HistoriasManagement

7 claves para pensar y actuar como un triunfador

¿Para ti que significa ser exitoso? Sea cual sea tu concepto de esto, el secreto es descubrir tu talento y hacer de él tu mayor oportunidad para alcanzar tus metas.

16-09-2015, 11:43:34 PM
7 claves para pensar y actuar como un triunfador
Altonivel

¿Para ti que significa ser un triunfador? ¿Ser millonario? ¿Tener el empleo de tus sueños y ser el mejor haciéndolo? ¿Ser una celebridad que es reconocida en todo el mundo? ¿Lograr lo que nadie ha logrado? ¿Todas las anteriores o ninguna?

Ser un triunfador es solo una analogía que se hace con personas que han alcanzado metas que otros consideraban imposibles; y para otros triunfar en la vida es lograr llegar al máximo nivel en los aspectos emocional, afectivo, económico y financiero.

Sin embargo, aquello que diferencia a las personas exitosas es principalmente que hacen las cosas muy diferentes a los demás para triunfar, no cómo el individuo promedio que ansía el éxito sin cambiar nada de él o de su entorno, y esto sencillamente es imposible.

Puede haber diferencias acerca de cómo definir a un triunfador, porque depende de la visión subjetiva de cada persona pero para el escritor Steve Harvey el secreto está en descubrir tu talento y hacer de él tu mayor oportunidad para ser exitoso.

Te recomendamos leer: Convierte tus hábitos tóxicos en hábitos de éxito

El escritor, actor, comediante y presentador de televisión sumó un nuevo integrante a su lista de publicaciones: “Actúa como triunfador, piensa como triunfador. Desarrolla tus fortalezas para lograr el éxito”. En este libro pretende compartir con el lector algunos de los elementos que le permitieron a él (como a muchos otros exitosos) dejar atrás el rol de víctima y comenzar a hacer cambios en su vida.

Todos tenemos un don

“Actúa como triunfador…” pretende ser una guía sobre cómo el lector puede descubrir su talento, aceptarlo, perfeccionarlo y conectarlo con tus intereses, además de cómo manejarlo para llegar al éxito; es decir, alcanzar tus sueños usando los dones que ya están en ti, y no a través de otros aún no has obtenido.

“Cada uno de nosotros nace con un don. Algo que haces mejor que nadie y sin el mínimo esfuerzo”, que es tu mayor oportunidad para alcanzar el éxito y cumplir tu misión y propósito de vida.

También puedes leer: Crea hábitos para mejorar tu carácter y ser exitoso

Ya sea que eres bueno con los números, con la gente, o resolviendo problemas, debes ser capaz de definir tu don y usarlo en todas las áreas de tu vida, y éstas son algunas recomendaciones de Steve Harvey para conseguirlo:

A.- Cánsate de ti mismo

Cánsate de la pobreza, de la falta de ideas, de no poder perseguir tus sueños, de sobrevivir y no vivir, de sentirte decepcionado o decepcionar a otras personas, de no ser capaz de ver en ti el potencial que otros veían con claridad, de sentirte harto y cansado, de hacerte promesas que nunca intentas cumplir…

Porque al sentirte cansado de esta parte de ti “significa que estás listo para hacer cambios en tu vida que te traerán grandes recompensas”.

Te puede interesar leer: 5 hábitos que las personas con ‘suerte’ hacen

B.- Olvídate de las excusas

La principal cadena que te ata a no cambiar eres tú mismo y las excusas que creas para no salir de tu zona de confort. ¿Cuántas veces te has dicho: “Mañana haré algo diferente”, pero ese “mañana” nunca llega?

¿Estás cansado de perderte las oportunidades que fácilmente pudieron ser tuyas hace un mes o un año? En alguna etapa del camino, señala el autor, nos acostumbramos más a nuestras autopercepciones y les permitimos convertirse en obstáculos para nuestros dones y oportunidades. Nos convertimos en nuestros propios opositores cuando: postergamos las cosas, nos engañamos, nos comparamos y dudamos de nosotros mismos.

“Lo único que se interpone entre tú y tu meta son las patrañas que tú mismo te dices sobre por qué no puedes alcanzarla”.- Jordan Belfort, el autor del libro (e inspiración para la película) de ‘El lobo de Wall Street’.

En este sentido, Harvey destaca que las excusas son las mentiras con las que te engañas para no demostrar que eres digno del don que has recibido. Y por ello invita al lector a dejar los pretextos y adoptar una nueva creencia: “Tú eres un triunfador.

La gente que dice que no pone excusas en su vida suele ser la que más las pone.

Te recomendamos: 3 hábitos que frenan tu crecimiento profesional

C.- ¿Cuál es tu siguiente autobús?

