'; Alto Nivel
Estilo de VidaHistorias

Centri-tantes, gente cool redefiniendo la Ciudad

Son jóvenes y buscan la diversidad, las actividades culturales y salir de la monotonía. Son la gente que reposicionará el downtown a nivel mundial.

21-08-2015, 12:15:39 PM
Centri-tantes, gente cool redefiniendo la Ciudad
Dorian Sandoval Meza

Hay quienes buscan desarrollos con comodidades, como alberca o gimnasio. Ellos buscan la aventura, la experiencia y el dinamismo de vivir en esta zona de la capital. Tener a un pintor o a un artista como vecinos, es parte de la diversidad que tanto les atrae.

Los centri-tantes forman parte de una micro-tendencia identificada a través de un estudio realizado por De la Riva Group, empresa mexicana de investigación de mercados. Se les define como los residentes del Centro Histórico de la Ciudad de México que a través de su estilo de vida explorador promueven la resignificación de la zona.

Aunque no existe un rango de edad específico, se considera que los centri-tantes oscilan entre 25 y 35 años. Son personas con ocupaciones relacionadas al mundo del arte: fotógrafos, cantantes, pintores, escultores. Todos ellos atraídos por el constante movimiento y las experiencias intangibles que les ofrece el hecho de vivir en este lugar reactivado a partir de tres ángulos: Rescate, Resignificación y Regreso.

“Los centri-tantes son auténticos promotores de la nueva imagen del centro. A través de sus actividades diarias, de lo que hacen, de la manera en que se transportan, de los círculos sociales en los que se mueven están impulsando esta zona para posicionarla como un downtown a nivel mundial”, afirma Ana Paola Bravo, analista del área de estudios sindicados de De la Riva Group.

Las 3r del nuevo Centro Histórico

A diferencia de otras tendencias que vienen y van, la de los centri-tantes tiene su origen en el año 2000, fecha en la que comenzó a gestarse el movimiento de recuperación de esta zona del país.

Ese año inició la labor del gobierno capitalino que, en conjunto con la iniciativa privada, buscó eliminar los elementos negativos que la aquejaban (inseguridad, comercio ambulante, suciedad) para convertirla poco a poco en una ciudad cosmopolita a la altura de otras, como Nueva York o Ámsterdam.

Luego de la primera fase de Rescate urbano que incluyó repavimentación, iluminación,  mayor vigilancia y recuperación de espacios tomados por los comerciantes, vino un proceso de Resignificación.

Las empresas y los ciudadanos la dotaron de vitalidad “glocal”, es decir, retomaron la tradición y la fusionaron con la modernidad dando lugar a restaurantes, botiques, cantinas, hostales y una gran gama de opciones nuevas y atractivas.

“Residentes del centro hay muchos, pero centri-tante es aquel que se muda con la intención de sumarse a esta nueva narrativa del centro y a través de su estilo de vida, emergente, proactivo, de exploración, ayuda al centro a construir esa imagen”, explica Ana Paola Bravo.

La Resignificación del centro pretende despertar el espíritu aventurero de cualquiera que lo visite, sin importar su nivel económico o cualquier etiqueta social. Los edificios viejos con historia, el hecho de ir al bar que está debajo de tu departamento, gozar de las puestas de sol en el piso 8 de un edificio sin elevador u observar las historias que cuentan las calles a distintas horas del día, son el mejor aliciente para residir ahí.

El Regreso es la tercera etapa y consiste primordialmente en aprovechar el escenario creado por el trío gobierno-iniciativa privada-ciudadanos para impulsar nuevas dinámicas urbanas y de consumo: desde comprar en mercados locales, hasta renunciar a los autos para caminar o andar en bicicleta.

La suma de estas fases convierte al Centro Histórico de la Ciudad de México en una promesa dentro de las zonas habitacionales del país. “Hoy Madero y Regina se erigen como emblemas de los centri-tantes y reposicionan a un México abierto al mundo, a la par de cualquier otra tendencia global. El centro eventualmente se volverá el foco de atención y todos querrán estar ahí, lo importante es destacar desde ahora que esta fórmula se puede aplicar a cualquier otra calle o barrio del país. No existen límites”, afirma la analista de De la Riva Group.

¿Eres centri-tante y no lo sabías?

De acuerdo con una encuesta de la consultora, el 14% de los mexicanos que se mudaría al centro considera la diversidad cultural y las actividades recreativas como la principal ventaja de vivir ahí. Aunque, como ya dijimos, no todos sus residentes encajan con la definición de centri-tante.

Si fueras uno de ellos, seguro tendrías de vecino al freelance, al artista. “Son escenarios que cambian y eso es justo lo que les gusta. Que no sea monótono y que sea un espacio incluyente. Nadie estorba, al contrario, construye esa narrativa de inclusión y diversidad”, finaliza Ana Paola Bravo.

A partir de este ejemplo, más ciudadanos, marcas, empresas y gobiernos locales pueden emprender una búsqueda de las zonas con mayor capital histórico, artístico o cultural perdido para resignificarlas y devolverles su esencia libre de estigmas.

Relacionadas

Comentarios