HistoriasManagement

Coaching en 3 minutos para los gerentes de hoy

El fundador de una de las empresas más exitosas de coaching en Japón y EU, Mamoru Itoh, explica 12 agotadores retos y 5 pasos para ser el jefe coach.

07-09-2015, 2:51:12 PM
Coaching en 3 minutos para los gerentes de hoy
Erick Zúñiga

Tres minutos es tiempo suficiente para interactuar con tus colaboradores y colegas para establecer las metas y propósitos en común y así alcanzar el éxito empresarial. ¿Pero es realmente tiempo suficiente? El secreto está en la comunicación y la interacción, así como en la disciplina y la actitud que muestres para convertirte en un líder efectivo

De inicio, debes dejar atrás la idea de que un gerente es por defecto un líder, para serlo debes trabajar en ello y ganarte el poder que te darán tus seguidores, así como el que otorga el organigrama de tu empresa, algo que los expertos han denominado ser un jefe coach.

Tradicionalmente la estructura jerárquica de superiores y subordinados sirvió para establecer una línea de mando donde los jefes sólo asignan tareas y dan órdenes, lo cual era válido durante la revolución industrial, cuando el trabajo era mecánico, rutinario y repetitivo. Sin embargo, hoy los trabajos requieren colaboradores que piensen, analicen y actúen, no solo que ejecuten tareas preestablecidas.

Te recomendamos leer: 6 habilidades para convertirte en jefe coach

En este sentido, el fundador de una de las empresas más exitosas de coaching en Japón y Estados Unidos, Mamoru Itoh, destaca en su libro “Coaching en tres minutos” que un aspecto fundamental de esta competencia es la capacidad de comunicar de forma adecuada todo lo referente a la institución. Si el directivo no informa de manera precisa, se generan conflictos.

“Muchos gerentes chocan con un muro porque son incapaces de comunicarse con su equipo”, explica Mamoru Itoh en su libro.

En este sentido, el autor plantea y demuestra en su texto que la clave se encuentra en interactuar con los colaboradores, y la mejor (y más rápida) forma de hacerlo es a través de conversaciones breves y enfocadas para establecer metas y propósitos en común, día a día, con tus colegas y empleados.

Puedes leer también: 3 enseñanzas de ‘El Principito’ para ser un líder coach

Bajo esa premisa, el también fundador de COACH A enfatiza en que las formas de dirección han cambiado y ahora un líder que hace alarde de su “poder” está destinado al fracaso, la motivación de los colaboradores se verá mermada y las renuncias se volverán una constante.

Así, ha quedado atrás el estilo de dirección punitiva y los gerentes de hoy deben contar con la habilidad necesaria para inspirar a su equipo de trabajo.

Los retos de un gerente

Itoh reconoce que ser gerente actualmente no es una tarea sencilla y que las demandas de habilidades y capacidades, así como las responsabilidades, crecen con el paso del tiempo, por ello identifica y destaca 12 retos que esta figura debe enfrentar cotidianamente:

1) Alentar a los empleados pasivos o a los que sólo siguen instrucciones para que tomen la iniciativa.

2) Mejorar la comunicación con los miembros del equipo con los hay poco contacto.

3) Mejorar el sentido de responsabilidad de los empleados que no cumplen con sus deberes y metas.

4) Alentar a los empleados “débiles” para que actúen y cambien.

5) Motivar a sus colaboradores a expresarse y comunicarse con el quipo y con otras áreas o departamentos.

También te puede interesar: Jefes humanos, grandes impulsores de la productividad

6) Interactuar con los miembros del equipo que carecen de metas o visión.

7) Ayudar a su equipo a superar sus inseguridades y ganar confianza.

8) Apoyar a sus colaboradores que no son buenos en el trato con los clientes.

9) Enseñar a los colaboradores las habilidades para hablar en reuniones y sacarlos de su silencio.

