'; Alto Nivel
HistoriasManagement

4 tendencias para entender tus hábitos y cambiarlos

Crear o cambiar tus comportamientos no es tarea sencilla y mucho obedece a tu personalidad, conocer a qué tendencia perteneces te ayudará a alcanzar tu meta.

09-09-2015, 7:02:19 AM
4 tendencias para entender tus hábitos y cambiarlos
Erick Zúñiga

¿Por qué resulta difícil crear un hábito de algo que te gusta hacer? ¿Por qué a veces puedes cambiar un hábito de un día para otro, y a veces no sin importar cuánto lo intentes? ¿Qué tan rápido se puede cambiar un hábito? ¿Por qué puedes mantener los hábitos que benefician a otros, pero no los que son para ti? ¿Hay una fórmula para crearse nuevos hábitos? Seguramente te has realizado estas preguntas cada vez que intentas cambiar algo que no te gusta o cuando estás comenzando un nuevo proyecto, pero siempre termina en eso, en un mero intento.

La mayoría de las veces el fracaso en la creación o eliminación de hábitos se da porque la persona se establece metas muy por encima de su alcance, se fija tiempos prematuros o sencillamente no sabe dimensionar lo incrustado que está ese comportamiento en su vida diaria.

Te recomendamos leer: Convierte tus hábitos tóxicos en hábitos de éxito

Por ejemplo, en enero toda la gente se establece propósitos y generalmente se centran en adquirir un buen hábito o eliminar un comportamiento tóxico, así que se proponen bajar 10 kilos en el menor tiempo posible o dejar el cigarrillo cuanto antes. Algunos se quedan a mitad del camino y otros tanto la cumplen solo para olvidarla tiempo después.

“La mayor pérdida de tiempo es hacer bien algo que no necesitas hacer en absoluto”, Gretchen Rubin.

Así lo que consiguieron fue un efímero cambio de vida y no un nuevo estilo de vida basado en los hábitos. Los resultados serían distintos si en lugar de proponerse perder cierto peso optarán por habituarse a ejercitarse al menos tres veces a la semana o a balancear su alimentación, ya que esto lleva a acciones más constantes cuyos resultados serán, por tanto, más consistentes. Es decir, crear o cambiar un hábito.

También puedes leer: Crea hábitos para mejorar tu carácter y ser exitoso

En su libro “Mejor que nunca. Aprende a dominar los hábitos de la vida cotidiana”, Gretchen Rubin pretende responder la pregunta “¿Cómo cambio mis hábitos?”, y para ello recurre a una investigación científica y testimonial –para la autora muchas de las respuestas que buscamos se encuentran en nuestro día a día–; además de explicar los principios básicos para la formación de hábitos, lo que ayuda a comprenderlos y partir de ahí para modificarlos.

En este sentido, Rubin destaca que loque define a un hábito no es la repetición, ni la frecuencia, ni el cumplimiento de un comportamiento en particular, sino la verdadera falta de toma de decisión, ya que “un hábito no necesita una decisión mía, porque ya la tomé desde antes”.

Es decir, en primera instancia cada uno decide qué es lo que quiere cambiar y cómo quiere hacerlo, hasta llegar al punto en el que lo hace inconscientemente:

“Primero es consciente, después mecánico. (…) Los hábitos hacen posible que una persona cambie porque nos liberan de tomar decisiones y de usar el autocontrol”.

Te puede interesar leer: ¿Cuáles son los malos hábitos laborales del mexicano?

¿Cuál es tu tendencia y cómo afecta tus hábitos?

La autora también habla sobre 4 tendencias que ayudan a explicar las diferencias entre las personas para adquirir o cambiar comportamientos, para lo cual resulta esencial entender cómo respondemos a las expectativas externas (conocer las fechas límites del trabajo, seguir las regulaciones del tráfico…) e internas (dejar de dormir la siesta, lograr un propósito de año nuevo…), y de acuerdo a ello los clasifica en:

1.- Defensores

Son las personas que responden de forma fácil a las expectativas (internas y externas), que quieren saber que se espera de ellas y satisfacer esas ideas y evitan cometer errores o lastimar a la gente, incluyéndose.

