HistoriasNegocios

¿Los peores momentos del peso están por terminar?

La Fed lleva demasiado tiempo diciendo ‘ahí viene el lobo’ y buena parte del sector financiero piensa que es posible cerrar el año con el dólar cerca de 15 pesos.

30-07-2015, 9:01:03 AM
¿Los peores momentos del peso están por terminar?
Por Jorge Arturo Monjarás, Editor de Finanzas de Alto Nivel

La economía en la primera mitad del año nos mostró dos caras: la amable trajo la recuperación en Estados Unidos y un crecimiento ligeramente mejor en México. En ambos países, la inflación fue muy baja, de esas increíbles para quienes vivimos en los 80. Pero está la cara fea.

Parece que fue ayer cuando el dólar cotizaba por debajo de los 14 pesos… es que casi fue ayer.  A partir de diciembre de 2014 nuestra divisa entró en una montaña rusa, que ha llevado a la paridad contra el dólar por arriba de los 16 pesos en sus peores momentos. Lo mismo sucede desde septiembre con los precios del petróleo.

Volatilidad, le dicen los expertos. Sin embargo, las empresas mexicanas, curtidas por crisis más graves, han demostrado gran resiliencia, pese a los desvaríos del peso y los recortes a las expectativas.

Mal de muchos

La devaluación del peso es, en realidad, un alza del dólar frente a casi todas las divisas del mundo. La economía estadounidense está en plena recuperación, como no sucede con los demás: Europa sigue arrastrándose fuera del abismo, con Grecia que le cuelga de una pierna; China se desliza hacia un menor crecimiento de “apenas” 7% y Japón tiene algunos meses buenos, pero luego regresa al estancamiento.

Además, la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos nos metió desde hace mucho tiempo en el juego de “adivina cuándo subo las tasas”, lo cual ha mantenido los mercados tratando de leer cada uno de sus comunicados como si fuera el oráculo de Delfos.

También puedes leer: Mejora economía EU y Fed mantiene tasa de interés

El mal es de muchos: el real brasileño cayó cerca de 39% frente al dólar de septiembre a la fecha; el rublo ruso, 50%. Incluso el euro llegó a caer 30% en su peor momento. La del peso ha sido de entre 16 y 21%.

Incertidumbre es igual a volatilidad, explican los economistas.

En el mundo al revés, las noticias buenas son malas y viceversa. Dice Carlos Serrano, economista en jefe para México en BBVA Bancomer: “Cada vez que hay un dato positivo en Estados Unidos se aprecia el dólar; si es negativo, pasa lo contrario. Es por la incertidumbre”. Es absurdo: a la economía mexicana le beneficia cualquier avance en el país vecino, pero la normalización tiene obsesionados a los mercados.

La Fed lleva demasiado tiempo diciendo “ahí viene el lobo”, señala Olaf Sandoval, economista senior para Latinoamérica de Grupo Bursátil Mexicano (GBM). Ironiza: “Llevamos dos años de anunciada la normalización; hay que hacerles un pastel.”

Lo que sí, ambos confían en que los peores momentos del peso estén a punto de terminar. Buena parte del sector financiero piensa que aún es posible cerrar el año con el dólar más cerca de los 15 pesos.

También puedes leer: El tipo de cambio arriba de $16… y ¿dónde está Banxico?

Entre árabes y griegos…

La caída en los precios del petróleo comenzó en junio de 2014, pero la preocupación llegó cuando bajaron de los 100 dólares por barril en septiembre. De ahí hasta la tragedia de marzo, cuando quedaron por debajo de los 50. El motivo es, ante todo, la negativa de la OPEP a recortar su producción, para hacerle la vida imposible a los productores de gas y aceite shale.

A México se lo llevaron entre las patas de los camellos. Con una producción en declive y la baja en precios, los ingresos petroleros pasaron de 40% del presupuesto federal en 2012 a 16% en 2015, según la Secretaría de Hacienda. Los precios regresaron en junio hasta rebasar los 60 dólares, pero no se espera mucho más.

Y siempre está Grecia, que después de un referéndum se encuentra negociando un tercer rescate para su precaria economía.

¿Cómo hacer frente a todo esto? Primero, no hay que entrar en pánico.

Devaluación sin daños

A cualquiera que haya vivido las crisis pasadas, una devaluación le pone malo de los nervios. Sin embargo, por el momento no hay grandes daños; de hecho, nuestros expertos dicen que una fluctuación así es algo de todos los días en otros países.

¿Por qué la devaluación no afecta como antes? Porque con una economía que no crece mucho y un consumo débil, no es fácil transmitir algún costo en dólares a los precios finales. Además, asegura Carlos Serrano, “Banxico ha ganado mucha credibilidad y los mercados saben que si hay una amenaza inflacionaria, va a actuar”. Como prueba apunta a las tasas de los Udibonos, que no han cambiado: no hay señales de movimiento en las expectativas inflacionarias.

A diferencia de antes, la paridad no se ha mantenido artificialmente hasta provocar un salto abrupto. El tipo de cambio flexible cumple la función de ajustar la economía en caso de presiones externas. Al moverse, abarata las exportaciones y restablece el equilibrio.

“Hay que acostumbrarnos a que en este entorno, con fundamentos macroeconómicos más sanos en México, el tipo de cambio puede fluctuar y no se generan escenarios de crisis. Así es como funcionan las economías desarrolladas en el mundo”, dice Serrano. En concreto: el euro ha perdido lo mismo o más y nadie se queja.

Ante la presión, Banxico ha actuado de forma responsable; al contrario de Rusia, que gastó 150,000 mdd de reservas internacionales antes de darse por vencida. “Nadie tiene suficiente dinero para evitar la devaluación de su divisa”, dice Olaf Sandoval.

¿Qué sigue? Para la segunda mitad del año, la volatilidad será menor. Se espera que se resuelva la incógnita de Grecia y la Fed tome finalmente la decisión de un alza de las tasas de interés.

En lo que nos acostumbramos a la flexibilidad cambiaria, en la edición impresa podrás consultar las entrevistas que tuvimos con Rodrigo Guzmán, CFO de Mexichem, quien nos compartió cómo navega por la volatilidad, y Jaime Lázaro, CEO de Asset Management BBVA Bancomer, quien nos recomendó una canasta de fondos para sortear la volatilidad.

Lee el reportaje completo en la edición de julio, compra la revista en los principales puntos de venta, suscríbete en línea o descarga la revista digital.

Otros artículos que te pueden interesar:

¿Es diferente la visión de la Fed a la de Banxico?

Economía de EU se expande a 2,3% en el 2T

Fed y tasas: Anticípate y evita que sufra tu bolsillo

Relacionadas

Comentarios