HistoriasManagement

¿Qué liderazgo necesitas para desintoxicar a tu equipo?

Los llamados empleados tóxicos pueden contagiar al resto de tu equipo y afectar su desempeño; por eso los expertos te dicen como regresarlos al buen camino.

04-08-2015, 11:56:16 AM
¿Qué liderazgo necesitas para desintoxicar a tu equipo?
Erick Zúñiga

Son negativos, van por la empresa quejándose de todo y de todos, inventan chismes para pasar el rato o se presentan a trabajar aunque no muevan un dedo en todo el día, son ineficientes, poco productivos y recurrentes en sus errores. Pero eso no les preocupa, no buscan progresar… ¡Cuidado! Si identificas a algún subordinado o compañero que cabe en estas descripciones: te encuentras ante un empleado tóxico.

La negatividad, característica de estos empleados, se asemeja a una enfermedad contagiosa que se reproduce rápidamente, por esto que sea urgente trabajar en ello para evitar que una actitud pesimista infecte a los demás, provocando desconfianza, conflictos, falta de compromiso y escasa participación en los proyectos.

“Es imposible que este comportamiento no afecte al ambiente. En estos casos es muy importante reforzar los valores de la empresa y trabajar con los demás para que esto no se propague”, señala Margarita Chico, directora general de Trabajando.com México.

En este sentido, Antonio Sancho, encargado de la Dirección de Personal del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE), menciona que entre el 5 y 15% de los empleados en una mediana o grande empresa tiene un perfil negativo.

Te recomendamos leer: Empleados infelices… empresas poco productivas

Los empleados conflictivos existen en todos lados, esta actitud es contagiosa y repercute en la productividad.

Si bien es difícil mantener una actitud positiva y alegre cada segundo de la vida, la constante negatividad en el trabajo puede tener serias consecuencias para la salud, la carrera profesional y la satisfacción laboral, al igual que en el éxito de la organización, por eso, los especialistas te comparten 6 perfiles de los empleados tóxicos y el tipo de management que se puede utilizar con cada uno para “desintoxicarlos”:

1. Contreras o bloqueadores

Síntomas: Se trata del empleado que se queja de todo y nada le parece correcto; considera que las decisiones que toma la empresa o su jefe son malas y siempre está viendo el lado negativo de las políticas, beneficios o medidas que se toman. Consideran exagerados algunos comportamientos o conductas de la empresa y no están en sintonía con la cultura organizacional.

Sin embargo, el experto del IPADE señala que antes de diagnosticar y tomar medidas se debe identificar si se trata de un “bloqueador” positivo o negativo. Los primeros son aquellos que observan los riesgos y lo dicen a quién decide las estrategias para prevenir situaciones; mientras que los segundos se oponen sin razones lógicas o argumentos.

¿Qué management necesita? Un líder motivador, que haga acciones de integración para modificar su negatividad, que le haga ver los beneficios (el salario emocional) como salir temprano o darle un reconocimiento público –no necesariamente económico–. Con mucha comunicación, que les comparta los objetivos y las ventajas directas tanto para él como para la empresa. Necesita un liderazgo firme y fuerte.

Su peor jefe: “No se recomienda ser impositivo e incapaces de abrir canales de comunicación y transmitir los objetivos y valores de la empresa”, señala Sancho. No se requiere un supervisor impulsivo que imponga sin escuchar a los demás; tampoco a quien no tengan el carácter necesario para hacerle frente y sea muy flexible, pues ceder ante su negatividad puede hacerle perder presencia frente al resto del equipo y afectar su desempeño.

También puedes leer 7 tipos de empleados que deberías despedir

2. Desleales

Síntomas: Son aquellos que suelen cuestionar las decisiones de los jefes y los altos directivos. Generalmente se quejan a sus espaldas, pero cuando están frente a ellos aparentan que los apoyan. Aprovecharán cualquier oportunidad para traicionar a su jefe o a sus compañeros.

