HistoriasManagement

Un despido y 5 lecciones para un director en crisis

El caso de ‘El Piojo’ es una señal de alerta para otros directores y líderes que usan la violencia en sus organizaciones. ¿Te cuesta trabajo manejar tus emociones?

29-07-2015, 7:33:22 AM
Un despido y 5 lecciones para un director en crisis
Javier Rodríguez Labastida

El cese de Miguel Herrera como técnico de la Selección Nacional es una muestra de que los resultados no lo son todo en una empresa. Hay valores como la ética y virtudes como la inteligencia emocional que pesarán más en la balanza laboral.

Este martes, la Federación Mexicana de Futbol (Femexfut) argumentó que la libertad de expresión está por encima de los resultados y el próximo presidente, Decio de María despidió a Herrera, luego de agredir un día antes al comentarista de TvAzteca, Christian Martinoli, y ocasionar un altercado en un aeropuerto de Estados Unidos.

El ‘Piojo’ ofreció disculpas por la noche, y se dijo triste de la situación, además de agradecer a la Femexfut, la afición y a los medios de comunicación por el apoyo recibido durante su proceso, que fue de casi 21 meses.

En un país como México, donde las agresiones a periodistas han sido ampliamente documentadas por organizaciones civiles y de derechos humanos, y donde hay constantes quejas por los intentos de censura a la libertad de expresión, Herrera no supo manejar las críticas en su contra hechas por Martinoli y su forma de reaccionar fue con violencia.

“Miguel Herrera siempre ha sido una persona explosiva, de carácter fuerte. Cuando era jugador lo expulsaron en ocasiones por jugadas violentas. Nunca ha dejado de ser quien es. Lo que le faltaba es que pasara por un periodo de crisis y que denotara su verdadera personalidad, que es muy agresiva”, dice Gilberto Novelo Pardueles, socio director de IO Consultoría, una agencia especializada en dar coaching a empresas y directivos para mejorar su toma de decisiones.

Te recomendamos leer: Adiós a ‘El Piojo’: Inteligencia emocional, su falla

“’El ex técnico es una figura mediática que cuando le va muy bien, tiene la visión de ir para adelante, de ganar y ser enfocado, pero si a este mismo líder le va mal, tiene un pésimo manejo de la inteligencia emocional”, dice el consultor, algo que, agrega, suele pasar con muchos líderes en el ámbito laboral, por lo que este caso tiene varias lecciones que aportar a jefes, directivos y líderes de equipo.

1.- Pasión no es agresión

Para Gilberto Novelo, la pasión es la entrega de una persona a un proyecto al que le da mucho valor y Miguel Herrera la ha demostrado en varias ocasiones, incluso en su forma de festejar, que llamó la atención de los medios internacionales durante el Mundial de Brasil 2014. La exhibió también en el empuje que dio al América cuando fue campeón ante Cruz Azul en una final dramática en 2013.

Sin embargo, según el analista, la pasión no puede estar justificada mediante la agresión. “Tiene que ver con lo quiero hacer, pero sin pasar encima de la gente. En el momento en que la pasión torna en agresión significa que no hay un manejo adecuado de las emociones y tampoco un sentido del valor de las personas”.

Te recomendamos leer: Miguel Herrera, de ‘Piojo’ a león de las marcas

2.- El líder debe ser un ejemplo

Miguel Herrera llegó a la Selección Mexicana en un periodo de crisis, a punto de quedar fuera del Mundial, por lo que recibió el apoyo de analistas y de la mayoría de los directivos de los equipos de la Primera División. El líder tenía respaldo total.

Su personalidad y carisma lo convirtieron en una figura mediática y al mismo tiempo, sus reacciones se hicieron más evidentes. Durante los últimos meses, el Piojo protagonizó algunas diferencias con los medios de comunicación, que fueron secundadas por los jugadores.

Durante la fase de grupos, los jugadores respondieron en Twitter con el hashtag #MientoComoRécord a una publicación del diario, y en la agresión de Herrera a Martinoli los hermanos Dos Santos se burlaron del episodio en Twitter, además de que el otro comentarista agredido en este episodio, Luis García, acusó a otros jugadores de reírse durante la escena.

“La actitud de los jugadores es una consecuencia de la actitud de Herrera”, asegura Novelo.

3.- Ningún líder es intocable

El problema de Miguel Herrera no es la falta de liderazgo, sino las carencias en el manejo de la inteligencia emocional y su hija es un reflejo de esa situación, asegura el consultor. La hija de Herrera secundó a su padre en la agresión a Martinoli y dio una bofetada a Luis García.

“Si al ‘Piojo’ no lo tocas, tiene un liderazgo tremendo, pero si le dices algo que no le parece reacciona como una persona agresiva. Le cuesta trabajo autogestionarse y él mismo se destruye”, dice el consultor.

Lo que le pasó al técnico, según Novelo, es algo común en el ámbito empresarial, en donde todo líder es sometido a críticas constantes y entre más expuesto esté, más le puede afectar y más control de las emociones debe tener. “Si haces algo bueno te van a aplaudir, y si haces algo malo van a olvidar lo bueno y te van a señalar”.

4.- La violencia genera violencia

Gilberto Novelo asegura que es común que los jefes o directivos traten de resolver a través del maltrato la falta de resultados en su área. “He visto como las empresas ejercen violencia contra sus empleados pensando que van a mejorar. El maltrato es contrario a cualquier gestión de talento”, asegura.

“No puedes resolver ningún tipo de situación con violencia, ni física, ni verbal”. El daño generado por la violencia tiene graves consecuencias entre los empleados y la productividad, además de afectar el ambiente de la compañía.

Te recomendamosleer: 3 errores que convierten a un líder en antilíder

5.-  Las crisis son para aprender

El ‘Piojo’ Herrera fue despedido y lo que sigue es mostrar su capacidad para sobreponerse a las adversidades. De entrada, se despidió con una disculpa pública.

“Me queda claro que no es la actitud que debe tomar un entrenador de la Selección Nacional de México, a pesar de haber recibido todo tipo de críticas, ofensas y burlas hacia mi familia y mi persona”, señaló en un comunicado difundido este martes.

Gilberto Novelo señala que todos los líderes viven momentos críticos y deben tomarlos como un aprendizaje para reconocer sus errores, actuar en consecuencia y buscar nuevos logros para avanzar.

Relacionadas

Comentarios