'; Alto Nivel
ActualidadHistorias

Crisis humanitaria: ¿Hay solución para los refugiados?

La muerte de Aylan Kurdi en Turquía hizo voltear la mirada mundial a un fenómeno que revela la apatía de la sociedad a la migración, de acuerdo con expertos

07-09-2015, 1:22:38 PM
Crisis humanitaria: ¿Hay solución para los refugiados?
Javier Rodríguez Labastida

La imagen más difundida por los medios de comunicación en el mundo: Un niño sirio de tres años muerto en la playa de Bodrum, luego de ahogarse junto con su hermano de cuatro años, y su madre. El único sobreviviente fue el padre, quien contó que buscaban huir de la guerra en Siria y se habían embarcado con destino a la isla griega de Kos, sin embargo, la nave se hundió después de zarpar.

La fotografía del niño Aylan Kurdi muerto, y la posterior imagen del policía Mehmet Ciplak sosteniéndolo en sus brazos han despertado un debate mundial sobre el fenómeno migratorio en África y Europa, un debate que se ha extendido para analizar el significado de los migrantes en el mundo y la reacción social ante ello.

“La imagen es una afrenta al mundo como sociedad internacional. Significa un fracaso social de todos. Es una grosería y una infamia lo que pasó con este niño y los que han perdido la vida en este tránsito”, dice Javier Urbano, coordinador del Programa de Asuntos Migratorios de la Universidad Iberoamericana.

Las causas de la migración

No hay cifras oficiales, pero cálculos internacionales señalan en más de un millón el número de migrantes que se encuentran en el norte de África buscando asilo o refugio en Europa, y son dos las principales causas.

Pobreza: En el caso de África hay un fenómeno de orden natural, de cambio climático, que ha afectado las cosechas y producción de alimentos por la sequía. Esto ha generado una serie de desplazamientos masivos en muchas zonas fronterizas en Sudán, Sudán del Sur, Somalia, Etiopía y algunos países vecinos al Consejo de Cooperación del Golfo.

Guerra: El segundo es un asunto de orden social, derivado de conflictos internos, principalmente en Siria y Libia, que está generando un desplazamiento de cientos de miles de migrantes que se están concentrando en la zona de salida de Egipto, en Alejandría, en Argelia y en las zonas colindantes con España.

La respuesta de la Unión Europea

La respuesta de Europa ha sido a partir de políticas del fortalecimiento de los esquemas de seguridad fronteriza. De acuerdo con Javier Urbano, la política migratoria está enfocada a la contención y no al acompañamiento de migrantes, y hay una represión del tráfico de personas.

Esto ha generado que el tráfico de migrantes se haga más caro en esa zona. Hace un par de años, el cruzar la zona rondaba entre 3,000 y 4,000 euros; actualmente algunos medios reportan que el costo ha aumentado hasta los 10,000 euros. Como resultado, las personas han optado por hacer el cruce en las zonas más riesgosas.

“El cuello de botella en África más el cuello de botella derivado de las políticas migratorias en Europa ha hecho que se genere un sistema de altísima presión en Alejandría, Turquía y en Los Balcanes. La gente que busca migrar y no tiene dinero para hacerlo, buscará las zonas más riesgosas porque son las zonas menos vigiladas y esto ha generado un altísimo costo de vidas en los últimos meses”, dice el investigador de la Iberoamericana.

¿Cómo funciona el sistema de refugiados?

Es un tema integrado a una normatividad de la Comunidad Europea. Los países se rigen bajo el Acuerdo de Schengen, que suprime los controles en las fronteras interiores y fortalece las fronteras exteriores, con países ajenos ala Comunidad.

Todos aquellos peticionarios de asilo pasan por una evaluación individual que los hace elegibles o no. El sistema de aceptación dicta cuotas que rondan entre los 150,000, sin embargo, en las zonas de contención en el norte de África hay más de un millón de personas. “Quien está padeciendo el gran problema de peticionarios son los países limítrofes del norte de África, no Europa”, dice Urbano.

Hace más de cinco años se fortaleció una barda de contención en las posesiones españolas colindantes con la región de Marruecos. Después siguieron sistemas de contención en Hungría, Rumania, Serbia y Turquía está estableciendo algunos.

“Hay una gran aglomeración y muy poca capacidad de personal para gestionar tanta petición porque es masiva la llegada de personas. La reacción inmediata es poner bardas porque hay una opinión pública que presiona desde la perspectiva política para que no se reciba a tantas personas. Hay una gran deficiencia del aparato administrativo migratorio porque se están enfrentando a un fenómeno inédito, que no ocurría desde la Segunda Guerra Mundial”, agrega el investigador.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, señaló este lunes que el miércoles anunciará una serie de propuestas para distribuir a los refugiados entre los estados miembros. La agencia Reuters señaló que, bajo este plan, Alemania aceptaría a más de 40,000 personas y Francia a 30,000 entre las 160,000 que la Comisión dice que necesitan ser reubicados desde Italia, Grecia y Hungría.

Durante agosto, más de 100,000 personas que buscan asilo llegaron a Alemania, que se está preparando para un total de 800,000 este año, lo que significa el 1 por ciento de su población.

Una solución difícil de llegar

Los conflictos de Siria y Libia fueron la gota que derramó el vaso en el fenómeno migratorio. Para reducir y tener capacidad de atenuar el conflicto, Javier Urbano señala que la Unión Europea debería dejar de pensar en los migrantes como un problema de política pública y verlos como un tema sintomático de los graves problemas que hay que resolver en sus naciones de origen.

“No debe pensar en los migrantes sino en cómo los migrantes ya no tendrían los incentivos para dejar sus países. El problema es que la Unión Europea no tiene una voz propia, sino más bien es una voz dispersa de acuerdo al país del que se trate y lo único que podemos esperar es una respuesta reactiva, en la que se reciben unos pocos migrantes comparados con los millones en las fronteras africanas”.

Javier Urbano señala que, así como Aylan Kurdi, hay cientos de niños que han perdido la vida en las mismas condiciones, pero al no ser captados por los medios de comunicación no se conocen. “Seguramente seguiremos viendo estas tragedias y vamos a ver respuestas muy a cuentagotas porque no tienen una capacidad para trabajar en conjunto para contener este fenómeno. Algo debe dejar como lección esta imagen para dejar de pensar que es competencia internacional y que si pasa en África o Europa no nos debe de importar. Es una tragedia que nos debe importar a todos porque, de no ser así, pareciera que el mundo está aprobando que los migrantes deben ser exterminados”.

Aylan fue enterrado por su padre el viernes en la ciudad siria de Kobane, una ciudad que es símbolo de la resistencia de los kurdos frente a los yihadistas del Estado Islámico.

También puedes leer: Imagen de un niño revela crisis de refugiados en Europa

Relacionadas

Comentarios