HistoriasManagement

Si el mundo cambió, ¿por qué los CEOs no?

El líder de la empresa tiene que convertirse en alguien que ayude a los demás a desarrollar habilidades y no solo decirles lo que tienen que hacer.

27-08-2015, 1:20:09 AM
Si el mundo cambió, ¿por qué los CEOs no?
Erick Zúñiga

El management se ha caracterizado por dos grandes corrientes que se oponían entre sí, pero que marcaron por décadas la manera en la que un CEO, o líder, debía dirigir y plantarse en su empresa. Eso está cambiando porque los tiempos están cambiando.

Por mucho tiempo, los estilos de dirección y gestión se reducían a someterlos a un control excesivo y obligarlos a actuar sólo bajo órdenes; o bien, en el lado opuesto, a dejar que los colaboradores actuaran libremente y bastaba con creer en ellos. Estos modelos representan una serie de obstáculos y desventajas que dirigen al caos.

“En un estilo de management en el que la gente puede actuar libremente no hay seguimiento, no hay reglas, y en ausencias de ellas, las personas crean sus propias reglas y tienden a no cumplir con sus metas”, César Solares, CEO de Dale Carnegie Training México Regional.

Por el otro lado, explica el experto, el management en el que la cabeza de la organización pretende enterarse de todo lo que hacen sus subordinados representa muchos temores y provoca que la gente calle su punto de vista, que en lugar de comprometerse simplemente cumpla. Demasiadas reglas también son un camino al caos.

Te puede interesar leer: Lecciones de liderazgo de los dictadores

Una nueva era..

En este sentido, el management actual ha adoptado una tonalidad gris, es decir, un punto medio en el que hay reglas pero también la posibilidad de contribuir, en el que la gente se compromete pero siguiendo los métodos para evitar el caos, y esto conlleva a la transformación del líder.

Javier Vargas, vicepresidente regional para Latino América de Right Management de Manpower Group, menciona que el mundo empresarial se encuentra en el Human Age, donde la optimización del potencial humano será el determinante más importante para el éxito y crecimiento en los negocios en el presente y en el futuro, por lo que los necesitará de líderes gubernamentales y empresariales para reexaminar como liberar y aprovechar el potencial humano en un mundo cada vez más volátil y cambiante.

“Hay mucha incertidumbre en el mundo, como la situación global por China y aquí en México la crisis en el tipo de cambio, y la gente tiene que estar preparada para esos cambios, y los CEOs están incluidos”.

Te recomendamos leer: ¿Qué harían los grandes CEO si tuvieran 22 otra vez?

Los especialistas coinciden en que esto obliga a los directores generales y altos ejecutivos a desarrollar nuevas habilidades, como convertirse mucho más en un coach que ayude a sus subordinados a desarrollarse y crecer y no en una figura que le tenga que decir a todo mundo lo que tiene que hacer.

Y las nuevas habilidades son…

Estas son algunas de las habilidades que enlistan los expertos consultados:

Humildad para reconocer que no siempre tienen las mejores ideas.

Inteligencia emocional

Escuchar, tanto a su grupo directivo como a las bases de su estructura

Responsabilidad, para vigilar que se cumplan reglas

– Trabajar en un ambiente multigeneracional

– Habilidades estratégicas y tácticas

Mentalidad global, pero saber cómo actuar localmente

Coaching, para motivar a la gente y sacar su máximo potencial sin desmotivarlos

Mentoring, para aprovechar el talento joven

Te puede interesar: 7 tareas que un CEO no debe delegar

Aunque estas nuevas habilidades dependerán de la empresa, hay habilidades que son cada vez más importantes para los CEOs, como ser conceptuales pero también tomar la acción; trabajar en su día a día sin perder de vista el horizonte a mediano y largo plazo, así como ciertos conocimientos tecnológicos que pueden ayudarle a tomar mayor ventaja en su organización, como el cómputo en la nube o las redes sociales.

“Son habilidades que 10 o 20 años atrás no se tenían y hoy lo hacen más importante”, destaca Javier Vargas.

Este nuevo estilo de management, orientado a las personas y los procesos, incrementa la innovación al permitir que todos participen en las ideas y se permeen a las bases; aumenta el compromiso de los colaboradores, lo que incrementa su productividad entre un 25 y 202%, de acuerdo con un estudio realizado por Dale Carnegie Training y MSW; y crece el valor de la marca empleador de la empresa al atraer y retener mejor al talento; entre otros.

El mundo está cambiando y el junto con él el estilo de management de los CEOs.

También puedes leer: 3 errores que cometen los líderes y que nadie les dice

Relacionadas

Comentarios