HistoriasManagement

5 impulsores del éxito que deben importarte

Warren Buffet decía que cuando te relacionas con las personas el 50% de tu valor se incrementa. ¿Qué habilidades debes tener para interactuar?

26-08-2015, 2:17:04 AM
5 impulsores del éxito que deben importarte
Erick Zúñiga

En las empresas de mayor antigüedad es común que todavía exista la cultura de alejarse de personas mientras más alto se llega en la pirámide organizacional, sin embargo, hoy el valor de un directivo o ejecutivo no se mide sólo a través de sus éxitos o el cargo que ocupa, sino también de su personal branding, es decir, del impacto y significado que tiene para el resto de las personas.

Romper el “tabú” de entablar relaciones con las personas que representan las bases de la estructura de tu organización traerá beneficios para tu desarrollo personal y profesional, pues serán ellas las que te ayuden a acercarte a tus objetivos. Ten presente que no se puede hacer nada solo.

Saberte relacionar con los demás miembros de tu organización te permitirá crear el ambiente adecuado para que cada uno desarrolle su máximo dentro de la empresa y no fuera de ella, pues cabe subrayar que el 30% de los trabajadores en el mundo no está comprometido con la compañía, es decir, gente que no aporta valor y en algunos casos hasta lo quitan.

Te recomendamos leer: Utiliza las 4P´s para reforzar tu ‘marketing personal’

Muchas de las relaciones personales que no se dan es porque no tuviste la iniciativa de que funcionaran.

“Generar actitud y el ambiente idóneo para que las personas dentro de la empresa tengan la seguridad de proponer, innovar y tener emprendimiento interno, te permitirá hacer conscientes a tus colaboradores de que su crecimiento va de la mano con el de la compañía y dejar atrás la filosofía del cangrejo para crecer todos juntos”, menciona Osiel Cruz, trainer certificado de Dale Carniegie Training para Programa de Relaciones Humanas.

Además, el retorno de inversión de las relaciones humanas en tu empresa puede ser tangible, ya que según métricas de Dale Carnegie Training, en promedio -aunque esto depende de cada organización y el sector en el que está inmersa-, se logra entre un 30 y 40% de crecimiento en innovación y desarrollo, además de la generación de un ambiente laboral positivo y el aumento en ventas.

Crear una fuerza de trabajo comprometida debería importarte porque las empresas con empleados que tienen puesta la camiseta de la organización superan a la competencia hasta en un 202% (Gallup).

“Warren Buffet decía que cuando te relacionas con las personas el 50% de tu valor se incrementa, es decir, si hoy vales 100, mañana valdrás 150, porque no sabes si esa persona va a ser tu nuevo socio, inversionista o colaborador, y entre más cabos tengas listos para amarrar, es cuando tendrás ventanas de oportunidad”, destaca agrega.

Además, de acuerdo con un estudio global de Dale Carnegie, lograr que el 100% de los empleados se sienta comprometido con la empresa, le permitiría duplicar su productividad.

Jack Welch decía: Dale a las personas autoconfianza y será el mejor regalo que les puedas dar, porque entonces ellos actuarán.

Impulsores del éxito

En este sentido, el especialista en relaciones humanas te comparte cuáles son los cinco pilares que las personas exitosas tienen para alcanzar sus objetivos:

1.- Autoconfianza y seguridad

La autoconfianza es una ventaja competitiva que te permite ampliar tu zona de confort (el área en la que operas con mayor comodidad), ya que es fuera de ésta donde encontrarás mayores y mejores oportunidades. Así que pierde el miedo, libérate de tus temores y confía en ti y tus habilidades.

Prueba con hablar al menos con una persona desconocida cada día, quítate la inseguridad y prejuicios para entablar una comunicación de valor. En poco tiempo esto se convertirá en una de tus características.

Te puede interesar: 3 reglas de lenguaje corporal para inspirar confianza

2.- Habilidades interpersonales

Sin duda son un ingrediente esencial en el éxito profesional y personal. Fortalecerlas te ayudará a generar una impresión positiva en los demás y a obtener cooperación entusiasta en lugar de sumisión.

No busques un “Como usted diga, jefe”, trata de ser diplomático aún en situaciones bajo presión.

Te recomendamos leer: 8 competencias sociales que debes desarrollar

3.- Habilidades de comunicación

De nada sirve que tengas una buena idea si no sabes cómo hacerla llegar a tu audiencia (familia, amigos, colaboradores, jefes, socios, etcétera). Intenta hacer tu comunicación más poderosa y efectiva al expresar mejor tus pensamientos, ideas y sentimientos, esto te volverá más convincente e interesante.

Pero no solo se trata de expresarte, sino también de saber escuchar y para ello necesitas realmente interesarte por lo que tu interlocutor está diciendo, es decir, convertirte en un oyente efectivo.

Te puede interesar: 6 niveles para escuchar mejor al otro y generar empatía

4.- Liderazgo

No basta con comunicar, también debes motivar e inspirar a otras personas a través de tus actos, lo que te permitirá influir en las acciones de los demás para crear esfuerzos combinados y que tus ideas se concreten mediante la cooperación entusiasta del resto de los integrantes de la organización.

Te recomendamos: 10 libros para incentivar tu liderazgo este verano

5.- Habilidades para manejar el estrés

A primera vista parece que esto es algo que te detiene, pero si lo sabes utilizar a tu favor te impulsará, ya que la habilidad de afrontar situaciones desafiantes con una actitud constructiva es un factor de éxito.

Mantén un enfoque optimista mientras te fijas metas claras y específicas para evitar posponer tus acciones, así como para confrontar y resolver los problemas con una actitud más positiva.

Lee también: ¿Imposible vivir sin estrés? Sácale provecho al Eustrés

Todo necesita mucha práctica, así que analiza tu necesidad y por qué lo necesitas, y después ponlo en práctica en tu vida personal y profesional.

“Es a través de la práctica que la gente descubre de lo que es capaz, y cuando descubren su potencial lo siguen haciendo”, resalta Osiel Cruz.

Hacer una pequeña modificación en cómo te relacionas con un cliente, un colega o tu equipo de trabajo reflejará un pequeño o gran cambio inmediatamente, y aunque el cambio al que quieres llegar probablemente no se dará en una semana o un mes, lo relevante es que vuelvas a aplicar este ciclo de autodesarrollo y continúes haciéndolo hasta que sea algo redituable para tu vida profesional.

Es decir, explica el trainer de Dale Carnegie Training, se trata de convertirlo en un hábito, de descubrir que tienes la capacidad de hacer algo y observar los cambios.

“Preocúpate más por las personas detrás de los procesos y menos por los procesos que hacen las personas, porque cuando logras conectar emocionalmente con ellas y – descubrir sus motivaciones los cambios suceden por sí solos. Es la forma más atractiva y efectiva de liderazgo”.

Relacionadas

Comentarios