¿Qué management necesita? Este tipo de empleado necesita un jefe cercano, que sepa trabajar en equipo y muy seguro de sí mismo, con suficiente inteligencia emocional y fortaleza, así como ciertas habilidades de coaching y de comunicación.

“Necesita un jefe que los tenga concentrados en las metas y con un gran espíritu de colaboración; ser firme, muy disciplinado, muy objetivo y concentrado en las metas y resultados; que genere confianza y esté muy presente supervisándolos”, señala la directora de Trabajando.com México.

Su peor jefe: Dada su naturaleza, los desleales se aprovecharán de un jefe que no tenga la suficiente inteligencia emocional y se enganche en los rumores o situaciones, así como de los superiores que se pongan a la defensiva en vez de supervisarlos. En el peor de los casos, estos empleados pueden incluso generar un boicot si no se actúa de la manera adecuada.

Los empleados tóxicos afectan directamente a las relaciones laborales y el trabajo en equipo, entre otras.

Te recomendamos: ¿Eres o tienes un jefe tóxico? 6 perfiles, un peligro

3. No están en sintonía con la cultura organizacional

Síntomas: No les gusta participar en nada que organice la empresa, consideran que la empresa no les retribuye nada y no están de acuerdo con los valores que la compañía intenta difundir, a pesar de que es algo que deben saber al entrar y estar de acuerdo desde un principio.

¿Qué management necesita? Con estos empleados se debe ser muy organizado y defensor de las reglas y la cultura de la empresa, incluso se le debe contagiar esa cultura organizacional para que tenga bien puesta la camiseta.

Por ejemplo, con un ejercicio de integración donde se hablen de los valores y la historia de la empresa, e indicarles que pueden ser parte de ese crecimiento; o hacerlo partícipe en hechos relevantes para la compañía o el equipo.

“Necesitan un jefe que les dé reconocimiento a cambio de su esfuerzo para que se identifique con la organización; y también involucrarlos en los éxitos, no sólo en los fracasos”, destaca Margarita Chico.

Su peor jefe: El que solo exija sin dar nada a cambio, que los vea sólo como un número de empleado y no como personas; al igual que un supervisor que no comparte los valores ni la cultura de la empresa y que no se involucre con las tareas del subordinado, es decir, un jefe con puertas cerradas.

Te puede interesar Colegas tóxicos: identifícalos y actúa con cabeza fría

4. Soberbios o egoadictos

Síntomas: Nunca admiten que se equivocan y buscan culpables para poder corregir sus errores; son con los que nunca puedes discutir porque será imposible que acepten la derrota, incluso llegan a minimizar al jefe porque creen saber más y estar mejor capacitados que sus superiores y compañeros.

“Este empleado es un riesgo para la empresa y el equipo, y los puedes identificar fácilmente porque suelen ser de bajo desempeño y con mala actitud, a pesar de que presume saber más que el resto”, señala Antonio Sancho.

¿Qué management necesita? Un jefe asertivo y muy organizado, que tenga sistemas de control, que sea competente y estratega, y sepa mucho de su área. No debe estar ausente y debe involucrarse en el trabajo de sus subordinados, tener inteligencia emocional y seguridad en sus conocimientos y capacidades; así como saber identificar las áreas de oportunidad de sus colaboradores. Que ejerza autoridad pero con respeto.

Su peor jefe: Es el que tenga baja autoestima y se deje pisotear; o uno impulsivo que reaccione mal y no sepa o nunca haya manejado a un equipo, y que por ello no busque soluciones con su grupo de trabajo.

Cuidado, no hacer nada o no controlar a este tipo de empleado tóxico puede causar incluso que despidan al jefe o generar faltas de respeto como desacreditar al líder frente al resto del equipo.

También puedes leer: ¿Tu ambiente laboral es tóxico?

