HistoriasMicrositio

El gobierno chino está francamente nervioso

China comenzó procedimientos legales en contra de algunas casas de bolsa, un funcionario regulador y hasta de un periodista... está realmente preocupada.

31-08-2015, 7:31:10 AM
El gobierno chino está francamente nervioso
Jorge Arturo Monjarás, Editor de Finanzas de Alto Nivel

Al ver que las bolsas de Asia nos van a regalar otro arranque a la baja para la semana (ya no lunes negro, más bien gris claro), que las de Europa arrancaban igual y que Goldman Sachs oficializó una baja en su estimado de crecimiento para China en 2015 a 6.4%, no me queda más que pensar lo que siempre les digo a los catastrofistas que de cuando en cuando frecuentan nuestros sitios de Facebook:”Tranquilos, las cosas siempre pueden salir peor”.

Y es que cuando el viernes pasado reportamos una ligera recuperación del peso, que se fue temporalmente por debajo de 17 pesos por dólar, no faltaron quienes nos aseguraron categóricamente que pronto veríamos el dólar a 20 pesos, la inflación en 5% y la economía del mundo en crisis. Por supuesto, los analistas serios y los que de verdad saben nunca se avientan a predecir con tanta seguridad, porque simplemente aceptan que hay cosas que no se pueden anticipar.

Pero el análisis de cantina o de café, ese que se efectúa entre ficha y ficha de dominó, está seguro de que viene otra catástrofe global o por lo menos un hundimiento nacional. De lo contrario, como que no les hace digestión la botana.

Por ello, la prisa por desestimar cualquier buena noticia, no faltaba más. Se parecen a esos adivinos que se la pasan prediciendo la madre de todos los terremotos, cada vez que comenzamos un año nuevo. Viéndolo así, pues tarde o temprano le atinarán, y podrán gritarle orgullosos al mundo que ellos lo veían venir, claramente.

Tranquilos, que les malas noticias llegan solitas. Una gran recomendación que me dio alguien que sabe mucho de economía y de periodismo hace algún tiempo es que no te cases con tus preconcepciones: busca datos duros, opiniones fundadas, analistas que ponderen los factores en pro y en contra, las ventajas y los riesgos.

De lo contrario caes en el vicio de estos analistas que vemos de cuando en cuando, publicando que todo este problemón de China está fríamente calculado para arruinar a los Estados Unidos. Y que los chinos están destinados y listos para arrebatarles el dominio del mundo de las manos, como si eso le fuera a resultar positivo a México, por cierto.

China está preocupada

Ciertamente el gobierno chino vendió en estos días muchos millones de dólares en bonos estadounidenses de largo plazo, con el fin de apuntalar su economía y mantener la respiración artificial de su mercado bursátil. Pero, en este caso, no hay que confundir la causa con el efecto.

Lo que se puede apreciar es que el gobierno chino está realmente nervioso. En días pasados comenzó procedimientos legales en contra de algunas casas de bolsa, un funcionario regulador y hasta de un periodista, por prácticas desestabilizadoras del mercado. Al colega se le acusa de sembrar rumores, por cierto, lo cual no suena nada amigable con la libertad de prensa y de expresión, a falta de conocer detalles.

Cuando un gobierno como el de China comienza a meter gente al bote es porque está francamente preocupado. Ello nos lleva a pensar que no está culminando los puntos finos de su plan maestro para conquistar el mundo y dominar a Estados Unidos.

Tampoco es que vaya a hacer implosión. Al decir de los expertos, las autoridades chinas simplemente todavía no aceptan que están en una época de menor crecimiento, están un poco en la negación, pues.

En medio de todo esto, si la Fed sube o no las tasa este 17 de septiembre, ya de verdad que hagan lo que quieran: la volatilidad ya está aquí, lo que importa es que no le apliquen un freno de mano a su economía, ultimadamente, que de ella dependemos nosotros.

Pemex, en busca de recursos

Ahora, si quieren indicios de un desastre, hay que decir que pasó bastante desapercibida la declaración del secretario de Energía (ratificado, asumimos), Pedro Joaquín Coldwell, al respecto de que Pemex está buscando recursos financieros para poder tener mayor liquidez. ¿Recursos para liquidez? Eso significa, en términos domésticos, que no tiene dinero para pagar sus cuentas del supermercado, lo cual preocuparía mucho a los acreedores a los que les debe, digamos, la hipoteca.

Por ello, los que no dejaron ir la declaración fueron los de Moody’s, quienes inmediatamente pusieron la calificación de Pemex en revisión con implicación negativa. La deuda externa de Pemex es enorme, por lo que al gobierno no le vendría mal moverse para evitar cualquier degradación de su calificación. Claro, en una empresa normal habría recortes inmediatos tras la baja en los precios del petróleo. ¿Qué harán aquí los capitanes de esa empresa que dicen que es de todos?

Ven, es lo que les digo, no sufran con las noticias buenas; las malas llegan solas.

Relacionadas

Comentarios