ActualidadHistorias

Jueza detiene deportaciones en Arizona

La jueza bloqueó partes controversiales de la nueva ley de inmigración de Arizona antes que hoy jueves entre en vigor.

29-07-2010, 9:20:48 AM
Jueza detiene deportaciones en Arizona
Reuters
29 de julio 2010

 

Una jueza estadounidense bloqueó ayer partes clave de la nueva ley de inmigración de Arizona horas antes de que entrara en vigor, otorgándole al gobierno de Barack Obama una victoria mientras intenta controlar el tema.

La gobernadora de Arizona, Jan Brewer, dijo después que presentaría una apelación para restaurar las previsiones de la ley, que contaba con un amplio apoyo popular, pero tenía la oposición de Obama y la de grupos de derechos humanos e inmigrantes.

“Esta lucha está lejos de terminar”, dijo Brewer.

La legislatura estatal de Arizona, de mayoría republicana, aprobó en abril la ley que intenta sacar del estado a casi medio millón de inmigrantes ilegales, así como detener el tráfico de drogas y humano a lo largo de la frontera con México.

La jueza de distrito Susan Bolton bloqueó, entre otras, la parte de la ley que requería que la policía determinara el estatus de inmigración de una persona detenida o arrestada si un agente cree que ese individuo no está en el país de forma legal.

Hasta ahora, esas acciones han estado reservadas a los agentes migratorios, con excepciones.

La jueza también retuvo el requisito que exigía a los inmigrantes llevar consigo sus documentos en todo momento y la que consideraba delito que los trabajadores sin papeles de inmigración buscaran empleo en lugares públicos.

La inmigración como tema ha estado en el centro del debate político de EU durante varios años y los intentos por modernizar el sistema han fracasado, el más reciente en el 2007 cuando los republicanos boicotearon las reformas buscadas por George W. Bush, el entonces presidente republicano.

El fallo es una victoria importante para Obama, quien quiere superar el estancamiento con los republicanos para aprobar una ley de inmigración exhaustiva que fortalezca la seguridad en la frontera y dé a millones de indocumentados una opción de legalizar su situación, una tarea difícil antes de las elecciones de noviembre.

En EU hay una cifra estimada de 10.8 millones de inmigrantes ilegales, en medio de una población de más de 300 millones de personas.

El Departamento de Justicia estadounidense argumentó que las previsiones de la ley, de entrar en vigor el jueves, invadían la autoridad federal sobre la política de inmigración y su cumplimiento.

En su veredicto de 36 páginas, Bolton escribió que “la corte también considera que es probable que EU sufra daños irreparables” si el tribunal no bloqueaba las partes seleccionadas de la ley.

“La cantidad de solicitudes que emanarán de Arizona como resultado de determinar la situación de cada arrestado probablemente pondrá un peso impermisible sobre los recursos federales y alejará a las agencias federales de las prioridades que han establecido”, declaró.

Tribunal Supremo
Bolton mantuvo algunas partes de la ley, incluidas previsiones que hacen ilegal que los conductores recojan a trabajadores ilegales en las calles y que transporten o acojan a inmigrantes ilegales.

Brewer dijo que su estado “pronto presentará una rápida apelación” ante el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito de EU.

Arizona puede apelar en última instancia al Tribunal Supremo. En ese caso, se convertiría en una prolongada y costosa batalla legal.

“Aquí no hay ganadores”, dijo la representante Ann Kirkpatrick, una demócrata de Arizona que enfrenta una dura batalla para su reelección en noviembre. “Sin importar qué decida finalmente el tribunal, habremos gastado millones de dólares y nuestras fronteras seguirán sin estar seguras”, agregó.

Cerca de tres decenas de activistas hispanos que asistieron a una manifestación al aire libre fuera del capitolio estatal en el centro de Phoenix saltaron de alegría, se abrazaron y lloraron cuando se conoció el dictamen de Bolton.

“Pienso que nuestros esfuerzos han valido la pena”, dijo Dulce Matus, una licenciada indocumentada que ha vivido en el estado desértico sin papeles durante décadas, agregando que los activistas lucharán “por revocar el resto de la ley”.

El gobierno mexicano expresó satisfacción por la decisión de la jueza, aunque dijo que continuará vigilando que se respeten los derechos de los inmigrantes y que finalmente la ley sea declarada inconstitucional.

“Es un primer paso en la dirección correcta”, dijo la canciller, Patricia Espinosa, en un mensaje a medios de comunicación.

Un 9% de la población de Arizona es mexicana, según datos del país latinoamericano.

El legislador estatal Russell Pearce, arquitecto de la ley, dijo que estaba “muy decepcionado” por el fallo de la jueza.

Lo que ella hizo fue decidir insertar una opinión en una ley más que decidir cuál debe ser la ley y eso no es correcto”, dijo Parce a Reuters. “Pero ganaremos en la apelación”, afirmó.

Sondeos muestran que la ley de Arizona es apoyada por una sólida mayoría de los estadounindeses y por 65% de los votantes del estado. Está inspirando esfuerzos similares en al menos otros 20 estados.

Obama está a favor de que los indocumentados que no hayan cometido delitos paguen una multa, aprendan inglés y puedan acceder a la ciudadanía. Él también está a favor de endurecer la seguridad en la frontera y perseguir a quienes contratan a inmigrantes ilegales.

Quienes se oponen a la ley de Arizona dicen que llevará al acoso de estadounidenses hispanos o de apariencia hispana. Miles irán a Phoenix para manifestarse cuando la ley entre en vigor y se han planificado mitines callejeros en todo el país.

.www.altonivel.com.mx

Relacionadas

Comentarios