'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Outsourcing, el colesterol bueno o malo para la empresa

Esta figura de contratación ha crecido en más del 100% en los últimos 10 años, sin embargo, no hay una obligación para identificar a formales e informales.

17-08-2015, 4:02:29 PM
Outsourcing, el colesterol bueno o malo para la empresa
Javier Rodríguez Labastida

Hablar de outsourcing en México es como hablar de colesterol en el cuerpo. Para muchos, el solo hecho de escuchar la palabra les remite a mal servicio, precios altos e irresponsabilidad e las entregas, sin embargo no es así.

Al igual que existe un tipo de colesterol que ayuda al organismo a mantenerse saludable, el outsourcing ha crecido como figura de contratación que beneficia la flexibilidad laboral y la necesidad de las empresas de generar empleos temporales o por proyecto.

Sin embargo, el outsourcing es relacionado con un efecto negativo al ser utilizado por varias empresas para evadir impuestos, jugarle trampas al gobierno y de paso perjudicar al empresario que solicita el servicio y a los empleados. La incertidumbre respecto al tema es tal que es complicado tener cifras de cuántas empresas que brindan el servicio de outsourcing lo hacen de manera correcta.

La consultora Staffing Industry Analyst, que realiza la investigación más completa de manejo de personal a nivel global, señaló en su informe correspondiente a 2014, liberado hace dos semanas, que de las 900 compañías de outsourcing que existen en México solo 100 están registradas ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y de éstas, el 40% paga impuestos.

De acuerdo con este reporte, la empresa Manpower Group es el primer lugar en el mercado formal, con 37%, posteriormente están Adecco, Kelly Services, PAE y Randstad. Estas cinco empresas representan el 75.3 % del total que opera en la formalidad.

Te recomendamos leer: Outsourcing se consolida como figura que genera empleo

Una figura que crece

El outsurcing en México ha crecido a paso veloz en los últimos diez años. Si en 2004 había 1 millón 399,264 empleados contratados bajo esta figura, para 2015 ya son 3 millones 578,247. No obstante, las medidas del gobierno ante este crecimiento no se han desarrollado igual. La subcontratación se incorporó por primera vez en la Ley Federal del Trabajo (LFT) en 2012 y aún no existe un órgano que certifique a este tipo de empresas.

La única organización en el país avalada para dar una certificación de nivel internacional es la AMECH (Asociación Mexicana de Empresas de Capital Humano), asociada con la Confederación Internacional de Agencias Privadas de Empleo (CIETT). La AMECH hace una auditoría a las empresas de outsourcing que acudan ante ella para verificar que todos los empleados tengan las prestaciones laborales correspondientes y estén registrados con su sueldo real.

“El riesgo con las empresas que no estén certificadas es que puede que no estén haciendo las cosas bien o puede que sí. Hemos visto que muchas sí le pagan al empleado la seguridad social, pero los registran con el salario mínimo; eso hace que tenga acceso a los servicios, pero en lugar de pagar impuestos, incluso reciben subsidios del gobierno”, dice Héctor Márquez, Director Comercial ManpowerGroup México y Centroamérica.

Manpower calcula que el 80% de las empresas de outosourcing son de mucho riesgo, es decir, subcontratan a sus empleados sin recibir las prestaciones que deberían, empezando porque ante las autoridades no está registrado su salario real.

Te recomendamos leer: Outsourcing, la delgada línea entre lo legal e ilegal

Vicios con consecuencias

El directivo de Manpower señala que una compañía que contrata a una empresa de outsourcing que no esté certificada puede sufrir tres tipos de afectaciones.

1.- Pagar grandes cantidades. El mayor daño, asegura Márquez, es el que tiene que ver cuando el empresario se presta a un acuerdo así, pues lo hace consciente de que está cometiendo un daño a los trabajadores y a las instituciones. “Desafortunadamente cuando vemos la calidad de servicio, esta es una razón, pues la gente no está contribuyendo como corresponde”.

“Si la empresa contratante no ve que la empresa de outsourcing cumpla se vuelve responsable solidario de cumplir con esas obligaciones y, de ser descubierto, la Secretaría del Trabajo le puede obligar a pagar todos los adeudos, cantidades que en muchas ocasiones son suficientes para quebrar”, agrega Márquez.

2.- Al empleado. El trabajador se da cuenta de lo que está ocurriendo y eso termina por desmotivarlo, y eso afecta su productividad y desarrollo profesional. “Si pagas barato y buscas hacer trampa no haciendo contribuciones, recibes en muchas ocasiones un esfuerzo que no será el mejor ni el más comprometido”.

3.- Aumenta la rotación. “Cuando juegas así con un empleado, automáticamente la persona está buscando otra oportunidad laboral y cuando llega alguien que le ofrece las cosas como deben ser lo toma. En el peor de los casos se va a la informalidad”, dice Márquez.

Te recomendamos leer: 4 formas de enfrentar el rechazo al buscar empleo

En números

Crecimiento del outsorucing (Fuente: Manpower)

2004 1,399,264 empleados

2015 3,578,247 empleados

Total de la población activa

29 millones 642,421  personas ocupadas a nivel nacional (Fuente: INEGI)

Entidades con mayor outsourcing (Fuente: Manpower)

El Distrito Federal 798,205

Estado de México 344,404

Nuevo León 288,687

Jalisco 253,143

Sectores que ocupan más el outsourcing (Fuente: Manpower)

1.- Sector: Comercio: 1 millón 200,018

Subsector que más lo ocupa: El de tiendas de autoservicio y departamentales con 482,270

2.- Sector: Industria manufacturera 926,662

Subsector que más lo ocupa: Fabricación de equipos de transporte con 193,653

3.- Sector: Servicios de alojamiento temporal 289,916

Subsector que más lo ocupa: Servicios de preparación de alimentos y bebidas 149,747

Relacionadas

Comentarios