HistoriasMicrositio

5 lecciones de logoterapia para mejorar tu vida

Víctor Frankl, creador de la teoría, afirma que aún en los momentos de mayor sufrimiento, hay formas de encontrar tu razón de vida.

10-09-2015, 12:36:03 PM
5 lecciones de logoterapia para mejorar tu vida
Marcela Hernández, Coach empresarial y de vida

Todos sin excepción luchamos con nuestros propios demonios, pasamos por situaciones difíciles, la vida nos enfrenta a pérdidas, fracasos, cambios, conflictos, etc.

Desesperados buscamos soluciones y respuestas a cada una de éstas. La receta mágica para no sufrir, para tener éxito, para ganar amigos, etc.

Pero por mucho que busquemos, nadie podrá evitar el sufrimiento, por la simple razón de que es parte de la vida.

El verdadero reto está en brindarle un sentido a nuestro sufrimiento y en tomar las dificultades como una oportunidad para probar nuestra fuerza interior.

“Quien tiene algo por qué vivir, es capaz de soportar cualquier cómo“. Friedrich Nietzsche

El peligro de no tener clara nuestra razón de ser, es que podemos caer en automatismos que nos llevan actuar por inercia, sin sentido, no encontramos satisfacción o recompensa alguna en lo que hacemos.

Viktor Frankl fue un neurólogo y psiquiatra austriaco -fundador de la logoterapia– que sobrevivió a los campos de concentración nazis y a partir de esa experiencia, escribió el libro El hombre en busca de sentido, obra en la cual plantea que incluso en las condiciones más extremas de deshumanización y sufrimiento, el hombre puede encontrar una razón para vivir.

Te comparto 5 claves para definir el sentido de tu vida, basadas en este libro y en la teoría de Viktor Flankl:

1. “No importa que no esperemos nada de la vida, sino si la vida espera algo de nosotros”.

“Lo que de verdad necesitamos es un cambio radical en nuestra actitud hacia la vida. Tenemos que aprender por nosotros mismos y después, enseñar a los desesperados que en realidad no importa que no esperemos nada de la vida, sino si la vida espera algo de nosotros. Tenemos que dejar de hacernos preguntas sobre el significado de la vida y, en vez de ello, pensar en nosotros como en seres a quienes la vida nos cuestiona continua e incesantemente”.

¿Qué puedes hacer tú por cambiar tu vida? ¿Qué le aportas al mundo?

2.  No pretendas eliminar las tensiones

“La salud se basa en un cierto grado de tensión, la tensión existente entre lo que ya se ha logrado y lo que todavía no se ha conseguido; o el vacío entre lo que se es y lo que se debería ser. Lo que el hombre realmente necesita no es vivir sin tensiones, sino esforzarse y luchar por una meta que le merezca la pena, sentir la llamada de un sentido potencial que está esperando a que él lo cumpla”.

¿Cómo tus acciones diarias te llevan a ser la mejor versión de ti mismo?

3. Nadie es indispensable, pero todos somos irremplazables

“Cuando se acepta la imposibilidad de reemplazar a una persona, se da paso para que se manifieste en toda su magnitud la responsabilidad que el hombre asume ante su existencia. El hombre que se hace consciente de su responsabilidad ante el ser humano que le espera con todo su afecto o ante una obra inconclusa no podrá nunca tirar su vida por la borda. Conoce el “porqué” de su existencia y podrá soportar casi cualquier “cómo”

¿Por quién o por qué vale la pena vivir?

4. Tú tienes la última palabra

“El hombre no está totalmente condicionado y determinado; él es quien determina si ha de entregarse a las situaciones o hacer frente a ellas. En otras palabras, el hombre en última instancia se determina a sí mismo. El hombre no se limita a existir, sino que siempre decide cuál será́ su existencia y lo que será́ al minuto siguiente”.

¿Quién quieres ser a partir de hoy?

5. Una nueva postura ante el sufrimiento

“El interés principal del hombre no es encontrar el placer, o evitar el dolor, sino encontrarle un sentido a la vida, razón por la cual el hombre está dispuesto incluso a sufrir a condición de que ese sufrimiento tenga un sentido. Nadie puede redimirle de su sufrimiento ni sufrir en su lugar. Su única oportunidad reside en la actitud que adopte al soportar su carga”.

Diariamente regresamos a casa exhaustos por el trabajo; el tráfico; problemas personales; y añoramos descansar un poco para recuperar energía y al siguiente día volver a lidiar con lo mismo, como si se tratara de un laberinto sin salida.

Todos tenemos una razón de ser, pero no todos somos conscientes de ésta.

¿Para qué o para quién haces lo que haces? ¿Cuál es el sentido de tu vida? 

Relacionadas

Comentarios