HistoriasNegocios

La compleja relación peso y precio del petróleo

La relación peso y precio del petróleo había sido positiva porque México tenía un superávit comercial petrolero, pero ahora es importador neto.

26-08-2015, 1:49:05 PM
La compleja relación peso y precio del petróleo
Carlos Capistrán, Economista en Jefe para México BofA Merrill Lynch Global Research

Creemos que el peso mexicano se ha debilitado demasiado en respuesta a la caída más reciente en los precios del petróleo. México es ahora un importador neto de petróleo, y esto debería reducir la correlación, tradicionalmente positiva, entre los precios del petróleo y el peso mexicano. Cuando los precios del petróleo caen, el peso mexicano se debilita.

Durante muchos años, el peso mexicano ha estado fuertemente relacionado con el precio del petróleo (Chart 1). La relación fue fácil de entender en el pasado, debido a que México tenía un gran superávit comercial petrolero.

México importador neto de petróleo

La balanza comercial petrolera de México se movió hacia un déficit en 2015. La producción petrolera comenzó a caer en 2004, arrastrando las exportaciones petroleras hasta que el superávit comercial desapareció. El déficit todavía es pequeño (Chart 2), pero debido a que México tiene una capacidad de refinación pequeña, las importaciones de gasolina probablemente continuarán incrementando, y esto aumentará el déficit.

La producción petrolera parece haberse estabilizado en el margen, y la reforma energética debería incrementar eventualmente la producción de petróleo, sin embargo es poco probable que México alcance una balanza comercial petrolera superavitaria de nuevo en el corto plazo.

Correlación peso-precio del crudo se mantiene positiva

Ahora que México importa más petróleo del que exporta, una caída en los precios del petróleo reduce el gasto petrolero de México, y las ganancias de los importadores pesan más que las pérdidas para los exportadores. El peso mexicano debería apreciarse como resultado de esto. Por lo tanto, el signo de la correlación entre los precios del petróleo y el peso debería cambiar. Sin embargo, esto no ha sucedido.

Además, el peso ha respondido de manera más fuerte en la misma dirección, como lo hacía en el pasado, a la caída más reciente en los precios del petróleo (Chart 1).

Vemos tres razones para que el peso siga debilitándose cuando los precios del petróleo caigan.

1. Los ingresos públicos dependen del petróleo

Los ingresos del gobierno todavía dependen del petróleo, aunque menos que antes (Chart 3). En lo que va de 2015, los ingresos petroleros representan el 18% del total de ingresos. La reforma fiscal de 2014 ayudó a reducir la dependencia de los ingresos, pero los menores ingresos petroleros todavía implican que el gobierno tenga que hacer una consolidación para evitar un deterioro de su situación fiscal. El impacto en el peso mexicano depende de la respuesta del gobierno. El gobierno se ha comprometido con una importante consolidación fiscal que, si se implementa, debería eliminar la mayor parte de las preocupaciones en la postura fiscal de México.

2. La ventaja competitiva de México está en los costos de transportación

México compite con Asia por el mercado estadounidense, particularmente en productos manufacturados. Una de las ventajas de México es que tiene menores salarios en dólares que China y que otros países asiáticos. Sin embargo, la ventaja más importante para México es su ubicación geográfica, al sur de Estados Unidos. Cuando los precios del petróleo caen, esta ventaja relativa se reduce debido a que los costos de transportación caen también. Entonces los menores precios del petróleo debilitan al peso mexicano a través de este canal. Pero hasta ahora, los costos de transportación relativos desde Asia no han caído como resultado de los menores precios del petróleo, sino que continúan aumentando, aunque últimamente lo han hecho a un ritmo más lento (Chart 4).

3. Flujos derivados de la reforma energética

México está implementando la transformacional reforma energética de 2013. Dados los vastos e inexplotados recursos de hidrocarburos de México, con los precios del petróleo cerca de los $100 dólares por barril esperábamos importantes flujos de inversión extranjera directa. Sin embargo, con los precios del petróleo actualmente ubicados en menos de la mitad de ese nivel, la industria se está ajustando.

Los menores precios del petróleo reducen el valor presente de esos flujos esperados, y debilitan al peso mexicano. Sin embargo, la cantidad de flujos que esperamos es todavía substancial comparada con la IED que México recibe actualmente.

La correlación entre los precios del petróleo y el peso mexicano debería moderarse.

Creemos que la correlación entre el peso mexicano y los precios del petróleo debería disminuir desde sus niveles históricos, a pesar de los ingresos del gobierno, los costos de transportación y los flujos esperados de la reforma energética, debido a que la balanza comercial petrolera de México es ahora deficitaria.

 

 

Relacionadas

Comentarios