HistoriasMicrositio

Mujeres y millennials, talento que reta a las empresas

Estos dos segmentos están provocando cambios en las organizaciones para capturar al mejor talento. Son un reto que la empresa debe asumir a cabalidad.

10-09-2015, 12:07:41 PM
Mujeres y millennials, talento que reta a las empresas
Ángeles Madrigal, Directora General de Strategic Talent

A lo largo de los años que me he dedicado a los Recursos Humanos, me he encontrado con una situación clave que es fundamental para el desarrollo del talento y, por consecuencia, para el éxito de las empresas: tener al candidato ideal para la posición correcta. Pero, ¿cómo es este ejecutivo o ejecutiva?

En mi experiencia como head hunter he confirmado que además de tener los conocimientos técnicos y la experiencia laboral necesarios para cubrir el puesto, el mejor talento es aquel que “encaja” en la cultura de la organización, más allá de ser hombre o mujer.

Es decir, un buen candidato es aquel que es compatible con la forma en que se vive en la empresa, con sus valores y con su liderazgo, de modo que encuentre el camino para su desarrollo y para aportar día con día a los resultados de la compañía. 

¿Cuántas veces hemos visto que un gran candidato para el puesto, se integra a la organización y al poco tiempo sale? ¿Cuál es el realmente el motivo de su renuncia?

Cuando contemplamos al ejecutivo o ejecutiva como profesional y persona, nos damos cuenta de sus motivadores, sus intereses, sus valores y su forma de actuar, y es entonces que, en un ejercicio de análisis, podemos definir qué tan afín es el talento a la cultura corporativa.

Te recomendamos leer: Cultura organizacional, el código de barras de tu negocio

Si la cultura y el candidato se acoplan, el resultado es exitoso; si el candidato no ve a la organización como el entorno ideal para su desarrollo, el sistema lo expulsará de manera natural y decidirá irse.

Entonces, el esfuerzo de las organizaciones debe enfocarse en encontrar al candidato ideal, tanto en lo técnico, como en lo cultural. De este modo, además de contar con un proceso de atracción de talento más eficiente, realmente se unirán los ejecutivos adecuados para potenciar el negocio y el conocimiento se mantendrá en la empresa.

Ahora bien, hay dos variantes en las que quiero hacer énfasis:

1. La diversidad de género
2. Millennials

¿Puede haber mujeres en tu empresa?

En este espacio reiteramos permanentemente que lo importante para las organizaciones debe ser tener al mejor candidato, independientemente de si es hombre o mujer. Sin embargo, en este proceso de análisis de compaginación cultural, es relevante reconocer si nuestra organización es madura en términos de diversidad y si es terreno fértil para el desarrollo de las ejecutivas.

La buena disposición para contratar mujeres cuenta; sin embargo, se requiere contar con condiciones óptimas que impulsen la igualdad de género y que permitan a las ejecutivas compaginar sus diferentes roles personales y profesionales. Si una organización decide contratar candidatas mujeres, pero la empresa, el management y las políticas corporativas no están preparados para ello, las directivas saldrán de la compañía en poco tiempo.

De este modo, vemos que si una empresa desea avanzar en diversidad de género, debe hacer primero el ejercicio de evolución de su cultura y sus condiciones, para ser un lugar atractivo para los mejores ejecutivos disponibles en el mercado.

¿Quieren los millenials ir a tu empresa?

Uno de los principales retos de las compañías en la actualidad es la atracción y retención de los integrantes de la generación millenial. Y es en este punto donde, con mayor razón, es fundamental el empate cultural entre las aspiraciones y visiones de los candidatos, y la forma de vida en la empresa.

Te recomendamos leer: Cómo diseñar un programa de gestión intergeneracional

Los millenials se caracterizan por estar bien preparados y por tener mayor acceso a la información, pero, sobre todo, por buscar el balance de vida y carrera, por manejar su tiempo, y por saber de manera clara en qué tipo de empresa quieren trabajar.

Entonces, ante un escenario de alta movilidad de los ejecutivos que ya aparecen en los cuadros de talento de las empresas, analizar la empatía cultural entre ambas partes es clave para el éxito de la contratación y, por lo tanto, de la empresa, para que el talento permanezca comprometido con la organización. O, mejor dicho, para que el  talento quiera incorporarse a la empresa.

Al igual que lo mencionamos con las mujeres, con los millenials también debe reflexionarse sobre la creación de condiciones laborales que los atraigan: esquemas de teletrabajo, horarios flexibles, códigos de vestimenta con los que comulguen y muchos factores más que hoy se convierten en una necesidad para atraer al mejor nuevo talento.

Así pues, los líderes tenemos la tarea de profundizar en el  autoconocimiento de la cultura corporativa y del management, para que desde ahí impulsemos mejoras e incorporemos a candidatos que sean 100% compatibles con nuestra empresa, como profesionales y personas.

Reconozcamos qué le interesa a los candidatos y aceptemos que el mejor candidato no es aquel que técnicamente cubre o sobrepasa los requerimientos de la posición, sino aquel que comparte principios y cultura.

La autora es socia y directora general de Strategic Talent, firma de consultoría en Recursos Humanos, especializada en diversidad de género, atracción y desarrollo de talento. Cuenta con más de 20 años de experiencia y es fundadora de Wo/Men[In], red de ejecutivos que impulsa el crecimiento de las mujeres y el aumento de su participación en posiciones directivas. @StrategicMexico

Relacionadas

Comentarios