10) Lograr que los empleados que solo piensan en sí mismos adopten los intereses de la empresa.

11) Cambiar la actitud de los colaboradores que no ayudan al desarrollo de sus colegas o de empleados de nivel inferior.

12) Alentar la cooperación de los empleados “solitarios” que no escuchan a los demás.

También puedes leer: Escuchar, el secreto para persuadir sin hablar

¿Leíste los 12 puntos y te agotaste? En efecto, para el autor estas tareas cotidianas consumen mucho tiempo y esfuerzo del gerente, dificultando que incluso puedan realizar sus demás obligaciones. Por ello plantea que uso de la comunicación sea su mejor herramienta para zanjar estos obstáculos e incluso para desarrollar él mismo habilidades que le permitan ser más efectivos.

En este libro identifica 5 elementos necesarios para la actividad gerencial:

A.- Programar la administración del control y el tiempo

Los gerentes deben analizar los recursos con los que cuenta para completar sus objetivos, tomar medidas necesarias para asegurar el éxito, distribuir apropiadamente el trabajo entre su equipo y monitorear el progreso laboral. Para ello, deben crear un ambiente en el que los colaboradores concentren sus energías y conducir revisiones periódicas sobre el progreso obtenido.

También puedes leer: 6 pasos para transformarte de típico jefe a líder

B.- Planeación estratégica

Deben establecer prioridades, conocer las capacidades y habilidades de cada uno de sus colaboradores, así como crear una situación laboral que permita el éxito del trabajo.

C.- Administración de riesgos

Los gerentes deben prepararse para afrontar los riesgos que puedan suscitarse, ya sea al administrar o al tratar con los clientes para actuar con la máxima prontitud posible y solucionar problemas.

También puedes leer: 3 herramientas de coaching para solucionar problemas

D.- Decisiones

Es responsabilidad de ellos tomar decisiones conforme el desarrollo del proyecto lo vaya exigiendo, si por el propio organigrama están imposibilitados de hacerlo, deben acercarse y consultarlo con quienes tienen la autoridad para decidir, con la finalidad de no frenar el progreso laboral.

Te puede interesar también: Árbol de decisión, una herramienta para decidir bien

E.- Entrenamiento de empleados

Los gerentes deben considerar el trabajo a largo plazo del equipo e identificar las habilidades clave que deben desarrollarse. De forma simultánea deben conducir evaluaciones a su equipo, integrante por integrante, juzgando la efectividad con la que se han aprendido las habilidades y cómo se ponen en accón.

Conversa con tu equipo

Establecer una adecuada comunicación en ocasiones no resulta sencillo, es algo que sabe el autor, quien destaca que algunas de las interrogantes que se le anteponen al líder cuando se trata de hablar con sus empleados son: ¿cómo hacerlo? y ¿de qué conversar?

“Es importante comunicarse sin forzar las cosas (…) No hay que dar órdenes, hay que escuchar lo que los empleados tienen que decir. Pero no se trata solo de oír, sino de poner mucha atención”, menciona el experto en este libro.

Agrega que la iniciativa de conversar no es exclusiva del jefe, sino que los colaboradores también deben buscar esa comunicación, y para lograrlo necesita que su líder se muestre abierto, receptivo y disponible para aumentar esa confianza y dejar abierta la puerta para una retroalimentación.

“La gente procede a trabajar no por el dinero ni por el temor, sino gracias a la amabilidad y la confianza que le demuestra su líder”, precisa Mamoru Itoh.

El autor asegura que los métodos descritos en su libro funcionan en empresas de dos personas o en una multinacional con miles de empleados, lo único que se necesita es la disposición para llevarlas a la práctica.

Te sugerimos leer: ¿Qué liderazgo necesitas para desintoxicar a tu equipo?

A continuación te mostramos algunas páginas de este libro:

Te puede interesar leer:

5 atributos que debes cumplir para ser un líder coach

Relacionadas

Comentarios