y en el marco regulatorio, las cuales son las dos fuentes esenciales de inspiración para la innovación y se retroalimenta entre sí.

Expone Zubirán que a lo largo de 15 años Alestra ha utilizado la innovación como un concepto de hacer algo diferente o nuevo, que significa disponer de un producto, servicio, proceso, solución o modelo de negocio distinto que siempre gire alrededor de lo que le necesita el cliente “al que estamos dirigidos”, en su mayoría empresas que requieren lo más avanzado en servicios de telecomunicaciones y tecnologías de información.

Cualquier organización puede innovar

Ambos directivos fueron entrevistados en exclusiva por Alto Nivel en ocasión de la apertura de la sala de innovación (en la ciudad de Monterrey, Nuevo León) que ambas instituciones dispusieron para alumnos, profesores y egresados del EGADE para planear y realizar procesos de inversión al igual que de desarrollo de proyectos que respondan a la transformación de empresas y organizaciones mediante la innovación aplicada como elemento clave.

Coinciden que por ser un proceso continuo de creación y de cambio, la innovación es elemental para que los egresados puedan atender mejor a los consumidores, además de crear y darles valor en su producto, servicio, solución, proceso y/o modelo de negocio. Exponen algunas consideraciones que las empresas, principalmente micro, pequeñas y medianas, deben tomar en cuenta sí es que creen que la innovación es algo alejado o imposible de alcanzar en sus distintas áreas de acción:

1. Poner atención a los cambios

La empresa tiene que estar atenta en lo que debe cambiar dentro de su actividad y desde diferentes perspectivas. La innovación no es una moda, tampoco debe tomarse a la ligera al pensar que se logrará tomando un curso de dos horas o seminario de fin de semana.

También puedes leer: Innovación y liderazgo, motores de la economía: EGADE

2. Innovar requiere un cambio de actitud

Se requiere voluntad para transformar el patrón de comportamiento dentro de una empresa, en otras palabras la cultura de la empresa. Innovar no cuesta, porque lo que se requiere es actitud y compromiso.

3. La decisión para innovar debe partir del líder

La innovación debe surgir de sus directivos y gerentes para posteriormente involucrar a todos los colaboradores. Teniendo el compromiso de los mandos superiores, predicando con el ejemplo y con ayuda de herramientas y metodologías, la innovación será un elemento más de la cultura de la empresa y una vez que se da ese brinco, llegará para quedarse como actitud ante el día a día y de todo lo que acontece en el mercado.

También puedes leer: 2 dinámicas para empujar a tu equipo la innovación

4. La innovación no requiere de grandes inversiones

Desechar toda información que no es la más apropiada y que llega por diferentes entornos, como aquella que indica que la innovación “es algo muy complicado en el que se debe invertir mucho dinero y esfuerzo para tenerla”. En realidad existen procesos para sacar adelante nuevas ideas, soluciones o modelos de negocio que surgen de las personas quienes son los actores dentro de la empresa misma. Por sus conocimientos y con ayuda de alguna metodología, ellos mismos aportan innovaciones de la manera más sencilla para lograr objetivos.

También puedes leer:  Design Thinker, el creativo que le urge a tu empresa

5. No se requieren grandes tiempos y grandes esfuerzos

Basta con la voluntad (que es lo primero) para decidir si debo hacer algún cambio o que tengo que realizar algo distinto porque lo que realizo no me está funcionando. Si tengo que definir un nuevo modelo, servicio, proceso o producto es porque mi consumidor me lo está pidiendo.

6. Poner pasión a los negocios

Es importante tener en mente la sensación de que sí se puede innovar y que está al alcance de su mano. El primer paso lo puede dar de una manera sencilla una empresa pequeña y mediana sin invertir demasiados recursos.

 

 

Relacionadas

Comentarios