Para que tu don te pueda llevar al éxito es necesario encontrar un “vehículo” adecuado, pues éste es lo que hará avanzar en tu camino. Y este sentido Harvey hace una comparación sobre una serie de autobuses que te van haciendo ir cada vez más lejos.

Señala que no puedes intentar llegar hasta el final en el mismo autobús, sino que tendrás que estar cambiando constantemente de vehículo cuando sientas que el actual no te deja avanzar, siempre con la mente en claro de que un autobús mágico (éxitos espontáneos o por azar, como ganarse la lotería) no te llevará al final del recorrido.

Te puede interesar leer: Los hábitos de 3 exitosos que debemos copiar

D.- La maldición de la comparación

Algunas personas temen concretar sus dones porque están demasiado ocupados comparándose con otras, cuando cada uno de nosotros es distinto y también la forma en que hace las cosas, razón por la que no debes perder tiempo y energía en pensamientos negativos sobre la competencia que enfrentarás en un proyecto porque seguramente a alguien más ya se le ocurrió y será mejor, que no puedes contribuir con nada nuevo.

“Podrán existir 50 oradores motivacionales en tu ciudad, pero sólo tú tienes tu propia colección de experiencias, errores, lecciones, obstáculos y triunfos que pueden marcar la diferencia entre alguien que vive una vida ordinaria y una persona que se eleva hacia un futuro extraordinario”, señala Harvey.

Usa tu energía para perfeccionar tu juego, no el de alguien más.

E.- Siéntate en la mesa principal

A menudo, somos bombardeados por estereotipos de quienes pueden y quienes no pueden ser parte del selecto grupo de personas que tomas decisiones y nosotros mismos nos descartamos antes de que empiece el juego, y generalmente lo hacemos al creer que tenemos la crianza, educación o experiencia que se requiere para aceptar una nueva oportunidad o desafíos.

El primer paso para sentarte en la mesa principal es eliminar los pensamientos negativos y derrotistas de tu cabeza (“No soy suficientemente listo para hacerlo”, “Nunca seré tan bueno como mi padre [o mi jefe]”, “Es demasiado difícil de hacer”, “Es muy tarde para que yo lo haga”). Una vez que lo hagas podrás aprovechar las oportunidades que se te presenten para avanzar, así que no pierdas el tiempo pensando que no lo mereces.

Tú tienes tanto derecho de sentarte en la mesa principal como cualquier otro.

¿Qué te dices cuando no hay nadie más a tu alrededor? ¿De qué hablas contigo mismo cada mañana frente al espejo? ¿Estás preparando tu día con pensamientos positivos o siembras dudas en tu espíritu? Prepara tu día con afirmaciones breves para crear en ti una actitud de éxito.

Repite para ti mismo frases como éstas:

► “¡Yo nací para hacer esto!”
► “¡Yo soy más que un conquistador!”
► “¡Mis sueños pueden convertirse en mi realidad!”

Te puede interesar leer: 10 hábitos que debería ejercer un equipo exitoso

F.- Habla con fluidez el lenguaje del éxito

Una de las mejores maneras de aprender otro idioma es meterte de lleno en su cultura, y este mismo principio se aplica al lenguaje del éxito.

Para ello rodéate de personas que sepan cómo materializar negocios millonarios, acostumbra a tus oídos a oír palabras que te encaminen hacia el éxito, no que te alejen de él. Por ejemplo, ¿cuál sería el impacto en tu actitud al escuchar un “Yo puedo” en lugar de un “No puedo” o un “¿Por qué yo no?” en lugar de “¿Por qué yo?”.

Así, el escritor señala que rodearse de personas que hablan del éxito con naturalidad te permitirá, antes de que te des cuenta, empezar a hablar de tus sueños como una realidad.

G.- Aprovecha tu tiempo

Las personas triunfadoras madrugan. Esto es un gran secreto guardado y Harvey lo sabe, sin embargo, asegura que levantarse temprano es un hábito al que recurren muchos personajes exitosos.

Te recomendamos leer: 7 trucos para levantarse temprano y terminar la agenda

Esto no quiere decir que por levantarte a las 5 de la mañana como Margaret Thatcher o comenzar a responder emails a las 4:30 de la mañana como el CEO de Disney, Robert Iger, te convertirás en automático en una persona exitosa o que garantice que elevarás tu productividad exponencialmente. Lo único cierto es que te permitirá bajar la velocidad para disfrutar y observar otras aspectos de tu día a día y conseguir una actitud más positiva.

Adquiere la versión digital en iTunes o Google Play. Puedes leer el primer capítulo en este link.

Relacionadas

Comentarios