'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Los retos y pendientes del presupuesto base cero

El gobierno federal realizó ajustes y recortó algunos gastos, sin embargo, un presupuesto base cero debe incluir reformas en las que participen el Congreso y los Estados

15-09-2015, 6:38:12 AM
Los retos y pendientes del presupuesto base cero
Javier Rodríguez Labastida

Hablar de elaborar un presupuesto base cero es plantear una estrategia en el corto, mediano y largo plazo, que involucra al gobierno federal y al Poder Legislativo, que requiere de reformas que replanteen la distribución del gasto público y que impacten más allá de las dependencias del Poder Ejecutivo.

“En este paquete, cuando se quiso hacer un presupuesto base cero, difícilmente como gobierno federal se puede hacer. Para poderlo cambiar se tiene que establecer una estrategia para modificar esos presupuestos que no fueron modificables al menos en el paquete 2016”, asegura Sunny Villa, una de las responsables del análisis al Paquete Económico elaborado por el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

El 8 de septiembre pasado, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público entregó un paquete elaborado que busca replantear la forma en la que se distribuye el gasto público ante la caída de los precios del petróleo y la volatilidad económica en el contexto mundial. Para ello se hizo un análisis de más de 800 programas del gobierno federal, sin embargo, un presupuesto base cero requiere un trabajo más profundo.

“Una reingeniería del gasto público toma más allá de lo que puede ocurrir en un año en curso. Tenemos que estar conscientes de que al menos en el mediano plazo se buscará una reestructuración del gasto público porque la era del petróleo ya se acabó. Se tendrán que hacer análisis costo-beneficio de cada uno de los programas que existen o replantear la política pública”, dice Villa en entrevista con AltoNivel.com.mx.

De acuerdo a su estudio, el CIEP detalla que la Iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación (ILIF) – que considera un incremento en lo recaudado por ISR y IEPS-  propone incurrir en una deuda del 3.2% del PIB. Sin embargo, los saldos históricos de los requerimientos financieros continúan en aumento, sin concretar los compromisos adquiridos por reducirlos en el mediano plazo, por lo que, para 2016 la deuda alcanzará 47.8% del PIB, a pesar de que la ILIF 2015 se comprometía a una deuda de 43.3%.

Según esta iniciativa, los ingresos petroleros en 2016 representarían 20.29 por ciento de los ingresos totales, se estima un precio de 50 dólares por barril (-36.7% respecto a 2015) y una producción de 2,247 miles de barriles diarios (-6.4% respecto al año anterior).

Te recomendamos leer: Qué sectores sufrirán recortes

Los pendientes para 2016

Para el presupuesto base cero 2016 quedan varios pendientes sin tocar, de acuerdo al CIEP. “Tenemos la parte de pensiones de Pemex y CFE que definitivamente ejercen una presencia en el gasto público y que por eso en este paquete incluso vemos incrementos en esos rubros y que se necesitará una reforma que vaya más allá de los cambios que solo puede hacer el poder ejecutivo”, dice Sunny Villa.

Las reformas deberían afectar a las pensiones del IMSS, ISSSTE, de las empresas productivas del estado, buscar una corresponsabilidad de los estados y municipios, y también de aquellas entidades que no dependen del Poder Ejecutivo.

“Hay un esfuerzo del gobierno para reducir los gastos en el área que le corresponde. Vemos un decremento del gasto de al menos del 1% en cada una de las entidades que lo conforman, es decir de los ramos administrativos, pero todavía quedan pendientes las modificaciones al poder legislativo, al judicial y a las empresas productivas del estado”, dice la investigadora.

Te recomendamos leer: Gobierno mexicano debe continuar con dieta fiscal

Por dar algunos ejemplos de las variaciones, el Presupuesto 2016 destina 685,218.2 millones de pesos a la educación, una disminución de 1.9 por ciento en términos reales respecto a 2015, en la que destaca la reducción del presupuesto destinado al nivel superior: -3.9 por ciento en términos reales. Sin embargo, el pago a la nómina educativa aún representa casi el 80 por ciento del gasto en educación básica.

El CIEP señala que el gasto de pensiones no contributivas, es decir, el gasto del Programa para Adultos Mayores (PAM), tiene asignados 39,486 mdp; una reducción de 9.9por ciento en términos reales respecto a 2015. Sin embargo, las pensiones contributivas (como IMSS, ISSSTE y Pemex) tienen un aumento del 9 por ciento en 2016, aunque el crecimiento del número de pensionados por parte de instituciones de seguridad social crece alrededor del 0.05 por ciento cada año.

Los debates que se vienen

La corresponsabilidad de estados y municipios tiene una parte importante para un presupuesto base cero que busque mayores alcances. Sunny Villa explica que un 25% del gasto público se va para pagar deuda, otro 25 por ciento se va para las empresas productivas del estado, un 25 más a los estados y municipios, y el Ejecutivo federal solo se queda una cuarta parte, por lo que no se puede esperar que con una cuarta parte del gasto se provean de los bienes y servicios más importantes.

“Se necesita realizar un debate entre Congreso y Poder Ejecutivo en el que se encuentren mejores mecanismos para una mejor distribución. En este paquete económico se ha hecho lo que se pudo. Se recortó en aquellos rubros donde en el corto plazo se podía recortar. Pero se tienen que hacer análisis más profundos”, asegura la investigadora.

El 21 de septiembre, el CIEP presentará un estudio que incluirá el desglose de los principales recortes a programas presupuestales, las participaciones y aportaciones a los estados y análisis de la deuda.

Te recomendamos leer: Presupuesto base cero, “buena idea, pero muchos retos”

Relacionadas

Comentarios