5. Perezosos (los que la pro actividad no va con ellos)

Síntomas: Permanecen en su zona de confort sin la menor preocupación por dar un valor agregado a la empresa. Solo cumplen su horario, hacen lo mínimo indispensable y no les interesa lograr los objetivos de la empresa. Suelen no alcanzar las metas y no tener interés y caen en el llamado presentismo laboral, es decir, acuden a trabajar… pero sin trabajar.

¿Qué management necesita? El mejor jefe para estos colaboradores es el que cuenta con mucha planeación estratégica, supervisa y evalúa constantemente el desempeño de su equipo y establece metas por periodos. Un poco de liderazgo autoritario no les afectará, ya que no pueden ser muy libres porque se distraen mucho.

“También necesita un líder con habilidades de coaching para tratar de descubrir si su actitud tiene otro origen, como un problema emocional o familiar; y que trate de involucrase, solo lo necesario, para ayudarlo a separar lo personal de lo laboral”, recomienda el experto del IPADE.

Su peor jefe: El que está ausente y no se entera de las actividades de su equipo, por lo que no tiene mecanismos de evaluación ni de supervisión; además de que delegue todo sin asumir ninguna responsabilidad, les impongan actividades que impidan al colaborador cumplir con sus funciones y objetivos, y les dé pretextos para no cumplir con sus tiempos y metas.

6. Grilleros o los que hacen correr rumores

Síntomas: Son los que empiezan rumores o chismes sobre compañeros o el propio jefe y siempre está buscando sumar aliados a sus intrigas, por lo que siembra cizaña para contaminar el ambiente y que más personas comiencen a pensar como él.

¿Qué management necesita? Un jefe muy objetivo que no se involucre más de la cuenta y sepa ganarse el respeto de su equipo. Que no sea explosivo y tenga la suficiente inteligencia emocional para conciliar –no enfrentar–, así como habilidades de comunicación para frenar el conflicto. También debe ser muy disciplinado para enfocar en resultados y objetivos y no permitir que el equipo se desvié con estas distracciones.

Su peor jefe: Es el que no procura un buen ambiente, también es chismoso o se involucra en estos rumores. De igual manera, el superior que no tenga suficiente autocontrol e inteligencia para mantenerse alejado de estas situaciones, o bien, el que al intervenir se pone a favor de una de las partes o le da más importancia a estos conflictos en lugar de regresar la atención a las metas del equipo.

Puedes leer: Este espacio es libre de chismes, favor de no provocar

¿Es tóxico o se trata de un mal momento?

Antes de calificar a un colaborador o compañero en estas categorías se debe realizar un análisis más profundo, porque podría tratarse de un buen elemento que sólo está pasando por un momento complicado (personal, de salud o familiar) o incluso podría estar mal enfocado al interior de la empresa.

“La negatividad de un compañero puede llegar a afectar en el rendimiento de los demás, pero lo mismo pasa con las personas positivas y motivadoras, ya que el comportamiento de las personas puede impactar al entorno de manera negativa o positiva”, menciona Margarita Chico.

Por ello, los especialistas consultados señalan que no está de más acercarse a ese colaborador para saber si alguna situación fuera de la empresa está afectando su desempeño y su estado de ánimo, y en dado caso apoyarle o permitirle solucionar esta situación antes de tomar medidas más estrictas como desvincularlo de la compañía.

Te sugerimos leer: ¿Empleados tóxicos? 5 perfiles para identificarlos

De igual forma, si se trata de un empleado que no está en el área donde mejor podría desempeñarse, lo ideal es cambiarlo a ese departamento o darle nuevas funciones que no sólo permitan aprovechar mejor su capacidad, sino que también le hagan sentirse parte de la empresa y lo demuestre con una mejor actitud y resultados.

Por último, los expertos recomiendan que la desvinculación, o despido, de la persona sea realmente la última opción a la que recurra la organización y se dé porque el empleado tóxico mantuvo su actitud negativa a pesar de los esfuerzos de la empresa por reinsértalo.

Te puede interesar:

¡Cuidado! 13 empleados tóxicos que NO debes contratar

Relacionadas

Comentarios