'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Opinión: Los riesgos de México frente a la volatilidad

La devaluación del peso ya no obedece solamente a condiciones externas, afirma Finamex. ¿Cuáles son los retos de las autoridades financieras?

20-08-2015, 2:30:52 PM
Opinión: Los riesgos de México frente a la volatilidad
Guillermo J. Aboumrad, Director de Estrategias de Mercado, Finamex

La devaluación del peso pasó de ser un evento explicado por condiciones externas a uno en el que el deterioro del balance de riesgos de la economía mexicana comienza a justificarla. A nuestro juicio, así lo están evaluando las autoridades financieras, y mientras no afecte las expectativas inflacionarias ven razones para validarla.

La economía mexicana no está creciendo al ritmo deseado, y llevamos varios años por debajo de nuestro potencial. No podemos perder competitividad con otros países que también ven su  moneda en devaluación.

Las minutas de la Fed señalan la posibilidad de que comience el ciclo de normalización de la política monetaria en septiembre (nuestro escenario base), sin embargo con una trayectoria más lenta todavía y dependiente de los datos económicos. Existe un justificado cuestionamiento respecto a que la inflación esté en trayectoria hacia el 2% en el mediano plazo. Siendo esta una de las dos condiciones para comenzar el ciclo de alza de tasas.

Las minutas destacan la preocupación de algunos participantes respecto a que existen riesgos a la baja en la inflación, subrayando la falta de respuesta a la reducción en la holgura del mercado laboral, riesgos de caídas adicionales en los precios de las mercancías, más apreciación del dólar, una desaceleración de la economía China y caídas adicionales en los precios de las importaciones no-energéticas.

En particular, de que ocurrió la última reunión de la Fed a la fecha, el Yuan chino se devaluó casi 3% aumentando la presión sobre el último índice mencionado.

El hecho de que el comienzo del ciclo de normalización de la política monetaria en EU no traerá la visibilidad necesaria respecto a la trayectoria de la tasa de referencia, nos obliga a considerar que la volatilidad en los mercados financieros continuará pasando el evento.

En este contexto, la posibilidad de una apreciación de los precios de los activos de mercados emergentes queda postergada, y nos obliga a revisar a la alza nuestro estimado de tipo de cambio para fin de 2015 y 2016 a 16.5 y 15.5 de 15.5 y 15.25 respectivamente.

La posibilidad que la consecuente apreciación del dólar y la posible desaceleración de la economía China sigan oprimiendo al sector de la manufactura en EU, con consecuencias negativas para el sector de la manufactura mexicana, sobresale también de la lectura de las minutas.

Ambos efectos seguirán presionando a la baja los precios de las mercancías y a las monedas de países exportadores como el peso mexicano disminuyendo el atractivo de la reforma energética.

Los retos son grandes para las autoridades financieras que tendrán que lidiar con el alza de tasas de la Fed, los recortes al gasto público, el bajo desempeño del sector industrial de EU, las presiones inflacionarias latentes de la devaluación, por lo que el crecimiento económico de 2016 pudiera decepcionar nuevamente.

Relacionadas

Comentarios