HistoriasManagement

Frases que debes evitar en una entrevista de trabajo

Si bien tratas de mostrarte ‘atractivo’ ante los reclutadores, estas oraciones pueden demostrar lo contrario y cerrarte las puertas para ese nuevo empleo.

03-08-2015, 8:45:15 AM
Frases que debes evitar en una entrevista de trabajo
Erick Zúñiga

Prepararse para una entrevista de trabajo va más allá de cuidar el aspecto y ensayar las respuestas que darás al reclutador, ya que la parte técnica y tus habilidades son sólo una parte de lo que los reclutadores observarán y sí, lo que digas o cómo lo digas puede ser la diferencia entre obtener o no el empleo.

Te recomendamos leer: 25 preguntas que debes saber en una entrevista laboral

¿Correcto o incorrecto? Son dos conceptos que no tienen cabida en las respuestas de los candidatos, debido a que gran parte del objetivo de la entrevista de trabajo se enfoca en encontrar el talento que se ajuste a la cultura organizacional, haciendo coincidir la persona, sus funciones y el ambiente laboral.

Por ello, lo que contestes, si bien debes hacerlo pensando en ser tú mismo, Daniela Bedotto, directora de la empresa enfocada a la innovación de los procesos de atracción de talento a través de video WePow, te recomienda evitar algunas frases y/o respuestas que en vez de mostrar tu potencial revelan desinterés o falta de preparación.

“Los candidatos buscan por instinto mostrarse lo más ‘atractivos’ posible ante el reclutador, sin embargo, en ocasiones lo que dice o cómo lo dice muestra poco interés, falta de preparación, poco entusiasmo o incluso desacuerdos con la empresa y su cultura”, señala Bedotto en entrevista con AltoNivel.com.mx

Lo que no debes decir en una entrevista de trabajo:

1.- ¿A qué se dedica esta empresa?

Esta pregunta revela que el candidato no investigó realmente a la organización y que sólo busca un trabajo, no un empleo en el que se vea con un futuro.

Un candidato no puede tener una entrevista de trabajo sin tener ni idea del negocio de la empresa empleadora.

Si realmente te interesa el trabajo, investiga acerca de la compañía pero también sobre sus productos, servicios y que están ofreciendo al mercado.

Te recomendamos leer:  7 preguntas que debes hacerle a tu reclutador

2.- Trabajo muy duro

Resulta contraproducente decirlo aunque sea verdad. Al final del día lo que más se valora es ser productivo para la compañía y que al mismo tiempo puedas equilibrarlo con tu vida personal.

Te recomendamos leer: Encuentra el equilibrio en tu vida laboral con MATEA

3.- No tengo debilidades

Si dice esto el reclutador sentirá que le mientes automáticamente, ya que todos tenemos debilidades y para los cazadores de talento incluso es mucho más valorado que un candidato sepa cuáles son sus debilidades incluso más que conocer sus puntos fuertes.

Ser sincero al reconocer tus áreas de oportunidad habla de tu autoconciencia, que es clave para llegar al puesto de trabajo deseado.

“Sé objetivo, analiza tus verdaderas áreas de oportunidad, las que tú sepas o las que te hayan dicho en una evaluación de desempeño”, recomienda.

Te recomendamos leer: 7 ‘trucos’ para conquistar al reclutador en 7 minutos

4.- Sé jugar en equipo

El trabajo en equipo no es una habilidad más, es algo que se da por hecho y en realidad no es un punto interesante para destacar de ti mismo o que represente un diferenciador ante los demás candidatos. Sé más profundo, más creativo. Dirige la conversación hacia las cosas que te distinguen.

5.- Soy muy perfeccionista

Seguramente piensas que esta respuesta te ganará puntos extra con los reclutadores, sin embargo, aunque no lo creas esto es algo que los headhunters y gerentes de contratación escuchan mucho… incluso más de lo que quisieran.

Se puede ser un perfeccionista, pero la búsqueda de la perfección es un objetivo que nunca se alcanza ya que nada es perfecto, y los reclutadores no verán con buenos ojos que vayas tras metas imposibles de alcanzar, destaca la experta de WePow.

Y recomienda que en su lugar hables sobre cómo actúas para sobresalir de la mediocridad. El mismo mensaje, peor diferente resultado.

6.- Dejé mi trabajo anterior porque mi jefe era el peor

“No conviertas la entrevista en una justificación”, señala Bedotto. Primero porque el dramatismo no te llevará a ninguna parte y segundo, es dudoso y negativo calificar a tu ex jefe como la peor persona.

Así que antes de caer en dramas o justificaciones sobre lo que no pudiste lograr por culpa de tu jefe, lo mejor es hablar sobre lo mucho que puedes conseguir con otras personas.

7.- ¿Cuándo se hará la segunda fase?

Estar preocupado por el futuro es, por supuesto, aceptable. Pero es bueno mantener la concentración en cada una de las etapas del proceso, especialmente en las primeras. Además, las próximas fases de un proceso de selección dependen de muchos factores a veces que están fuera del control del entrevistador.

8.- Tengo otras propuestas encima de la mesa

Incluso si estás en otros procesos de contratación, el entrevistador quiere creer que es el único. Ni siquiera menciones otras organizaciones –por lo menos no en las primeras etapas del proceso–, porque más que verte como un candidato “atractivo” revelas que estás a disposición del mejor postor y recuerda que las empresas no solo buscan empleados, sino también personas que deseen estar dentro de la organización por más que un sueldo.

¿Qué otros aspectos debes cuidar de tu comunicación verbal?

Habla de tus resultados anteriores. No repitas lo que ya pusiste en tu CV y que el reclutador ya sabe.

Enfócate en lo positivo. Destaca lo bueno de tus trabajos anteriores y las enseñanzas que te dejaron.

Análisis previo y muy puntual. Puedes creer que el reclutador conoce todo tu historial, pero no siempre es así, por lo que debes ser conciso pero breve: por qué decidiste salir de tu anterior trabajo, cuáles fueron tus resultados, qué impacto tuviste en el negocio, etcétera…

Haz una lista de lo que quieres saber de la empresa o del puesto. Pregunta cuál es el reto al corto plazo, qué resultados espera la empresa, etcétera… pero no preguntes mucho sobre el salario, eso vendrá después.

No seas demasiado formal. Si bien tienes que cuidar tu vestimenta y presentarte lo mejor posible, a la hora de la conversación trata de no caer en rígidos protocolos o demasiada formalidad, y ten en cuenta que puedes ser un tanto informal si tu reclutador también marca esa pausa.

Sé claro al hablar de resultados. Evita decir frases como “No se pudo”, “No se logró”, “Hubo muchos obstáculos”… no te justifiques y mejor enfócate en lo que sí se pudo hacer. También habla siempre en primera persona, sino corres el riesgo de generar dudas sobre si fuiste tú o alguien más quien logró esos resultados.

¿Estás listo para tu siguiente entrevista laboral?

Relacionadas

Comentarios