Son las personas que se sienten obligados a cumplir con sus expectativas, aunque suelen estancarse cuando éstas no son claras o las reglas no están bien establecidas, además de que se sienten incómodos al saber que están rompiendo las normas, por innecesarias que sean. Es decir, son los que siempre buscan obtener una estrellita dorada en la frente.

Para la autora, estas personas son las de una manera más sencilla (mas no fácil) pueden cultivar hábitos.

Despiertan y piensan: ¿Qué tengo que hacer hoy?

También puedes leer: 5 hábitos que las personas con ‘suerte’ hacen

2.- Interrogadores

Son los que cuestionan todas las expectativas y las cumplen sólo después de concluir que tienen sentido. Deciden por sí mismos si el curso de una acción es buena idea, y se resiten a hacer cualquier cosa que parezca carente de propósito. Se resisten a las reglas y sobre todo a las que considera arbitrarias, y en ocasiones suelen rechazar opiniones de expertos solo para defender sus propias conclusiones.

En este sentido, la autora señala que las personas que entran en esta tendencia son las que creen que si un hábito particular vale la pena lo adoptarán, pero sólo si están convencidos de su utilidad.

Despiertan y piensan: ¿Qué tengo que hacer hoy y por qué?

Te recomendamos: 3 hábitos que frenan tu crecimiento profesional

3.- Complacientes

Son los que buscan cumplir con las expectativas externas más que las internas, se distinguen por satisfacer las demandas de los demás, obedecer las fechas límite y esforzarse por efectuar sus responsabilidades.

Les cuesta trabajo automotivarse y dependen de la obligación externa o el miedo a decepcionar a alguien; incluso generan responsabilidades con otros para hacer las cosas que quieren y lo ven como un autosacrificio para “complacer” a alguien más.

Suelen ser susceptibles al agotamiento porque tienen problemas para decir “no” con tal de cumplir las expectativas de los demás, esto les genera dificultades para crear hábitos, porque a menudo los generan para beneficio de los demás.

Despiertan y piensan: ¿Qué debo hacer hoy?

Te puede interesar leer: 10 hábitos que debería ejercer un equipo exitoso

4.- Rebeldes

Son los que se resisten a las responsabilidades externas y propias, y deciden cómo actuar según su sentido de libertad, se resisten al control y disfrutan romper reglas y expectativas. Trabajan en sus propias metas y a su manera, rechazando todo lo se “supone” que deben hacer, son auténticos, pero poco fiables porque no se les puede pedir nada ni decir qué hacer o cómo. Incluso a veces se frustran a sí mismos porque no pueden decirse qué hacer.

Resisten jerarquías y reglas, se vuelven inquietos o improductivos cuando no hay reglas que romper, y por ello que sean los que más se resisten a los hábitos, aunque pueden llegar a aceptarlos como comportamientos al disfrazarlos no como algo que tiene que hacer todos los días, sino como un día a la vez.

Despiertan y piensan: ¿Qué quiero hacer hoy?

Te sugerimos leer: Mandela y los 6 hábitos que lo hicieron un gran líder

Identificarte dentro de una de estas categorías no sólo te permitirá entender por qué tienes los hábitos que tienes y por qué no has podido adoptar algunos nuevos, sino también te ayudará a plantearte nuevos comportamientos de una manera más convincente y que puedas logras.

“Mejor que nunca…” es un libro que te brinda una guía concreta para entender tus hábitos y te ayuda a cambiar los que consideras malos o a reforzar los que crees buenos.

Te puede interesar leer:

Los hábitos de 3 exitosos que debemos copiar

Relacionadas

Comentarios