HistoriasNegocios

Cómo protegerse ante el robo de identidad

Mientras las reclamaciones por fraude aumentan, el cuidado de los datos personales y el registro estricto de una persona en el mundo virtual son indispensables.

21-09-2015, 6:17:55 AM
Cómo protegerse ante el robo de identidad
Javier Rodríguez Labastida

Una empresa bancaria tuvo un problema que jamás imaginó. En su investigación cotidiana para evitar fraudes, encontró que un grupo delictivo había creado una sucursal ficticia que generaba transacciones dentro de la arquitectura corporativa del banco y enviaba dinero a destinos determinados. Eran robos cuantiosos, que aprovechaban la tecnología para defraudar.

No es una historia de un guion de Hollywood. Es el caso de una empresa mexicana que sufrió de robo de identidad, o creación de una identidad falsa, un fenómeno que se ha incrementado ante el uso creciente de nuevas tecnologías.

“La tendencia en todos los sentidos va hacia la automatización. Y existe el reto de identificar a una persona en un mundo virtual”, dice Adolfo Loera, director general de la empresa Biometría Aplicada, que atendió una solución para ese fraude bancario.

La semana pasada, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), señaló que el robo de identidad entre los usuarios de la banca comercial, durante la primera mitad de 2015, tuvo un incremento que significó un monto de reclamación de 118 millones de pesos.

El delito de robo de identidad se utiliza en la apertura de cuentas no solicitadas o no autorizadas por el usuario, créditos no reconocidos, créditos otorgados sin ser solicitados o autorizados por el cliente e inconformidad con cobros de productos o servicios.

Te recomendamos leer: Alertan sobre fraudes en devolución de impuestos

Según datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), en la primera mitad del año, la banca tuvo dos millones 451,370 reclamaciones, de las cuales 1.7 millones fueron imputables a un fraude y de ellas, 28,258 fueron de robo de identidad, una cifra 40 por ciento mayor a la de la primera mitad de 2014.

Ante ello, el cuidado de los datos personales en el mundo virtual ha tomado especial relevancia. En el caso de la empresa bancaria que vio como era defraudada a través de identidades falsas, Adolfo Loera señaló que tuvieron que identificar a cada uno de los cajeros, para asegurar que no hubiera usuarios ficticios, y de cada transacción tuviera la responsabilidad de alguien que es identificado por su huella digital.

Cuáles son las medidas de protección

Quizá la pregunta básica sea, ¿qué necesita un delincuente para robar mi identidad? La respuesta es algo tan simple de acceder como tu estado de cuenta. Con eso es suficiente para defraudarte, por lo que Adolfo Loera considera dos áreas de trabajo para la protección de datos.

Por un lado la individual, a través del cuidado de información. Al respecto, la Condusef recomienda consultar periódicamente tu estado de cuenta y movimientos bancarios, en las contraseñar utilizar claves que no se relacionen con contactos personales como fechas de nacimiento, números telefónicos o nombres de familiares.

Destruir por completo documentos que contengan información personal o financiera, resguardar documentos personales o archivos electrónicos en un lugar seguro, eliminar cualquier correo electrónico de origen sospechoso o que solicite información personal o financiera. Nunca ingresar contraseñas en sitios web que llegan por correo electrónico o chat, ni enviar claves o números personales por correo electrónico ni compartirlas con nadie.

Te recomendamos leer: Los 6 fraudes más comunes contra tarjetahabientes

“No podemos aislarnos de esto. Es algo indispensable en el mundo cotidiano. Ese manejo de la información tiene que estar muy bien acotado y cuidado. Tener cuidado en todos los elementos que tengan información nuestra, Las personas solo están buscando cualquier dato que pueda contribuir a robar la identidad”, dice Loera

El otro aspecto a vigilar es el institucional, el que refiere a grandes corporativos y gobierno, empresas de telecomunicaciones, bancos, seguros. “Todos ellos padecen pérdidas económicas y de prestigio cuando son víctimas de robo de identidad”.

En ese sentido, Loera señala que la biometría se ha vuelto en un elemento clave para tener características físicas que identifican a las personas en el mundo virtual, asegurar que la identidad de las personas está garantizada por datos físicos y que se puede realizar una transacción sin riesgo de un fraude.

“En la medida que las instituciones y empresas tengan las características físicas, biométricas que puedan identificar sus datos podrán ofrecer servicios más seguros y transacciones autenticadas identificando al cliente”, señala Loera.

¿Una invasión a la intimidad?

El uso de la biometría ha generado polémica entre los ciudadanos en los últimos años, pues las empresas, gobierno e instituciones bancarias concentran cada vez datos más específicos de una personas, como puede ser huella ocular o digital, tono de voz, entre otra información.

Al respecto, Loera señala que es necesario entender la dimensión de lo público, privado e íntimo. “Hay que entender en el mundo virtual que hay un ámbito público, privado e íntimo y la problemática es que nos invadan nuestra intimidad. Eso no lo podemos permitir”, dice.

“Sin embargo, si quiero interactuar con el mundo virtual, necesito presentarme ante el mundo para tener interacción con las personas que necesito. La biometría te da la oportunidad de garantizar que tú eres la persona para interactuar en lo público en ese mundo virtual. Garantiza la identidad, pero no trasgrede la identidad”.

Te recomendamos leer: Ahorro popular, un círculo de fraudes sin fin

Relacionadas

Comentarios