'; Alto Nivel
ActualidadHistorias

Pasa exmandatario de Guatemala noche en celda militar

Otto Pérez Molina pasó la noche en un cuartel militar del país centroamericano en espera de que se reanude hoy el proceso que mantiene en su contra.

04-09-2015, 7:18:53 AM
Pasa exmandatario de Guatemala noche en celda militar
Notimex

El expresidente Otto Pérez Molina, quien renunció al cargo señalado en un escándalo de corrupción, fue enviado hoy a una prisión en un cuartel militar de la capital guatemalteca.

El exmandatario, un general retirado de 64 años, pernocta en la prisión del cuartel militar Matamoros hasta la reanudación, mañana viernes, de su declaración en primera audiencia en el Juzgado “B” de Mayor Riesgo.

Pese a que el exgobernante se presentó de manera voluntaria ante el juzgado, el magistrado titular del tribunal, Miguel Ángel Gálvez, lo envió a la cárcel del cuartel militar Matamoros, “por existir peligro de fuga”.

Te recomendamos leer: Guatemala y la histórica renuncia de su Presidente 

El juez Gálvez, luego de una diligencia de unas seis horas en la sala de la Torre de Tribunales del Organismo Judicial, declaró prisión provisional contra Pérez Molina y lo envió al cuartel militar Matamoros, donde “su integridad va a estar segura”, dijo.

El exmandatario fue conducido en una camioneta con vidrios polarizados que, entre una caravana de vigilancia, avanzó por avenidas donde se apostaron personas que gritaron consignas contra los gobiernos corruptos.

En la instalación militar del centro de la capital, donde son recluidos funcionarios del más alto nivel y personas bajo procesos judiciales de alto impacto social, ingresó alrededor de las 17:30 horas locales (23:00 GMT).

En el lugar pernoctará Pérez Molina y mañana viernes será conducido ante el tribunal que lleva su caso. El expresidente aseguró que en la continuación de la audiencia se defenderá de las acusaciones en su contra.

En respuesta a periodistas que lo abordaron a la distancia en una atestada sala del juzgado, al terminar la jornada de la audiencia de primera declaración, Pérez Molina expresó su desacuerdo con la decisión del juez.

En tono más molesto, criticó las acusaciones del Ministerio Público (MP) y de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), dependiente de Naciones Unidas (ONU).

Calificó como “ridículas” las acusaciones en su contra y consideró que faltó seriedad en la investigación por parte de los titulares del MP, Thelma Aldana, y de la CICIG, el exfiscal colombiano Iván Velásquez, por buscar protagonismo.

El exmandatario, como lo dijo en una entrevista de prensa antes de comparecer en tribunales, reiteró que pudo evadir la justicia, pero prefirió defenderse en espera de un debido proceso.

“Pude salir del país ayer u otro día, pude pedir asilo político y me lo hubieran concedido, pero no lo hice”, opté por enfrentar la ley y “aquí estoy dando la cara”, aseveró.

La exvicepresidenta Roxana Baldetti, quien renunció el 8 de mayo, está en prisión y es procesada por la estructura de corrupción conocida como “La Lína” para defraudar a la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).

El presidente Pérez Molina, al igual que Baldetti, fue señalado en la investigación del MP y la CICIG de encabezar al grupo criminal dedicado a la defraudación tributaria en la SAT, con un daño al erario público estimado por los medios de comunicación locales en unos 20 millones de dólares.

Relacionadas

Comentarios